Catamarca: Médicos a juicio por causar la muerte de un hombre

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

El hecho fue hace 8 años. El hombre había sido operado de hemorroides. El pos operatorio fue el problema.
Médicos a juicio por causar la muerte de un hombre.

JUICIO: DOS GALENOS DEBERÁN RESPONDER POR HOMICIDIO CULPOSO

Dos médicos fueron enviados a juicio imputados del delito de "homicidio culposo” sindicados de haberle causado la muerte a un joven por el accionar negligente en el posoperatorio inmediato. El hecho ocurrió en 2007 y nulidades y oposiciones interpuestas por las defensas de los galenos retrasaron la causa.
 
El juez de Control de Garantías, Ramón Porfirio Acuña, confirmó la elevación a juicio de la causa que tiene como imputados al médico cirujano Carlos Cataldo y al médico anestesista Rodolfo Biava.
 
En base a la investigación realizada por la fiscalía de instrucción Nº 7 a cargo del caso, todo se inició el 30 de abril de 2007 alrededor de las 8.30 cuando el joven René Oscar Cordero fue ingresado a la sala de operaciones para ser sometido a una intervención quirúrgica programada de hemorroidectomia. Ésta estaba a cargo del médico Carlos Cataldo, interviniendo como anestesista el médico Rodolfo Biava y fue realizada en un sanatorio privado de esta ciudad.
 
Tras la operación el paciente, sin aún haberse recuperado de la anestesia suministrada, fue derivado a la habitación (una sala común) sin que ninguno de los médicos nombrados, como otro profesional médico designado a tales fines, ejerza el debido control que corresponde a fin de asegurar la normal recuperación del paciente antes de su derivación del quirófano.
 
Alrededor de las 12.15 en la habitación el paciente fue recibido por una enfermera no contando con control médico y ante la falta de respuestas del paciente a órdenes simples y concretas fue derivado, pero ya tardíamente, a Unidad Coronaria alrededor de las 13.40.
 
Cataldo, en su carácter de jefe de equipo médico, debió haber controlado la tarea desarrollada por el especialista hasta que el paciente se recuperara o hasta que fuera derivado a una sala de cuidados intensivos. El anestesista Biava no controló si el paciente se restableció o no de la anestesia previamente aplicada para así desarrollar las técnicas necesarias que la ciencia aconseja para restablecer los signos vitales del paciente.
 
Los médicos actuaron de manera negligente en el posoperatorio inmediato. Por esta causa el paciente sufrió un cuadro de hipoxia cerebral en estado de coma hasta que finalmente falleció el 19 de octubre de 2007 alrededor de las 10.30. Su deceso fue un paro cardiorrespiratorio, tal como lo señaló la autopsia realizada después.
 
Fuente: elancasti.com.ar 30/8/2015
Su voto: Nada