Realizaron en el Hospital El Cruce el 1° autotrasplante renal a una niña de 11 años

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp


El equipo de profesionales del Programa de Trasplante Renal del Hospital de Alta Complejidad en Red El Cruce-Néstor Kirchner de la localidad de Florencio Varela

Allí se realizó el primer autotrasplante renal a una niña de 11 años. Padecía una falla renal e hipertensión arterial severa, y para revertir este cuadro la mejor alternativa que encontraron los médicos fue optar por este tipo de procedimiento. El autotrasplante renal, una intervención compleja que demandó siete horas y el trabajo simultáneo de dos equipos médicos. A cuatro meses de la intervención Aldana se encuentra muy bien y disfrutando de la vida.

 
Aldana vive en el partido de San Martín, provincia de Buenos Aires, junto a su familia. Su vida era normal; asistía a la escuela y jugaba con sus amigos. Hasta que un día comenzó a sentirse mal. Una descompostura generalizada. Por eso, su madre la lleva al Hospital Municipal Dr. Diego Thompson de San Martin. Los médicos le dicen que tenía una gastroenterocolitis. Transcurrían los días y su estado de salud no mejoraba. La derivan al Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata porque estaba con fallo renal y repercusión de su estado general. Allí permanece internada varios días. Su estado de salud seguía deteriorándose, perdía peso y presentaba presión arterial muy alta. Ingresa con un cuadro de nefritis, es decir, una inflamación del riñón. “Los valores de creatinina aumentados para su edad, estaba deshidratada pero no teníamos en claro la causa de este cuadro de insuficiencia renal”, explicaron los Dres. Oscar Amoreo y Paula Bresso.
 
“Nos llamó la atención su hipertensión arterial severa para su edad. Se le realizaron varios estudios: ecografía doppler color renal, ecografía abdominal, angioresonancia y tomografía. Detectamos que era portadora de una fibrodisplasia bilateral de arterias renales. Lo que significa una estrechez de las dos arterias renales, una malformación que traía de nacimiento y empezó a ponerse de manifestó. Esto le provocó la hipertensión arterial severa y el fallo renal. “Tenía las arterias de los riñones muy estrechas y era complejo por su edad y su bajo peso implementar un tratamiento”, explicó el Dr. Amoreo.
 
Fue así que la derivan al Hospital El Cruce. Reciben a la niña los nefrólogos del hospital y recurrimos al cirujano Marcelo Barán que trabaja en el equipo de Trasplante Renal de El Cruce. Barán decidió someter a la pequeña Aldana, y junto con el Dr. Claudio Baldarena, a una “nefroureterectomía videolaparoscópica izquierda”, es decir se le sacó el riñón izquierdo. Con la misma técnica que se utiliza en el donante vivo para trasplante de riñón.
 
El autotrasplante renal, detalles de una minuciosa intervención
 
El Dr. Marcelo Barán fue el encargado de realizar el procedimiento “le sacamos el riñón por medio de la cirugía laparoscópica, por una incisión realizada en la fosa ilíaca derecha, que fue muy dificultoso por la gran cantidad de fibrosis que había alrededor de los vasos renales. Una vez que teníamos el riñón fuera del cuerpo lo acondicionamos en lo que se llama cirugía de banco, lo enfriamos, le sacamos la sangre y se reparó la arteria renal mediante un parche con vena gonadal tomada de la misma paciente. Posteriormente implantamos el riñón a través de la misma incisión por la que se extrajo.”
 
Esto como primera cirugía para evaluar cómo evoluciona este riñón y para ver qué hacemos con el otro que también está dañado. Ya llevamos varios meses y el riñón intervenido aumentó de tamaño y está muy bién. La paciente se encuentra mejor, aumentó de peso, de cuatro drogas que usaba para manejar la presión arterial ahora usa dos, en dosis bajas y su presión arterial está controlada”, sostuvo el Dr. Barán.
 
Fuente: hospitalelcruce.org 19/2/2017
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.