Sospechas de corrupci贸n

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Piden juicio oral para el ex titular del PAMI en el kirchnerismo por "administración fraudulenta"
 
Es Luciano di Césare, a quien acusan por el supuesto cobro irregular de "vacaciones no gozadas" por 1,3 millón de pesos.
 
La fiscal federal Paloma Ochoa pidió enviar a juicio oral al ex titular del PAMI en el kircherismo Luciano Di Césare por el supuesto cobro irregular de 1,3 millones de pesos en concepto de vacaciones no gozadas cuando se retiró del organismo, tras la llegada a la Presidencia de Mauricio Macri. Ahora debe resolver el juez federal Ariel Lijo.
 
Di Cesare fue procesado Lijo hace exactamente un año, por la presunta comisión del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública. La causa se inició tras una denuncia del sucesor del ex funcionario K en el PAMI, Carlos Regazzoni, quien apenas asumió el cargo detectó que Di Cesare se había autopagado 1,3 millón de pesos por supuestas vacaciones no gozadas entre 2004 2012 antes del cambio de gobierno.
 
La investigación determinó que el antecesor de Regazzoni había solicitado la liquidación de esas vacaciones el 9 de diciembre y que al día siguiente -mientras Macri asumía la Presidencia- el dinero fue transferido de una cuenta oficial del organismo a una cuenta bancaria personal del ahora ex funcionario.
 
De acuerdo con Lijo, que embargó los bienes de Di Cesare hasta cubrir dos millones de pesos, el entonces funcionario no tenía derecho a ese cobro porque, de acuerdo con la ley de Contrato de Trabajo el goce de esas vacaciones estaba vencido.
 
El magistrado entendió que el derecho de goce de esos días estaba prescripto entre 2004 y 2012 por la ley de Contrato de Trabajo. Sin embargo, antes de irse del PAMI, Di Cesare tramitó y obtuvo ese beneficio por la totalidad de esos años, es decir de 2004 a 2015.
 
En su dictamen, la fiscal Ochoa pidió además "extraer actuaciones" e iniciar una investigación por el mismo delito respecto de Graciela Ocaña, antecesora de Di Césare en el PAMI, ya que al renunciar cobró 55.989,54 pesos por vacaciones no gozadas.
 
Di Césare había argumentado en su indagatoria que todo se hizo según "usos y costumbres" del PAMI, e, incluso, citó al caso de Ocaña como ejemplo. Pero Lijo el año pasado diferenció ambos casos y advirtió que fueron "totalmente disímiles". El procesamiento en el que afirmó ello fue avalado por la Cámara Federal.
 
Respecto a Di Césare, el juez remarcó que el pago, que superaba los dos millones de pesos pero que quedó en 1.300.826,77 luego de los descuentos de rigor, se hizo efectivo el 10 de diciembre de 2015, "es decir el último día en que ocupó el cargo de director ejecutivo".
 
Además, en la causa se dio por probado que la gestión para el cobro de esa suma fue iniciada por el propio Di Césare y el pedido se cursó a Recursos Humanos, que no intervenía en este trámite, que habitualmente está a cargo del Departamento de Liquidación.
 
Di Césare buscaba "evitar el cambio de gestión, que ante la asunción de un nuevo Presidente del Poder Ejecutivo de la Nación, frustrara el pago que pretendía cobrar, cuando sabía que no tenía derecho y que excedía sus facultades", se sostuvo en la acusación contra el ex funcionario firmada por Ochoa.
 
El pago "se efectivizó el último día en que permaneció en el cargo y se encomendó la gestión a quienes no participaban habitualmente de estos trámites", añadió la fiscal, quien también requirió juicio para la ex gerenta de Recursos Humanos María Alejandrina Arrouzet y el ex subgerente de Administración de Personal, Carlos Galdo, quienes dieron curso al trámite de pago pedido por su entonces jefe.
 
En el caso de Ocaña, Lijo entendió, cuando procesó a Di Césare, que el cese de su gestión había sido el 10 de diciembre de 2007 y que, luego de su salida del organismo, se le liquidaron los haberes, entre ellos las vacaciones no gozadas aún no prescritas, que le fueron pagadas el 19 de diciembre de ese año, ya con la nueva gestión.
 
Fuente: clarin.com 17/6/2017
Su voto: Nada