Está en estado vegetativo hace 15 años y un implante logró "despertar" su conciencia

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Gracias a la neuroestimulación, el hombre pudo empezar a acatar órdenes simples como seguir un objeto con los ojos y voltear su cabeza.
 
Hace 15 años en la ciudad francesa de Lyon un hombre quedó en coma a causa de un accidente de tránsito. Recientemente, pudo volver a recuperar parte de su conciencia gracias a laneuroestimulación.
 
Hace dos semanas le implantaron un aparato en su pecho encargado de enviar pulsos eléctricos al nervio vago, que conecta el cerebro a otros órganos principales del cuerpo.Investigadores explicaron que esta técnica de estimulación nerviosa pudo haber incrementado el nivel de conciencia del hombre de 35 años que había estado en estado vegetativo por una década y media.
 
Los nervios vagos parten del cerebro a ambos lados de la cabeza y descienden por el cuello a lo largo del esófago, hacia el tracto intestinal. Son los nervios más largos del organismo y afectan la deglución y el habla. También se conectan a las partes del cerebro involucradas con las convulsiones. Es por esa razón que su estimulación ya se usa para tratar a personas con epilepsia y depresión.
 
Según el informe publicado en la revista estadounidense Current Biology, por el momento este mecanismo se usó únicamente en este paciente, pero los investigadores dijeron que planean expandir su trabajo a otros por los sustanciales avances que observaron.
 
"La plasticidad cerebral y la reparación cerebral son aún posibles aún cuando la esperanza parece haberse desvanecido", aseguró la investigadora Angela Sirigu del Instituto de Ciencias Cognitivas Marc Jeannerod en Lyon.
 
Según el estudio, el hombre mostró mejoras significativas en atención, movimiento y actividad cerebral después de un mes de estimulación del nervio vago. Pudo empezar a acatar órdenes simples como seguir un objeto con los ojos y voltear su cabeza. Su nivel de alerta pareció aumentar y reaccionó a estímulos amenazantes de una forma en que no lo había hecho en años.
 
Su madre asegura que presta más atención cuando le leen un libro. Incluso se emocionó cuando le pusieron su música favorita. Al escuchar la sintonía, una lágrima brotó de su ojo. “Cuando vimos como una lágrima caía por su mejilla fue… emocionante”, expresó Sirigu.
 
Sin embargo, el tratamiento no permitió devolver al paciente a su estado original y los expertos analizaron que pasó de un estado vegetativo a "un estado de mínima conciencia", según las pruebas cerebrales. El hombre fue elegido precisamente por la severidad de su caso, dado que su hemisferio izquierdo está completamente dañado.
 
 
Fuente: laprensa.com.ar 27/9/2017
Su voto: Nada