Ante el faltante de medicamentos, insisten con un proyecto para reformar la ley de genéricos

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
 
La titular de la Comisión de Salud de la cámara de Diputados presentó la iniciativa, que busca corregir “el lobby de los laboratorios”.
Con los faltantes, insiste en su aprobación, para que todas las recetas lleven el nombre genérico del tratamiento. “Queremos que se encare el medicamento como un bien social”, sostuvo la autora de la iniciativa. 
  En los últimos días, en varias provincias hubo denuncias por fáltate de medicamentos, entre ellos tratamientos oncológicos. Esta realidad, que se repite dese el año pasado, volvió a impulsar un proyecto para reformar la conocida ley de genéricos, que permite reemplazar por marcas alternativas los fármacos que receta el médico. Esta iniciativa, que da a los farmacéuticos un rol fundamental, se encuentra en estudio en la cámara de Diputados, impulsada por la titular de la Comisión de Salud. La autora aclaró que no se busca terminar con la normativa, sino corregirla para evitar “el lobby de los laboratorios”. Mientras espera tratamiento, la falta de varios medicamentos preocupa en todo el país. 
 
La ley de prescripción por nombre genérico fue aprobada en agosto de 2002, un proyecto que contó con un amplio político. Desde el año pasado, la diputada entrerriana Carolina Gaillard busca reformar esta normativa, para lograr que sea obligatorio recetar sólo por el nombre genérico del medicamento, “suprimiendo definitivamente las marcas comerciales en las prescripciones médicas”. Ante el nuevo faltante de algunos tratamientos, la legisladora quiere que se profundice esta idea, para salvar la situación que se viene dando desde el año pasado, cuando cambiaron las autoridades del Ministerio de Salud nacional. 
 
“En este momento hay un único proyecto presentado, que no apunta a derogar la ley de genéricos sino a corregir un abuso. La ley actual, del 2002, dice que el médico puede prescribir por el nombre genérico de la droga o por el nombre comercial, en algunos casos específicos. Y esa posibilidad se transformó en la generalidad a partir del lobby de los laboratorios”, explicó Gaillard al diario Página/12. En esa nota, la legisladora remarcó que “proponemos una modificación para que sólo se pueda prescribir por el nombre de la droga. Apoyamos la producción pública de medicamentos, y queremos que los laboratorios públicos fabriquen de todo, no sólo los que llamamos ‘huérfanos’, que son los no rentables porque el mercado de los pacientes que los necesitan es muy pequeño. Queremos que se encare el medicamento como un bien social”. 
 
El proyecto propone la modificación de los artículos 2 y 3 de la Ley 25.649 que actualmente obliga a la prescripción por el genérico, pero deja abierta la puerta para que los médicos sugieran una marca o nombre de fantasía del medicamento. “Queremos que los ciudadanos elijan libremente qué marca comprar, y que esta no sea impuesta por el lobby publicitario de los laboratorios más importantes, que instalan determinadas marcas que son luego sugeridas por los profesionales de la salud a través de las prescripciones médicas en desmedro de la capacidad adquisitiva de los pacientes”, enfatizó Gaillard. 
 
En cuanto a los faltantes, en estos días se comenzaron a notificarse nuevos problemas, en este caso en tratamientos oncológicos entregados por el PAMI. El revisor de cuentas del Colegio de Farmacéuticos de Corrientes, Ricardo Peris, dijo que no sólo hay retraso en esos medicamentos sino en otros que entrega la obra social nacional. “Hay mucha faltante momentánea de drogas. Esto sucede porque algunos laboratorios cierran durante enero y también porque la parte de comercialización trabaja bastante mal este mes. Creemos que en febrero se normalizará el abastecimiento cuando vuelva a su curso habitual la cadena de comercialización”, explicó Peris al diario El Litoral. 
 
En relación a los productos farmacéuticos que no se encuentran mencionó: “Faltan antisépticos y paracetamol, por ejemplo. Debemos sustituir algunas marcas y tratamos de que el cliente no se vaya sin la droga”. “Hay que llevar tranquilidad a la gente porque la ley de sustitución permite esto mismo, sustituir algún medicamento que no se encuentra por una droga similar de otra marca”, dijo Peris y agregó que “la entrega de medicamentos oncológicos no debería tardar más de 72 horas”. 
 
Durante este mes, otras provincias denunciaron esta realidad. Desde el Colegio de Farmacéuticos platense advirtieron que los jubilados tienen problemas para adquirir medicamentos oncológicos debido al nuevo sistema implementado por el PAMI para las autorizaciones, un inconveniente que el organismo prometió resolver en las próximas dos semanas. A través de un comunicado, la entidad señaló que en las últimas semanas hubo varias farmacias platenses en las que los jubilados tuvieron "inconvenientes por no poder recibir sus medicamentos para tratamientos oncológicos", una situación que "genera una importante preocupación". 
 
"La problemática se debe a un nuevo sistema implementado por el PAMI" para autorizar esos fármacos, para lo que ahora "se necesita efectuar un trámite de reempadronamiento en las Unidades de Gestión Local (UGL) de PAMI", señalaron los farmacéuticos. Fuentes de PAMI reconocieron la demora y admitieron que era algo previsible por el cambio de sistema, ya que se generó un "cuello de botella" que retrasó las autorizaciones, pero aseguraron que "bajo ningún concepto los jubilados tendrán problemas para conseguir la medicación oncológica".
 
Fuente: miradaprofesional.com 14/2/2017
Su voto: Nada