Por primera vez la justicia investiga a un peluquero por utilizar un producto prohibido por la ANMAT

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
El dueño de una peluquería de la localidad bonaerense de El Palomar será indagado por el uso de un alisador para el cabello con alta concentración de formol, que no figura en el listado de productos legales elaborado por la agencia reguladora. Se lo acusa de “comercialización de sustancias peligrosas para la salud”.
 
Ya a fines de los 90, las autoridades sanitarias argentinas pusieron el foco en el uso de productos para alisar el cabello a base de formol. El boom de su uso en peluquerías alertó a los especialistas, preocupados por los efectos en las personas que reciben el tratamiento y en la salud de quienes lo aplican. Por eso, se realizó un listado de marcas autorizadas, que cumplen con las normas de la agencia reguladora nacional, el cual se actualiza cada año. Pese a esto, la oferta no bajó, y se pueden conseguir muchos de los alisadores en comercios, sin mayor control. Esta semana, por primera vez, la justicia comenzará a investigar al dueño de una peluquería por el uso de uno de estos tratamientos capilares con una concentración de formol elevada, prohibido por la normativa actual. Se lo acusa de “comercialización de sustancias peligrosas para la salud”. Detalles del proceso y una guía para saber qué productos se pueden usar, y cuales son peligrosos. 
 
El propietario de una peluquería de la localidad bonaerense de El Palomar será indagado ante la justicia por el uso de un alisador de pelo con una alta concentración de formol. Según el sitio fiscales.gov.ar, la justicia citará al hombre por aplicar y vender un producto “que contendría formol con un 30 o 40 por ciento de concentración”, algo que está prohibido explícitamente por las guías de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Según la agencia, este tipo de concentración representa “un riesgo para la salud”, ya que puede provocar “caída del cabello, afecciones permanentes del cuero cabelludo y potencial riesgo cancerígeno”. 
 
La medida judicial la tomó el l fiscal federal de Morón Sebastián Lorenzo Basso, por la cual el juzgado federal Martín Ramos indagará al peluquero Federico Vanucci, bajo los términos del artículo 201 del Código Penal de la Nación, destacó el mismo sitio de noticias, dedicado a la actualidad judicial. La investigación se inició a raíz de una denuncia de la Dirección de Vigilancia de Productos para la Salud de la propia ANMAT, que estableció hace un tiempo que el formol (formaldehido) se encuentra permitido “en una concentración de entre 0,1 y 0,2 por ciento como sustancia conservante y de 5 por ciento como endurecedor de uñas”. Es decir, está prohibido su uso como alisar el cabello. 
 
Con la oferta de alisadores en pleno boom, la ANMAT emitió una guía donde no sólo se recordó la prohibición de las altas concentraciones del formol, sino que se marcó los peligros para la salud de su uso y aplicación. La agencia afirmó en estos materiales que “se están vendiendo vía Internet y están siendo aplicados en algunos salones de belleza productos no registrados ante la ANMAT formulados en base a formol, que pueden resultar perjudiciales para la salud, provocando presentación de cuadros alérgicos, irritación ocular, enrojecimiento, lagrimeo y dermatitis”. 
 
“Los alisadores capilares convencionales se formulan en base a sales del ácido tioglicólico. Si bien los formulados en base al ácido tioglicólico tienen un olor particular, los preparados en base a formol poseen un olor más fuerte y penetrante que resulta picante e irritante. También es diferente la técnica de aplicación de uno y otro tipo de producto. Los convencionales después de un tiempo de exposición, necesitan ser neutralizados con un agente utilizado para tal fin, paso que exige enjuague posterior. La técnica de empleo de los productos en base a formol, se caracteriza por la aplicación del preparado sobre el cabello mecha por mecha, acompañada por el simultáneo alisado del cabello con cepillo, bajo exposición a calor, sin necesidad de posterior neutralización ni enjuague”, informó la entidad. 
 
Ante esto, la ANMAT emitió varias disposiciones para regular estos productos. Una de ellas, la 1112/99, incluye los listados que enumeran las sustancias de uso prohibido, de uso con concentración limitada, los filtros solares de uso permitido, los conservadores y los colorantes permitidos para ser utilizados en productos cosméticos. Además, se creó un listado de marcas autorizadas, para que los consumidores las conozcan (ver archivo adjunto). 
 
En cuanto a la causa iniciada contra el peluquero, la causa se inició luego que la Policía Federal allanó el local y secuestró un bidón con la inscripción "Balsan Keratina hidrolizada" y un spray con el logo "Shock Queratinico VIP", que eran utilizados para tratamientos de alisados. Las sustancias secuestradas fueron analizadas por Anmat, que concluyó que se trataba de productos apócrifos en cuanto a sus envases y que la muestra de Keratina hidrolizada contenía formaldehido en un 11,4 por ciento P/P y la del Shock Queratinico presentaba la misma sustancia en un valor de 2,4 P/P. El 14 de febrero de 2017 Vanucci quedó imputado por tener en su poder al momento del allanamiento, y con pleno conocimiento de ello, sustancias peligrosas para la salud, disimulando su carácter nocivo.
 
Fuente: miradaprofesional.com 10/3/2017
Su voto: Nada