“Con el kirchnerismo, no hubiera comprado un canal como América”

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

El CEO de Swiss Medical adquirió el 40% de la señal y Radio La Red. Sostiene que en nuestro país los medios son rentables y que no los usará para potenciar sus otros negocios.
Claudio Belocopitt cerró esta semana la compra del 40% del Grupo América, que tenía en su poder Francisco de Narváez. El dueño de Swiss Medical Group, que en las últimas semanas presentó una millonaria demanda contra OSDE, compartirá el control junto a Daniel Vila y José Luis Mazano de América TV, la señal A24, Radio La Red, el sitio Pimicias Ya y el Canal 10 de Junín. Belocopitt, de 54 años, cuenta que heredó de su papá la vocación por el negocio de la salud, y de su mamá la “parte artística”, quien actuaba y daba clases de teatro. Fue productor de Antonio Gasalla, socio de Hadad, en Canal 9, y de Tinelli, en Radio del Plata.  
 
—¿Cómo se dio su entrada al Grupo América?
 
—Siempre miro operaciones en medios. Hace varios meses que se había presentado la posibilidad de que De Narváez se desprenda de su parte y ahí empezó este proceso de análisis, que se aceleró en el último par de meses. Tomamos contacto con Daniel Vila, le pregunté si le parecía bien y acordamos. Siempre ha sido difícil entrarle a estos activos porque no se venden. Y lo que se ha vendido, fueron operaciones importantes. América está bien, ordenado. Creemos que es una plataforma para todo lo que se viene en materia de comunicación.
 
—¿Es negocio tener medios en la Argentina?
 
—Yo creo que sí. Sostengo que los medios de comunicación son atractivos. La marcas y la masividad se producen a través de los medios.  
 
—¿No se compra un dolor de cabeza?
 
—Acá no hay que confundir. Si analizás los cuatro canales de aire, algunos más y otros menos, se trata de empresas rentables. Por ahí es distinto con lo que pasó con algunos otros medios chicos o con más pauta dependiente del Gobierno. Telefe, por ejemplo, se ha vendido porque es rentable. Esta es una industria como otras y estoy convencido que tienen rentabilidad en sí mismos. Es más, este tipo de empresas en el mundo son activos recomendados porque su crecimiento es importante.
 
—En la Argentina, ¿dan más poder o más plata?
 
—Uno no es naïf. Acá o en cualquier lugar, son generadores de opinión y un factor de poder distinto. Yo no tengo negocios con el Estado. Mi actividad es privada y no es lo que uno ha estado acostumbrado a ver en materia de medios en los últimos años. Busco que el medio funcione, sea rentable y un negocio en sí mismo.
 
—¿Considera que puede potenciar su negocio de la medicina privada?
 
—Me lo puede potenciar como una plataforma publicitaria, por ejemplo.
 
—¿Y en los contenidos?
 
—No le podés sacar a ningún medio la credibilidad porque eso es pata corta. ¿Qué podría recomendar, que la gente contrate medicina privada? Eso lo hice siempre. Esta no es una plataforma dedicada a mis otros negocios.
 
—Admitiendo que usted no va a bajar línea, ¿cómo cree que tratarán los periodistas de América y la Red el conflicto entre OSDE y SMG?
 
  —Lo haría con la verdad. Cuando presenté la denuncia dije la verdad. Eso expondría en mi medio y en cualquier otro que me inviten. OSDE tendrá la misma posibilidad de ir a América a responder y plantear sus cuestiones. Cualquier dirigente de OSDE debe tener la absoluta tranquilidad que puede ir a América a responder lo que yo he planteado.
 
—¿Se va a meter en la parte artística o periodística?
 
—La gestión del canal está bien, lo pusieron en un nicho súper interesante. Puedo aportar desde el punto de vista de estructura financiera, de proyectos de inversión, de números, antes que definir si un programa va o no. Puedo aportar la visión de un televidente con un poco más de expertise, de ver los ratings desde hace mucho tiempo, pero los que están lo hacen bien.
 
—En todos estos años De Narváez pareció corrido de la toma de decisiones del Grupo. ¿Cree que a usted le puede pasar lo mismo?
 
