13 de marzo: Día Mundial del Sueño

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
La Asociación Mundial de Medicina del Sueño (World Association of Sleep Medicine – WASM) celebra el Día Mundial del Sueño el viernes 17 de marzo de 2017.
 
Durante este día se realizan diversas actividades en todo el mundo con el objetivo de llamar la atención sobre distintos problemas vinculados al sueño.
 
La Diplomatura en Medicina del Sueño de la Universidad Austral y la Fundación Argentina del Sueño adhieren a la celebración del Día Mundial del Sueño y su tema para este año.
 
“Dormir profundamente, Nutre la vida”
 
El Día Mundial del Sueño es un llamado a la acción sobre temas importantes relacionados con el sueño y su objetivo es brindar entre otros, información, educación y capacitación en medicina del sueño.
 
Trastornos del sueño
 
Los hábitos de sueño en la población han cambiado notablemente desde la aparición de la luz artificial, ampliando las horas de luz, y disminuyendo las de oscuridad. Esto llevó a que las actividades “diurnas” se fueran extendiendo artificialmente de manera casi indefinida.
 
Las obligaciones laborales, las actividades sociales y recreativas favorecen la disrupción de los ciclos de sueño y vigilia, de manera tal que la prolongación de esta última tiene lugar a expensas de la reducción de las horas de sueño. De este modo, la disminución de las horas de sueño nocturno ha ampliado cada vez más la brecha con las horas de sueño deseado generando una deuda de sueño.
 
Estadísticas de la National Sleep Foundation indican que el número de horas diarias de sueño ha caído un 25% desde 1960 a la fecha, es decir que dormimos 2 horas menos que hace 40 años.
 
Los mayores accidentes industriales y vehiculares de nuestros días pueden vincularse a la utilización de “las máquinas humanas” más allá de sus especificaciones naturales.
 
Evolutivamente los humanos no hemos sido diseñados para prolongar la vigilia más allá de una cierta cantidad de horas, sin que esta prolongación tenga consecuencias fisiológicas negativas para nuestro normal desempeño.
 
“Dormir profundamente, Nutre la vida”
 
 
 
El sueño profundo es uno de los tres pilares de la buena salud junto con una dieta equilibrada y el ejercicio regular.
Existen aproximadamente 100 trastornos del sueño, sin embargo muchas veces el diagnóstico es tardío, a pesar de que la mayoría de ellos son tratables por los Especialistas en Medicina del Sueño.
Las personas con un sueño profundo y sin interrupciones experimentan tasas más bajas de hipertensión arterial, accidentes cerebro-vasculares, diabetes, obesidad y otras enfermedades crónicas.
Datos sobre el sueño
 
La mayoría de los trastornos del sueño son prevenibles o pasibles de ser tratados, pero menos de un tercio de los pacientes que los sufren están bajo ayuda profesional.
Los trastornos del sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida del 45 % de la población mundial.
Un mejor conocimiento de las condiciones del sueño y la creciente investigación en el área ayudará a reducir el impacto de los trastornos del sueño en la sociedad.
Los tres elementos de una buena calidad del sueño son:
Duración: La duración del sueño debe ser suficiente para que el individuo esté descansado y alerta al día siguiente.
Continuidad: Los períodos de sueño deben ser idealmente sin fragmentación.
Profundidad: El sueño debe ser lo suficientemente profundo como para ser restaurador
Para más información: 
 
Te.  15 55 96 20 63
fundacionargetinadelsueño.org.ar
info@fundacionargentinadelsueño.org.ar
Marcelo T. de Alvear 2420 4º 19  Buenos Aires
Departamento de Posgrado, Universidad Austral
posgradofcb@austral.edu.ar
 
Tel.: (54) 230-448.2574 / 2572
Fax: (54) 230-448.2233
 
Fuente: hospitalaustral.edu.ar 17/3/2017
Su voto: Nada