Lanzan en Mendoza prueba piloto para 120.000 personas del nuevo plan de salud CUS

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

La semana pasada el Gobierno nacional informó que la CUS también será financiada con la millonaria deuda que la empresa de medicina prepaga OSDE se comprometió a pagarle al FSR, que recauda y distribuye entre las obras sociales el 15% de las cuotas de sus afiliados voluntarios.
El Gobierno nacional pondrá en marcha el próximo martes en Mendoza una "prueba piloto" de la nueva Cobertura Universal de Salud (CUS) para más de 120.000 cuyanos. La primera etapa del ambicioso plan que pretende dar prestaciones médicas a 15 millones de personas que no poseen obra social ni prepaga se presentará con un importante acto en la localidad de Guaymallén.
 
"La CUS territorialmente busca modernizar el Sistema de Salud con iniciativas que tengan impacto en el ciudadano, promoviendo estilos de vida saludables, previniendo y detectando tempranamente enfermedades, resolviéndoles los problemas de salud en tiempo y forma cuando necesiten atención médica", explicó Adolfo Rubinstein, secretario de Promoción de la Salud, del Ministerio de Jorge Lemus. "Esto se logra por medio de la nominalización de las personas para conocer e identificar a la población de riesgo, la implementación de historias clínicas electrónicas y sistemas locales de información que estén integrados a nivel nacional con servicios interconectados", destacó. 
 
Según el funcionario, el primer paso de la CUS se dará antes de las elecciones en Mendoza, pero dentro de poco el plan se extenderá al resto del país. "Este proyecto de demostración de la CUS en Guaymallén, que se ampliará en los próximos meses a toda la provincia y el año próximo a muchas otras provincias del país, contará también con turnos online o telefónicos, redes y circuitos de referencia explícitos y accesibles, prescripción y dispensación electrónica de medicamentos y la posibilidad de realizar consultas a distancia con equipos especializados", especificó. 
 
El funcionario nacional aseguró que este desarrollo tecnológico "permitirá lograr una integración de pedidos y resultados de estudios para los usuarios, el georreferenciamiento y la asignación de la responsabilidad de los cuidados de las personas a los médicos de familia y los equipos de salud en los centros de atención primaria". 
 
Rubinstein adelantó que en la primera etapa se busca cumplir la demanda de salud a pequeña escala. "Se están implementando gradualmente turnos otorgados por call center para los centros de salud del municipio, turnos protegidos para derivaciones a hospitales, historia clínica electrónica y el acceso de los centros de atención primaria a equipos especializados a través de teleconsultas con hospitales de mayor complejidad", señaló.
 
La CUS fue anunciada y decretada por Mauricio Macri en agosto del año pasado. El objetivo del es dar servicios de salud a los que todavía no están alcanzados por la seguridad social. Para lograrlo, el Gobierno propuso utilizar $ 29.000 millones del Fondo Solidario de Redistribución de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), hoy a cargo de Sandro Taricco. De ese total, unos $ 8.000 millones se destinarían a un fideicomiso que será administrado por una Unidad Ejecutora, donde se anotaron los dos representantes de Lemus, dos de la SSS y dos de la CGT, con José Luis Lingieri a la cabeza. Otros $ 2.700 millones se debieran "devolver" a las obras sociales; $ 4.500 millones integrarían un fondo discrecional de "emergencia" y con los restantes casi $ 14.267 millones se comprarán bonos al 2020 en una cuenta de la SSS del Banco Nación.
 
"La estrategia de la CUS, que en este paso inicial de implementación se focalizará en el sector público y en la población con mayor vulnerabilidad y necesidades sanitarias, contribuirá notablemente a cerrar las brechas de inequidad en el acceso y cobertura a los servicios de salud que lamentablemente aún existen en nuestro país", concluyó Rubinstein. 
 
Del acto del lanzamiento de la prueba participarán Lemus, el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, la titular de la cartera sanitaria provincial, Claudia Najul, y el propio Rubinstein. 
 
La semana pasada el Gobierno nacional informó que la CUS también será financiada con la millonaria deuda que la empresa OSDE se comprometió a pagarle al FSR, que recauda y distribuye entre las obras sociales el 15% de las cuotas de sus afiliados voluntarios. 
 
OSDE pagará $ 1.721 millones al contado, $ 5.129 millones en 120 cuotas mensuales ajustables con tasas de mercado y cederá los créditos que tiene con el FSR y el sistema de salud hasta completar la cifra de $ 8.000 millones. "El acuerdo fue convalidado por el Ministerio de Salud que, además, anunció que el dinero será destinado a financiar la CUS", recordaron fuentes oficiales.
 
Algunos médicos sanitaristas y trabajadores de la salud pública rechazan la iniciativa y aseguran que este modelo de cobertura universal traerá aparejado un "ajuste" en el área y mayores niveles inequidad, por las nuevas restricciones al acceso a la salud pública. Advierten que la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología de la Salud (AGNET), que se creará en breve con acuerdo de la CGT, limitará las prestaciones en centros estatales y reducirá los servicios del Programa Médico Obligatorio (PMO), de modo que un conjunto de tratamientos que hasta hoy solventados por los sindicatos o las entidades privadas deberán ser abonadas por los pacientes.
 
Fuente: ambito.com 2/10/2017
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.