Adolfo Rubinstein, un especialista en salud pública con más de un centenar de investigaciones publicadas

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
 
El médico asumirá como ministro de Salud de la Nación en lugar de Jorge Lemus
 
El despacho queabandonará Jorge Lemus en los próximos días, cuando se formalice su renuncia al frente del Ministerio de Salud de la Nación, lo ocupará Adolfo Rubinstein, un médico especializado en salud pública y economía de la salud con más de un centenar de publicaciones en las principales revistas científicas nacionales e internacionales.
 
Rubinstein llegó a la función pública recién este año, con la reestructuración del organigrama ministerial y el desembarco de la UCR dentro de Cambiemos al frente de un puesto clave de este ministerio: la Secretaría de Promoción de la Salud, Prevención y Control de Riesgos, de la que dependen la provisión de medicamentos esenciales para la población, incluidos los que se distribuyen a las provincias través del programa Cobertura Universal de Salud (CUS) Medicamentos, y los programas de salud mental y adicciones, sida e infecciones de transmisión sexual, enfermedades no transmisibles (como las cardiopatías, la diabetes, la obesidad o el tabaquismo), la salud bucodental y la salud materno infantil y adolescente.
 
Para asumir el cargo, Rubinstein renunció a la dirección general del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), un centro de investigación afiliado a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y unidad ejecutora del Conicet, que fundó en 2002. Desde ahí, publicó más de un centenar de artículos en revistas científicas nacionales e internacionales.
 
Rubinstein también estuvo al frente del Centro de Excelencia en Salud Cardiovascular para América del Sur (Cescas), una iniciativa del IECS y el Departamento de Epidemiología Cardiovascular de la Universidad de Tulane (Estados Unidos), que empezó a funcionar en el país en 2009 para combatir enfermedades crónicas en países en desarrollo, y estimó, por ejemplo, los primeros datos sobre el costo del tabaquismo para el sistema sanitario en la Argentina y la región.
 
"Los países están enfrentando una epidemia más grave de enfermedades crónicas, especialmente los países en desarrollo, que de enfermedades transmisibles -explicó, entonces, a LA NACION-. En la Argentina, el 60% de la población se muere por enfermedades crónicas y, de ese porcentaje, más del 30% es por alguna enfermedad cardiovascular, que hoy es la primera causa de muerte y a veces no recibe la atención que merece, sobre todo desde los programas del Ministerio de Salud y de otros organismos públicos."
 
Investigador y doctor en medicina
 
Investigó sobre epidemiología, intervenciones costo efectivas para prevenir enfermedades crónicas y evaluación del impacto económico y sanitario de programas y políticas de salud pública. Brindó apoyo técnico para el diseño, el estudio y la implementación de esos programas en distintos países de América latina.
 
Rubinstein es doctor en medicina e investigador de carrera del Conicet. Obtuvo el título de médico en la Facultad de Medicina de la UBA en 1982, y se doctoró con orientación en salud pública en 2001. Es magister en epidemiología clínica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y obtuvo un posgrado en economía de la salud internacional en la Universidad de York, Reino Unido.
 
Su actividad docente incluye la dirección de la Maestría en Efectividad Clínica de la Facultad de Medicina de la UBA, donde también es profesor regular titular de salud pública y de medicina familiar. Hace dos años fue designado profesor visitante del Programa Lown de Salud Cardiovascular de la Escuela de Salud Pública de Harvard.
 
Dirigió hasta 2010 el Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Italiano de Buenos Aires, que creó en 1989, y presidió la Fundación MF para el Desarrollo de la Medicina Familiar y Atención Primaria de la Salud.
 
Fuente: lanación.com.ar 31/10/2017
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.