Ya rige el convenio mundial para eliminar el mercurio

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Protege la salud y el ambiente de sus efectos tóxicos; el país formalizará su adhesión
 
Ahora sí, el reloj comenzó a correr. Anteayer entró en vigor el convenio mundial para proteger la salud y el ambiente de los efectos tóxicos del mercurio, un metal de origen natural con el que se producen desde cosméticos, dispositivos médicos, plaguicidas y antisépticos hasta lámparas.
 
Los países que lo ratificaron, como la Argentina, se comprometen a erradicar su explotación y su uso para 2020. Aquí, su implementación está a cargo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
 
 
La primera reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Minamata sobre el Mercurio (COP1) será el mes que viene en Ginebra, Suiza. El país participará como observador, ya que aún no formalizó la adhesión.
 
"Celebramos la entrada en vigor de un acuerdo internacional que busca proteger la salud de las personas y el ambiente de los efectos adversos producidos por el mercurio", indicó Thierry Decoud, secretario de Control y Monitoreo Ambiental.
 
 
Detalló que los países acordaron la prohibición y la restricción del uso del mercurio en los productos y los procesos de producción. Tampoco se podrán instalar nuevas minas para explotar este metal. Con esto, disminuyen las emisiones contaminantes.
 
"El manejo ambiental del mercurio sigue siendo un desafío para el país y la región. Al ser un material elemental, no se degrada ni destruye. Su disposición final consiste en el almacenamiento seguro, que evita, en el corto y el largo plazo, su liberación al ambiente -agregó-. Con el convenio, los países tendrán más información de las importaciones y las exportaciones de los productos y los residuos. Esto es necesario para fortalecer el control y fomentar nuevas medidas de prevención y reducción del riesgo."
 
 
El ministerio estaría diseñando el plan de monitoreo y control de las emisiones y las liberaciones, así como para disponer de estos residuos con mercurio de manera segura, según comentó el funcionario.
 
"La Argentina ratificó el convenio por ley y, luego de depositar el instrumento de ratificación, se sumará a los 74 países que ya son parte", dijo Decoud a LA NACION.
 
Desde Salud Sin Daño, la ONG que trabaja desde hace años para eliminar el mercurio en el sector de la salud, también celebraron. "Es una buena noticia internacional que por fin suceda. Un acuerdo así lleva décadas hasta su ratificación. Ahora, estamos atentos a cómo se implementará en los países", dijo la directora ejecutiva, Verónica Odriozola.
 
Luego de insistir en la necesidad de que la Argentina complete "cuanto antes" el proceso de ratificación del convenio, señaló la importancia de contar con un plan de acción y no esperar a cumplirlo hasta los últimos días de los plazos impuestos.
 
"Es sólo voluntad política. Las fechas son un piso para cumplir los acuerdos que pueden hacer los países. Acá no tiene sentido cumplir con plazos generosos para países que tendrán un alto impacto en sus economías -opinó Odriozola-. Me pondría a trabajar ya con los productos con alternativas sin mercurio ni un impacto económico tan sensible, además de establecer algún sistema para recolectar y eliminar esos residuos. Ésta es una demanda que va a crecer."
 
Los tensiómetros de mercurio están prohibidos desde hace siete años por una resolución del Ministerio de Salud de la Nación por un pedido que presentó Salud Sin Daño. "Aún no lo logramos con los termómetros. Debería ocurrir ahora", sostuvo Odriozola.
 
El país posee el Inventario Nacional de Mercurio, según informó la cartera ambiental. Explicaron que un proyecto regional del Fondo Mundial para el Medio Ambiente reveló que, aquí, las principales fuentes de emisión son la quema indiscriminada y a cielo abierto de residuos sólidos urbanos y el vuelco de efluentes cloacales sin tratar.
 
La Organización Mundial de la Salud advierte que la exposición al mercurio, aun en pequeñas cantidades, afecta la salud, sobre todo en la gestación y la infancia. Es uno de los 10 mayores desafíos químicos en salud pública: puede dañar el sistema nervioso, inmunológico y digestivo, los riñones, los ojos, la piel y los pulmones.
 
Medidas que ya están en cuenta regresiva
Preguntas y respuestas sobre el acuerdo
 
¿Qué es el Convenio de Minamata?
 
Un tratado mundial firmado en 2013 en una sesión del Comité Intergubernamental de Negociación sobre el Mercurio en Ginebra. Protege la salud y el ambiente de los efectos nocivos de un metal de origen natural con el que se producen objetos de uso cotidiano y que se libera a la atmósfera, al suelo y al agua. Por eso es clave el control de las emisiones antrópicas.
 
¿Qué medidas incluye?
 
La prohibición de nuevas minas de mercurio y la eliminación gradual de las existentes; la reducción del uso del mercurio en productos y procesos; la promoción del control de las emisiones a la atmósfera, el suelo y al agua, y la regulación de la minería artesanal, el almacenamiento provisional del metal y su eliminación como residuo
 
Fuente: lanacion.com.ar 11/1/2018
Su voto: Nada