Buscarán que naftas y prepagas no recalienten el cierre del año

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Con una inflación acumulada en nueve meses del 17,6%, ya se superó la meta anual máxima que había fijado el Banco Central en 17%.
El dato negativo de la inflación del 1,9% en septiembre encendió las luces de alerta dentro del propio gobierno y por eso el gabinete económico está “conversando” con algunos sectores para tratar de atenuar los incrementos que se vienen para los dos últimos meses del año.
Con una inflación acumulada en nueve meses del 17,6%, ya se superó la meta anual máxima que había fijado el Banco Central en 17%, y lo que busca ahora el Poder Ejecutivo es atenuar al máximo el efecto negativo de una inflación que seguirá complicada hasta fines de diciembre.
 
Según comentaron algunos asesores del gabinete económico –gran parte de los principales asesores estuvieron en los últimos días de viaje en Estados Unidos–, es que el nivel de precios al consumidor termine en una oscilación que se ubique entre el 20 y 22%, lo cual es todo un desafío, sin dudas.
 
En principio quedan pendientes aumentos en tarifas de electricidad, gas, medicina prepaga y naftas, a los que se les agregarían algunos incrementos puntuales en alimentos y bebidas teniendo en cuenta el cambio de estación.
 
De allí es que en el transcurso de esta semana funcionarios de Jefatura de Gabinete y del equipo económico mantendrán conversaciones con distintos sectores empresarios, a fin de persuadir, como mínimo, de atenuar esos aumentos de precios.
 
En cuanto a tarifas, tanto en electricidad como en gas ese esquema no se puede modificar porque ya hay un marco normativo establecido desde el año pasado.
 
“Sí, se puede trabajar en otros sectores, para encontrar mecanismos que nos permitan tener un nivel inflacionario más acotado en la última parte del año”, resaltó uno de los asesores del gabinete económico.
 
Allí admiten que el punto central será conversar y consensuar con las empresas de medicina prepaga diferir la suba de seis por ciento para esta última parte del año o reducir el nivel de incremento.
 
“Vamos a tener conversaciones en esta semana”, se limitó a decir el funcionario del Palacio de Hacienda.
 
 
Naftas. El otro incremento sensible que podría ser atenuado por el propio gobierno es el eventual aumento en el precio de los combustibles, tras la desregulación que se resolvió a principios de este mes.
 
En el sector se habla que el incremento se ubicaría entre el 6 y el 10%, aunque desde el Ministerio de Energía relativizaron esa cifra.
 
En realidad, en el Gobierno aseguran que allí la herramienta central será YPF, la cual tiene la mayor porción del mercado de combustibles en el país y que podría marcar, en definitiva, una tendencia de menor incremento que el mencionado en el sector.
 
Por lo pronto, algunos analistas consideran que el nivel de costo de vida de octubre sería más bajo que el de septiembre, pero dependerá en parte de estas conversaciones que haga el Gobierno.
 
Fuente: perfil.com 16/10/2017
Su voto: Nada