Falta de médicos e inseguridad en las guardias

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Los bajos sueldos, las crecientes demandas sociales y la falta de protección física dificultan la debida cobertura y reclaman replanificar el sistema
 
A pesar de sus recursos, la ciudad de Buenos Aires encuentra serias dificultades para cubrir la falta de personal en las guardias de los hospitales públicos, cuyas vacantes son nada menos que 200. El hecho llamativo es que se ha ido reduciendo el número de interesados en esos puestos, sobre todo en las especialidades de anestesiología, cuidados intensivos neonatales, pediatría y terapia intensiva.
 
La actual ministra de Salud Pública porteña, Ana María Bou Pérez, había hecho saber el año pasado que era necesario acrecentar en 315 nuevos miembros el personal de emergentólogos para el plantel del SAME, ya que en ese momento los médicos que iban en las ambulancias provenían de los hospitales. También, que urgía hacer crecer en 107 médicos la plantilla de las guardias.
 
 
El subsecretario de Atención Hospitalaria, Aldo Caridi, señaló que al SAME le falta alrededor de un 30% del plantel necesario, en tanto que en los hospitales sería necesario un 20% más de profesionales a fin de completar las vacantes.
 
Según se ha venido comprobando en la actualidad, el punto más débil del sistema se revela en las guardias y ese problema se reitera cada vez que se reabre una convocatoria, no sólo por una cuestión de sueldos, sino porque "la sociedad está más querellante y los hospitales sufren de cierto grado de inseguridad", según lo manifestado por el doctor Caridi.
 
 
Lamentablemente, una tradición de respeto por la institución hospitalaria se ha debilitado y han crecido la violencia y el vandalismo que afectan, sobre todo, a los residentes que cumplen la guardia nocturna. En el sector privado, en cambio, se observa mayor protección.
 
En suma, experiencias como las señaladas suelen desalentar especialmente a los médicos que se inician.
 
Citar algunas cifras del sistema público hospitalario se torna necesario. En datos cuantitativos se trata de un total de 19.751 médicos, que atienden en un año 9 millones de consultas y, en igual lapso, efectúan 300.000 cirugías, que se cumplen en 14 hospitales generales, 2 pediátricos y 19 nosocomios especializados; esto es, un total de 35 establecimientos públicos, además de 40 centros de salud.
 
El sueldo que percibe un profesional recién ingresado es de $ 28.853 con la residencia completa y de $ 5926 por módulo de 24 horas de atención.
 
El asesor regional de Medicamentos y Sistemas de Salud de las Naciones Unidas, Federico Tobar, comentó que en países donde existen sistemas sanitarios "más planificados" se toman en cuenta diversos parámetros cuando se crean vacantes, ya sea de demanda de los servicios o de cantidad de médicos en relación con la de habitantes. Ocurre en pocos países de América latina y no se verifica en nuestro país, donde más puestos médicos se han creado. Y concluye Tobar: "De hecho, es la ciudad del mundo con más médicos, camas y hospitales por habitante, en especial en las guardias". Según ese especialista, se trata de "un sistema hipertrofiado, más centrado en la atención de emergencias que de la salud, con atención primaria y prevención".
 
Este comentario merece ser considerado para un análisis adecuado, a fin de apreciar la necesidad de introducir o no modificaciones en lo concerniente al ordenamiento del sistema de trabajo hospitalario.
 
Desde ya que resulta también indispensable que los médicos cuenten con la protección necesaria a la hora de realizar su labor y que la violencia y el vandalismo dejen de ser una amenaza para quienes realizan guardias nocturnas.
 
Fuente: lanacion.com 20/8/2017
Su voto: Nada