Rosario: Es médica, viajó 90 días para conocer a "Gabo" y desarrolló una app de videoconsultas

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Ingrid Briggiler, de 30 años, está al frente de la aplicación "Llamando al Doctor" para consultas de baja complejidad en tres especialidades: pediatría, ginecología y medicina clínica.
 
"Yo quiero mejorar el mundo y con esta aplicación puedo llegar a más gente que en un consultorio", dice una entusiasta Ingrid Briggiler en referencia a su creación, la app "Llamando al doctor", que permite hacer videollamadas con médicos por consultas de baja complejidad en tres especialidades: pediatría, ginecología y medicina clínica. Como la consulta es inmediata y la cobertura es nacional, una mamá con un hijo enfermo en el interior del país puede, por ejemplo, consultar a reconocidos especialistas del Hospital Garrahan sin necesidad de trasladarse de su provincia.
 
Briggiler es una médica atípica. Antes de recibirse a los 23 años en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) ya se le había ocurrido"Llamando al doctor" al observar que sus profesores debían interrumpir clases y recorridas por llamados de pacientes. "Veía que lo hacían con cierto desgano pero, por otro lado, les habían pasado el número a sus pacientes. Pensé que el problema era que no podían organizar los horarios en que podían ser consultados y que no cobraban nada por eso. Además tenés que poder registrar esa consulta porque por responder por WhatsApp, teléfono o mail podés tener las mismas repercusiones que atendiendo en un consultorio", señaló.
 
En ese momento pensó en un 0600 pero lo descartó porque no le parecía del todo útil, además de que tenía un costo que iba a reducir la ganancia de los médicos. Luego terminó la carrera y se volcó a un emprendimiento más personal que era conocer al escritor Gabriel García Márquez. Viajó sola desfilando por casas de conocidos por Venezuela, Colombia y Nicaragua hasta que un amigo, que se había hecho gracias a su blog, le pasó el teléfono de la casa del escritor en México. Llamó y su mujer Mercedes la atendió y le dijo que fuera el siguiente jueves y el encuentro se produjo. "Cuando dije que quería conocer a García Márquez me decían ´estás loca, no te va a recibir´ y demostré que cuando uno tiene una idea noble y lucha por conseguirlo, haciendo los deberes, las cosas llegan y lo mismo me pasó con Llamando al doctor".
 
Casualmente, tras regresar de otro viaje en el que estuvo hablando mucho de su idea con un amigo, Ingrid retomó la senda. "Me seguía gustando la idea de Llamando al doctor así que empecé a preguntar cuánto costaba desarrollar la app y salía unos $ 100.000 que yo no tenía así que me maté trabajando y la pagué en cuotas. Una vez que la tuve lista no la pude vender porque de todos a los que había consultado antes que me decían ´Qué genial´ y que les re interesaba nadie se comprometía. Eso fue hace tres años. Pero, aprovechando que estaba en Buenos Aires, empecé a ir a convocatorias start up".
 
Según cuenta, se presentaba a concursos y si había tres puestos, quedaba cuarta, si había cinco, sexta, y así. Hasta que se anotó en Conecta Inversor de Experiencia Endeavor y se reunió con cinco posibles inversores. Uno era el Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social (Cites) de Sancor Seguros que estaba buscando un proyecto como el suyo y les interesó por lo que hicieron una inversión inicial de US$ 355.000. "Cuando gané la inversión me dijeron ´¿Sabés que tenés que dejar la medicina, no?´ Me puse triste, consulté a mi familia y todos me dijeron que le diera para adelante. Yo siempre quise mejorar al mundo y con esta aplicación puedo llegar a más gente que atendiendo en un consultorio. Todavía igual sueño con el hospital y las pacientes me escriben por Facebook".
 
Con Cites como socio y la prepaga Prevención Salud como cliente, hoy la app alcanza a unos 50.000 afiliados que pueden acceder a los servicios. De acuerdo con Briggiler la especialidad más utilizada es pediatría y la devolución que hacen los afiliados de los médicos consultados en muy buena. "Seguramente vamos a ampliar las consultas para que haya un servicio de salud mental con psicólogos por videollamada, dermatólogos y especialistas en diabetes. En cuanto a posibles clientes tenemos a grupos corporativos interesados como Techint y también al Estado, en particular el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Esta va a ser la forma de comunicarse con el médico en el futuro. Estoy segura. Se va a hacer esto antes de ir a la guardia", cerró la socia fundadora y empleada que, junto a un compañero técnico, está al frente de la aplicación.
 
Fuente: lanacion.com.ar 11/8/2017
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.