Enfermedades crónicas: salud pública en alerta

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

En 2008, advertimos sobre el riesgo sanitario que enfrentaba la población mundial debido al aumento de las enfermedades crónicas.
Así, acompañamos el pedido de la OMS a los gobiernos para que asuman un fuerte compromiso para evitar el aumento proyectado de muertes ocasionado por éstas enfermedades. Hoy, una vez más, estamos peleando para impedir recortes en nuestro sector y en el de la salud pública.
 
Según la OMS, las enfermedades crónicas son la principal causa de muerte en el mundo. De los casi 58 millones de muertes durante el año 2005, el 60% fueron por enfermedades crónicas, encabezadas por la Enfermedad Cardiovascular (ECV) y el cáncer en países desarrollados e infecciones en los no desarrollados; no obstante, las enfermedades crónicas no comunicables persistieron en su crecimiento numérico. La Enfermedad Renal (ER) es común en la gente que padece ECV o que tiene factores de riesgo. Al mismo tiempo ha sido reportada como un factor de riesgo para el desarrollo de ECV y su presencia condiciona malos resultados en el contexto de infecciones y cáncer. El grado de conocimiento de la población general sobre estas enfermedades es escaso y confuso. La difusión en los medios es todavía insuficiente, así como la acción oficial para alertar y corregir el problema.
 
En el sitio web del Banco Mundial, es posible comparar los gastos en salud de nuestro país, con nuestros vecinos, Chile y Uruguay. Allí, se muestra el claro deterioro que ha sufrido la inversión per cápita medida a través de los años. Mientras que Argentina invirtió U$S 1137 en 2014, Chile U$S 1749 y Uruguay U$S 1792. Para la misma fecha, países como Australia destinaban más de U$S 4000 y EEUU más de U$S 9400.
 
En ese contexto, el documento final del último Congreso Argentino de Nefrología, advirtió una disminución en el ingreso de pacientes no por políticas públicas, sino porque no llegan a un programa de tratamiento o lo hacen en tan malas condiciones que no es posible incluirlos. Además, existe una “tendencia al estancamiento del número de Centros de Diálisis y una fuerte disminución en Provincia de Buenos Aires”. Finalmente, los autores concluyen “La cruda realidad de los últimos años obliga a las Autoridades, a los encargados de fijar políticas de salud, a los Financiadores y a los Directivos de los Centros de Diálisis a pensar soluciones urgentes porque la situación es crítica y puede ser peor si no se interviene en lo inmediato”.
 
El presupuesto que el Estado debe dedicar a la prevención y tratamiento de estas enfermedades debe ser revisado y readecuado con extrema urgencia. De otro modo, el número de enfermos cardiovasculares y renales crecerá de forma insostenible y junto con ellos el número de pacientes que morirán sin una posibilidad cierta de tratamiento. Seguimos esperando respuestas.
 
Alfredo Casaliba es presidente de la Asociación Regional de Diálisis y Transplantes Renales
Fuente: clarin.com 4/11/2017
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.