Avanza el plan del Gobierno para dar cobertura de salud a los que no tienen obra social

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp


Acuerdo con los gremios. En la primera reunión entre funcionarios de Salud y representantes de la CGT, se analizaron los proyectos que se financiarán. 

Un año después de que Mauricio Macri anunciara la Cobertura de Salud Universal, el plan parece tomar forma. Esta mañana, luego de la tregua que la semana pasada firmó el Gobierno con los gremios, la Unidad Ejecutora dio el primer paso para avanzar en su implementación, que beneficiará a a 15 millones de argentinos que no cuentan con servicio médico.
 
Fue en el Ministerio de Salud, donde Adolfo Rubinstein y David Aruachan, los vices de la cartera, se reunieron con los seis integrantes de la Unidad Ejecutora que el Gobierno creó en julio por decreto para monitorear el programa. "Fue un buen primer paso, un encuentro muy positivo. Se expusieron los proyectos que se van a financiar por intermedio del Fideicomiso", detallaron fuentes oficiales. En octubre se volverán a reunir.
 
Como estaba previsto, el ministro Jorge Lemus no fue de la partida: está de viaje. Pero, igual, presencia de los vices en la reunión fue simbólica, ya que los representantes de Salud en la Unidad Ejecutora son el jefe de Gabinete Enrique Rodríguez Chiantore de Salud y Cecilia Loccisano, subsecretaria de Coordinación Administrativa y esposa del ministro de Trabajo Jorge Triaca, el nexo con los gremios.
 
En tanto, por la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), el organismo que administra los fondos de las obras sociales, estuvieron su flamante titular Sandro Taricco y el gerente Gerardo Gentile.
 
Por parte de los gremios desembarcaron José Luis Lingeri (AySA) y Carlos Frigerio (Federación de Cerveceros), designados por el consejo directivo de la CGT.
 
El aval de los gremios es clave: al cabo, contribuirán al financiamiento del programa con unos $8.000 millones retenidos a las obras sociales sindicales del Fondo Solidario de Redistribución, que se sustenta con el aporte mensual de los trabajadores.
 
Esa cifra había sido parte del acuerdo entre el Gobierno y los popes de la CGT el año pasado, cuando Macri se comprometió a reintegrar los $30 mil millones acumulados en el FSR, una deuda histórica del gobierno K con los sindicatos.
 
Ahora, tal como señaló La Nación, para Lingeri es clave "definir cómo se financiará" el plan en el tiempo. "Con los $8.000 millones que aportamos del Fondo alcanza sólo para poner el plan en marcha", advirtió.
 
Ese tema fue otro de los puntos que se abordaron en la reunión.
 
El programa, la gran apuesta de gestión del Gobierno en materia de salud, contempla que quienes no cuentan con servicio médico privado ni obra social puedan acceder a un sistema de salud de integral y de calidad. Entre otras cuestiones, apunta a que cada paciente tenga una credencial, con su ficha médica y una historia clínica digitalizada para que pueda ser atendido incluso fuera de su zona de residencia. Y, además, prevé descuentos en medicamentos.
 
Fuente:clarin.com 26/9/2017
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.