Gualeguaychú: Hoy la Superintendencia de Salud de la Nación determinará el futuro de AGOS

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Con la llegada de Luis Scervino, se esperan definiciones concretas para la clínica. Todo indicaría que con una deuda acumulada de más de 20 millones de pesos, la única salida posible sería la quiebra del sanatorio y que sea luego tomado por otros inversores que comiencen desde cero y con otro nombre. 
 
Hoy a las 10:30 se espera la llegada a Gualeguaychú del superintendente de Salud de la Nación, Luis Scervino, en la que se determinará el futuro de AGOS. 
 
Se estima que el encuentro se producirá a partir de las 11 de la mañana en el Concejo Deliberante, donde estará el intendente Martín Piaggio, el secretario de Desarrollo Social y Salud Martín Roberto Piaggio, el director sindical de la clínica Rubén Fernández, el presidente de la administración Telmo Martínez y se decidirá a último momento si el resto de los empleados pueden estar presentes o deberán esperar a fuera de la reunión. 
Ayer a la mañana, en la clínica los empleados, seguían realizando guardias de cuatro horas por turno, y eran pesimistas sobre el futuro del sanatorio bajo la administración sindical. 
 
En la reunión que mantuvo Scervino, el viernes pasado con funcionarios municipales y los directivos de AGOS, le pidió que para poder sacar a flote la clínica se debía buscar inversionistas. 
 
De acuerdo a versiones de los propios empleados, habría inversionistas del sector privado de la salud, interesados en hacerse cargo de la clínica, pero AGOS, tendría que ir a la quiebra.
Esto permitiría que los nuevos dueños arrancaran de cero, con toda la capacidad instalada y con 5.100 cápitas del PAMI a disposición, lo que le significaría un ingreso de dinero importante para la nueva administración y enfrentar así un programa de mejoras en el edificio, que hace años carece de mantenimiento. 
 
De darse esa posibilidad, el sistema de salud local podría seguir contando a mediano plazo de las cuarenta camas de internación de segundo nivel, de los cuales seis son de terapia intensiva, lo que le sacaría presión al Hospital Centenario, que con el comienzo del otoño, esperan que a partir del mes de mayo se disparen las patologías de invierno entre los adultos mayores, en un contexto donde no habría camas para poder realizar las internaciones. 
 
Sin embargo, la incorporación de un nuevo inversionista, no resolvería la situación laboral de los 54 empleados, de los cuales el 50 por ciento de la planta laboral se quedaría sin trabajo y sin ningún tipo de ingresos, al ser personal administrativo y de maestreanza. 
El otro 50 por ciento pertenece al personal de enfermería, de los cuales muchos de ellos ya están trabajando en otro centro de salud, no obstante sus ingresos también se redujeron significativamente.
Hace unos días atrás los empleados cobraron 5 mil pesos cada uno de un saldo que quedó del PAMI, que se distribuyó en partes iguales y sirvió para completar el sueldo de enero, en la que se había cobrado un 70 por ciento, y parte del de febrero. 
 
Rercordemos que la deuda promedio de AGOS con los empleados es de 30 mil pesos saldos que quedaron de ajustes salariales y aguinaldos impagos, sin contar intereses. 
 
Fuente: diarioelargentino.com.ar 22/03/2016
Su voto: Nada