“El dengue llegó para quedarse”

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp


Graciela Ocaña reiteró en la Comisión de Salud que la situación es “grave” y negó que se oculte su magnitud por razones políticas. Criticó a los medios que difunden información falsa. Ayer fue desmentido en Salta un supuesto caso fatal de dengue.

   
Apenas sentada al micrófono, afirmó que se trata de un “brote epidémico”, que es “uno de los mayores problemas de salud pública” en el mundo en general y en las Américas en particular, que los centros neurálgicos de la enfermedad se encuentran en Chaco y Catamarca, aunque se ha desparramado por otras provincias. Poco después, Graciela Ocaña dijo, también, que “el dengue llegó para quedarse” y “la situación es grave”. Invitada por la Comisión de Salud y Deporte del Senado a exponer en la reunión sobre “análisis y acciones en torno de la problemática del dengue en nuestro país”, la ministra insistió en desmarcarse de cualquier intento por ocultar el problema: “No voy a tener problemas en dar las cifras, aunque haya muertos. Pero aquí no se trata de la tómbola de las cifras. La situación es grave, mucho más grave que en años anteriores”. Al tiempo que Ocaña daba explicaciones ante los senadores, el Ministerio de Salud informaba oficialmente que son más de 7700 los contagiados, de los cuales 7415 son autóctonos y 319 importados, mientras que 223 aún se encuentran bajo estudio y pendientes de confirmación. Ayer, en Salta fue desmentido que la muerte de una mujer el domingo pasado haya sido por dengue.

Flanqueada por el viceministro Juan Carlos Nadalich, el director nacional de Prevención de Enfermedades y Riesgos, Hugo Fernández, y la presidenta de la Comisión, Haydée Giri (Córdoba, FpV), Ocaña enfatizó que acciones de prevención como la fumigación o de tratamiento como la asistencia sanitaria no son suficientes, porque existe una instancia doméstica en la cual el Estado no tiene acceso directo: “Tenemos que dar una pelea y el enemigo en común es el mosquito”.

La reunión comenzó a las seis menos diez de la tarde, cuando ocho de los 15 integrantes de la Comisión ocuparon sus lugares en un Salón Illia atestado de periodistas. Además de Giri, se encontraban Carlos Salazar (Tucumán), Silvia Gallego (La Pampa), Ada Maza (La Rioja), Nanci Parrilli (Neuquén), Selva Forstmann (Santa Cruz), María Colombo (Catamarca) y Elena Corregido (Chaco). El radical Gerardo Morales (Jujuy) participó también del encuentro, a modo de invitado, y fue quien inició la ronda de preguntas posteriores a la exposición de la ministra. Se encontraban en el lugar, además, los ministros de Salud de Tucumán y Jujuy, y un representante de la Organización Panamericana de la Salud, que colabora con el Ministerio de Salud nacional a modo de consultor especial sobre dengue. A media hora del comienzo, se sumó Miguel Angel Pichetto.

“Argentina tiene brotes de dengue desde 1997, pero han sido esporádicos y siempre han estado muy vinculados a las situaciones de los países vecinos”, historió Ocaña al comienzo de los cerca de 40 minutos de su exposición, tras lo cual destacó que hasta 2008 era una enfermedad registrada en Salta, Jujuy, Misiones, Formosa y Corrientes. Sin embargo, indicó, a partir de la alerta sanitaria declarada el 23 de enero por el ministerio, habida cuenta del brote surgido en Bolivia y la ratificación de los casos en Salta, “se comenzó a pensar acciones directas de trabajo en Orán y Tartagal, zonas especialmente castigadas en ese momento, y también en las provincias de Jujuy, Chaco y Catamarca”. En el planteo de la ministra, son dos los escenarios que se abrieron desde entonces: por una parte, la situación de los casos importados, todos ellos originados no en la circulación viral sino en el tránsito de personas, “algo que es imposible de controlar”. Actualmente involucra algo más de 300 personas y se registra en la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Santa Cruz, Mendoza, La Pampa y Entre Ríos.

“Prácticamente, si uno dibuja esto en un mapa, parece que el dengue está en todo el país, pero en realidad es una sensación, porque los casos autóctonos están concentrados en Catamarca, Chaco, Jujuy, Salta y Corrientes.”

Tanto Ocaña como los especialistas del ministerio y los senadores presentes coincidieron en señalar el papel jugado por los medios de comunicación en el caso del dengue, tanto para actuar reprimendas por la divulgación de casos no confirmados –”como el del niño que dijeron que había muerto y nadie lo había visto nunca”, recordó la ministra– como para solicitar, con insistencia, la repetición de las medidas de higiene capaces de evitar la reproducción del mosquito. Ayer, en Salta, el gerente de la clínica San Vicente de Paul desmintió la información divulgada el lunes, según la cual la muerte de una ex concejal de Orán fue por dengue.

“Evitar que esto crezca es un trabajo colectivo. No es un tema que va a pasar este año –destacó Ocaña–, pedimos a la ciudadanía que contribuya, por ejemplo, limpiando sus patios y sus fondos. El mosquito se ha desarrollado, se ha adaptado y tenemos condiciones climáticas adecuadas para que viva.”

Al término de la exposición de la ministra, la comisión aprobó un dictamen para declarar la emergencia sanitaria en Catamarca, Chaco, Salta y Jujuy, además del alerta epidemiológico en todo el país.

Fuente: Página 12

Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.