Reformas necesarias al sistema de salud

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Por el Dr. Esteban Lifschitz

 

Si no damos un golpe de timón pronto nuestro sistema de salud resultará insostenible. Esto resulta de la incesante incorporación y financiación de tecnologías con dudosa evidencia y/o nulo impacto sobre la salud. Necesitamos una herramienta que permita evaluar el verdadero aporte de una tecnología y si dicho aporte justifica los costos que siempre acarrea lo nuevo.
 
Asistimos a un tiempo en el que como nunca antes queda claro la necesidad de implementar acciones concretas a fin de evitar lo que aparece como casi inevitable: la insostenibilidad financiera del sistema de salud. No alcanzan ya soluciones con foco en “pasarle la pelota” a otro, tal como queda expuesto en el Sistema Único de Reintegro (SUR) de la Superintendencia de Servicios de Salud. Donde poco importa la verdadera necesidad del paciente y todo se reduce a asegurarse el recupero del gasto.
 
Aunque todos los días aparecen nuevos y cada vez más costosos medicamentos, pocos de ellos hacen diferencia. Lejos quedaron aquellas verdaderas innovaciones que han cambiado el curso de las enfermedades, como el descubrimiento de la vacuna contra la viruela, la insulina o la penicilina. Pero en los últimos años, muchas tecnologías están lejos de ser verdaderas innovaciones, ya sea porque en realidad son “más de los mismo” (medicamentos “me too”, en inglés), porque la evidencia que justifica su uso resulta muchas veces de baja o muy baja calidad o incluso porque los resultados reales para los pacientes son, en muchos casos, casi anecdóticos.
 
Bienvenida sea la innovación, pero no debemos confundir nuevo o sofisticado con innovador. Esa confusión nos ha llevado a pagar millones de pesos extras por drogas oncológicas que tan solo mejoran dos meses la sobrevida en cáncer o que han demostrado no aportar ningún valor agregado y hasta ser perjudiciales para los pacientes.
 
Ni hablar de lo poco que han contribuido las nuevas tecnologías a reducir inequidades en salud. Basta con ver las diferencias en el uso de anticonceptivos entre el 20% más pobre y el 20% más rico, que llega a ser de más del 100% en algunos países de la región, tal como lo evidenció el Fondo de Población de Naciones Unidas. O las diferencias entre tasas de mortalidad infantil y mortalidad materna entre provincias argentinas.
 
Mientras cada uno atiende su juego dejamos que el sistema de salud se hunda. Por un lado, los oferentes de tecnologías recurren a estrategias que, en muchos casos, rayan con lo moralmente aceptable. Por otro, los financiadores en ocasiones rechazan cobertura que deben brindar, tal como lo evidencia un trabajo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) según el cual 70% de los litigios en salud se relacionan con prestaciones que eran de obligatoria cobertura. Por último, los médicos parecen despreocupados por la eficacia de aquello que prescriben. En el British Medical Journal se constató que en un 50% de los casos se prescriben tratamientos ineficaces.
 
En el medio están los pacientes, creyendo que lo que su médico le prescribe debe ser lo mejor para ellos, que si una marca es más cara debe ser mejor que la más barata y que si su obra social o prepaga no le cubre algo la mejor solución es judicializar el tema.
 
Llegó la hora de ponernos los pantalones largos en materia de salud y que sea el Estado quien tome las riendas. Son muchos los puntos para debatir sobre la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, su conformación y funcionamiento. Pero no dejemos que mientras discutimos, el sistema siga generando que 2 personas con iguales necesidades accedan o no a una determinada prestación en función de quién paga. El impacto negativo de esta asimetría es muy grande para los pacientes pero también para el país en su conjunto.
 
Seguramente esta Agencia no será la solución a todos nuestros problemas en materia de salud, pero aparece con una potencialidad enorme para equilibrar un sistema de salud demasiado inequitativo y en el que los mayores beneficios están lejos de ser para los ciudadanos.
 
Esteban Lifschitz es director de la Carrera de Médico Especialista en Evaluación de Tecnologías Sanitarias, Facultad de Medicina, UBA.
Fuente: clarin.com 27/12/2017
Su voto: Nada