Crearon un "marcapasos cerebral" que ayuda a personas con Alzheimer

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Implantando cables en la cabeza de los pacientes, lograron mejoras en su capacidad de prestar atención y tomar decisiones.
 
Un grupo de investigadores estadounidenses desarrolló un "marcapasos cerebral" que ayuda a las personas con Alzheimer. Una vez implantado, el aparato estimula constantemente una parte del cerebro del paciente y logra así mejorar sus capacidades cognitivas y funcionales en la vida cotidiana.
 
"Tenemos muchas herramientas y tratamientos farmacéuticos para ayudarlos con su memoria, pero nada que los ayude a mejorar su toma de decisiones o aumentar su capacidad para centrar la atención y evitar distracciones", señaló el profesor de la Universidad Estatal de Ohio Douglas Scharre, coautor del estudio, publicado este martes en la revista científica Journal of Alzheimer's Disease.
El médico destacó que estas aptitudes "son necesarias para realizar las tareas diarias, como hacer la cama, elegir qué comer y tener una conversación significativa con amigos y familiares".
 
Para frenar el declive de estas capacidades, se implantaron por primera vez cables eléctricos delgados en los lóbulos frontales de los cerebros de pacientes con Alzheimer para determinar si el uso de un "marcapasos cerebral" podría ser útil en este sentido.
 
El implante de dispositivos para la estimulación cerebral profunda es similar al de un marcapasos cardíaco, excepto que los cables del marcapasos se implantan en el cerebro en lugar del corazón.
Los lóbulos frontales son responsables de la capacidad para resolver problemas, organizar y planificar y hacer buenos juicios, entre otras aptitudes.
 
"Al estimular esta región del cerebro, las capacidades funcionales cognitivas de enfermos de Alzheimer con 'marcapasos cerebral' disminuyeron más lentamente que las de los pacientes sin la estimulación", señaló Scharre.
 
Así, este estudio piloto descubrió que la estimulación cerebral profunda dirigida a las regiones cerebrales frontales puede volver más lenta la disminución del rendimiento general que se observa típicamente en las personas con Alzheimer leve o en estadio temprano.
 
LaVonne Moore, una paciente de 85 años con Alzheimer nacida en Delaware (Ohio, Estados Unidos), se sumó al estudio en 2013, cuando no era capaz de cocinar. Pero luego de dos años de estimulación cerebral profunda, logró mezclar de forma independiente los ingredientes y hacer la comida.
 
Además, fue capaz de organizar una salida familiar que incluía decidir el destino, decidir el transporte que iban a usar, planificar en función del clima y hacer un presupuesto. Moore recuperó también la independencia para seleccionar su atuendo de ropa, anotaron los investigadores.
 
Su esposo Tom Moore, de 89 años, explicó en el artículo que el Alzheimer de LaVonne había mejorado, aunque "más lentamente de lo que esperaba".
 
Los investigadores quieren ahora explorar métodos no quirúrgicos para estimular el lóbulo frontal, que sería una opción de tratamiento menos invasiva para frenar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.
 
Una tecnología similar a la del "marcapasos cerebral" se ya se utilizó con éxito para tratar a más de 135.000 pacientes en todo el mundo con mal de Parkinson.
 
Fuente: EFE clarin.com 30/1/2018
Su voto: Nada