—Creo que su gestión en América coincidió con todos estos años en los que estuvo abocado a su vida política.  
 
—¿No lo dejaron de lado sus otros socios?
 
—No, él tenía sus propios directores. He sido recontra bienvenido por Daniel (Vila) y su gente. Soy un socio más. Como éste es un tema que me interesa y me gusta, voy a seguirlo de cerca, a estar y a preocuparme. En determinados temas, sé que los que saben son ellos y está muy bien que así sea.
 
—¿Qué aprendió de Hadad en su paso por Canal 9?
 
—Es uno de los creadores más geniales que tiene el mundo de los medios. Hay que mirar todo lo que ha logrado y pese a que alguno le caiga más o menos simpático, es definitivamente impactante y exitoso. Debe ser uno de los tipos que más conoce cómo hacer periodismo y generar valor.
 
—Si hubiera surgido la posibilidad de comprar América durante el kirchnerismo, ¿lo hubiera hecho?
 
—Seguramente no. En la última etapa del kirchnerismo, hubiese andado más o menos bien con un medio porque no tenía una buena relación con el gobierno, más bien era mala. No obstante, no dejé de invertir nunca en el país. Tenía infinidad de peleas y problemas con el anterior gobierno, y haber entrado en los medios en ese momento hubiese sido algo más complejo. No estaban dadas las condiciones para que hiciera un desembarco de estas características en un canal como América.
 
—¿Hubiera sido uno de los empresarios perjudicados por la pauta y por los embates de los funcionarios?
 
—El kirchnerismo tuvo una excesiva atención a la situación con los medios e hizo una disputa permanente. Creo que los medios son importantes pero los gobiernos lo son mucho más.
 
—¿En qué estado está su denuncia contra OSDE?
 
—Tengo que esperar a que la Justicia defina y el Gobierno actúe. Hice una denuncia sobre un hecho que existe y después un fiscal lo corroboró y presentó una denuncia penal, diciendo que acá esta plata no se aportó. OSDE y algunos medios le bajaron el precio a la denuncia y la transformaron en una guerra entre prepagas, bajo el error de que OSDE no es una prepaga. Como si se tratara de una disputa comercial y no un delito.
 
—¿Qué plazos maneja para que se resuelva?
 
—No da para mucho más. Hay una determinación de deuda de la Superintendencia de Salud.
 
—Usted dice que la deuda es por $ 16 mil millones y OSDE sostiene que es mucho menor.
 
—Hay un dictamen de la Superintendencia de hace un mes que habla de $ 12 mil millones. No serán 16 serán 12, pero la deuda existe. Esto va a terminar en que OSDE va a pagar.
 
Aportó para Macri: “Ahora será otra historia”
 
Claudio Belocopitt estuvo enfrentado con el gobierno de Cristina Kirchner, especialmente en los últimos años y fue aportante de la campaña presidencial de Mauricio Macri.
 
—¿Cómo es su relación con Macri?
 
—Lo conozco, pero no tengo una relación de amistad. El es el Presidente y yo soy un empresario grande en la Argentina que invierte desde hace años.
 
—Fue aportante en su campaña, ¿considera que eso lo condiciona como empresario de medios?
 
—No era empresario de medios en ese momento. Y ésa es otra discusión que debe darse en la Argentina. Si cada uno desde su lugar decide colaborar para acompañar hacia donde quiere que vaya el país, me parece que eso no está mal. Igual, mi situación actual cambia, como hombre de medios esto no puede existir. De acá para adelante será otra historia.
 
—¿Cómo le fue con este gobierno?
 
—El año no fue bueno. Eso no significa que esté mal. La lógica indicaba que para salir de la situación económica que estaba la Argentina en 2015 había que producir cambios, que iban a generar cimbronazos. El Gobierno logró grandes aciertos. Pero la economía sufrió un parate, la inflación de 2016 fue alta, lo que generó un impacto en el bolsillo de la gente y de las empresas. En los próximos meses veremos los resultados. 
 
Fuente: perfil.com 19/2/2017
Su voto: Nada