Argentina es el país con mayor proporción de hombres obesos de América Latina y el Caribe

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

La obesidad es una enfermedad crónica que afecta a cada vez más adultos y niños. En Argentina, la tasa de adultos obesos se duplicó desde 1980.
En Argentina hay cada vez más personas que sufren de una enfermedad crónica llamada obesidad. La obesidad se transformó en unos de los problemas económicos y de salud más importantes de nuestros tiempos. La obesidad fomenta diversas enfermedades como la diabetes, el cáncer y los inconvenientes cardiovasculares. La obesidad provoca que los Estados nacionales tengan que invertir y gastar números exorbitantes en salud para amortiguar sus consecuencias.
Específicamente, en Argentina se duplicó la tasa de obesos desde 1980 según un estudio realizado por la ONU llamado “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe”. Y, hoy en día es el país de la región con mayor porcentaje de hombres adultos obesos -26,7%-. Sin embargo, la obesidad sigue afectando más a mujeres que a hombres, el 30% de las argentinas sufren dicha enfermedad.  
A su vez, en el informe se observa que, -paradójicamente- también el hambre aumentó en latinoamérica. En concordancia con esto último, en seis de los 32 países medidos -uno de los cuales es Argentina- aumentó también la desnutrición, enfermedad que afecta a 42,5 millones de personas de la región.
obesos
Por otro lado, un informe a nivel global de la Organización Mundial de la Salud afirma que hay en el mundo hay 124 millones de niños —entre cinco y 19 años— obesos. Por tanto, hay 10 veces más niños que sufren obesidad que hace cuatro décadas. Un aumento de la enfermedad alarmante. En 1975, menos del 1% de los chicos eran obesos, en cambio hoy, más del 7% lo es. Y, América Latina es una de las regiones donde más creció la obesidad infantil.
Todavía hay en el mundo más niños desnutridos -192 millones- que obesos -124 millones-, sin embargo esta tendencia se reduce año a año. Dicha transición entre la desnutrición y la obesidad se da de forma cada vez más veloz en los países tercermundistas en vías de desarrollo. Cada vez mas chicos pueden acceder a alimentos, pero la mayoría de ellos de muy mala calidad, con altos contenidos de grasas, sales y azúcares. Por tanto, la desnutrición y la obesidad son consecuencia de los mismos problemas globales e inagotables: la desigualdad y la pobreza.
 
Fuente: radiomitre.com 12/10/2017
Su voto: Nada