Ahora una araña del rincón picó a una vecina y la dejó internada dos días

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Un ejemplar similar atacó a un gato la semana pasada en 22 y 62 y el felino murió.
 
La “araña del rincón” ya genera alarma en la zona del parque San Martín y plaza Brandsen. Según se pudo saber, una vecina fue picada por un arácnido de similares características al que mató a un gato en la zona de 22 y 62. La mujer tuvo que ser internada dos días y sigue bajo rigurosa observación médica.
 
El sábado al mediodía Magalí Lozada, de 38 años, estaba doblando ropa en su casa de 26 y 57 cuando sintió un punzante dolor en la parte interna del dedo mayor de su mano derecha. Ni bien miró, vio que había sido picada por una “araña del rincón”.
 
Conociendo lo sucedido con la mascota de su vecina de 22 y 62, se dirigió inmediatamente al Hospital Italiano para que la atendieran pero no tuvo suerte. Lo mismo le pasó en el Policlínico San Martín y en el Centro Toxicológico de 6 y 64 -que estaba cerrado por desinfección-. En ninguno de los dos primeros lugares le dieron importancia a la picadura, ya que no habían llevado a la araña para que fuera analizada, le explicaron.
 
Magalí volvió a su casa, pero con el correr de las horas su dedo comenzó a hincharse y a ponerse morado, por lo que decidió ir al Hospital Español donde le realizaron análisis de sangre y orina.
 
“Estaba con fiebre, y los resultados de la extracción dieron que tenía una toxina. Además encontraron sangre en orina y me realizaron un tratamiento alternativo porque ya habían pasado las horas para administrar el antídoto indicado”, contó Magalí que tuvo que quedarse 48 horas en observación.
 
Los médicos le explicaron que al tratarse de una picadura subcutánea los riesgos eran menores. Sin embargo, tuvo un seguimiento especial: “Cada dos o tres horas me sacaban sangre e iban viendo si bajaba el nivel de veneno en el organismo. También me sacaban fotos de la mano para mandarlas a un centro de toxicología. Me suministraron antibióticos, antiestamínicos y corticoides”, agregó Lozada.
 
Tras una ecografía renal y otra abdominal, donde se constató que la paciente ya no tenía rastros del veneno, se le dio el alta, con la condición de que volviese ayer y hoy a realizarse controles para evitar cualquier complicación.
 
Más allá del susto, para la familia Lozada es importante destacar que los hospitales no cuentan con un protocolo de atención para este tipo de casos, y que recién cuando levantó fiebre y el dedo de le hinchó y puso morado, se decidieron a atenderla.
 
“Es necesario que a partir de este caso se arme un sistema de atención primaria y urgente, porque esta vez la picadura fue superficial, pero la mascota de la vecina murió a causa del veneno de este animal”, dijo Mauro, hermano de Magalí.
 
TEMOR EN EL BARRIO
Fue el gato de María Rosa Portanier, una médica que vive en la zona de 22 y 62, quien falleció por la mordedura del arácnido. El domingo 17 de septiembre, la mujer advirtió que el animal tenía dificultades para desplazarse y para respirar. “Lo llevamos a la veterinaria y los profesionales creyeron que se había caído, pero la placa que le hicieron descartó ese tipo de lesiones; sin embargo, al cabo de un rato se profundizó su dificultad para respirar y a las dos horas se murió”, había explicado la doctora a este diario.
 
Para despejar las dudas se decidió que el gato fuera sometido a una necropsia y el análisis determinó que el animal presentó problemas de coagulación causado por una toxina que provocó la destrucción de sus pulmones y riñón.
 
“Todo fue compatible con la picadura de una araña; por eso hice fumigar la casa y me contacté con el área de Toxicología para preguntar si había sueros anti arácnidos”, agregó Portanier.
 
Fuente: eldia.com 27/9/2017 
 
Su voto: Nada