Nació prematuro, es un bebé de "alto riesgo" del Garrahan y ahora lo raptaron

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Desesperada búsqueda.Los padres del bebé fueron a buscarlo, golpearon salvajemente a los bisabuelos que lo cuidaban y, desde hace seis días, nadie sabe dónde está.
Leónidas Bueno nació a los 7 meses de gestación con un peso de 1,2 kilo. Pasó sus primeros meses de vida en incubadora y conectado a un respirador artificial, y logró sobrevivir. Todavía no cumplió un año y aunque sigue siendo considerado un paciente de “alto riesgo” en el Hospital Garrahan, ahora su vida vuelve a estar en peligro. Su mamá tiene una enfermedad psiquiátrica y su papá es un delincuente y, por lo delicado de su estado de salud, la Justicia decidió darle la guarda a sus bisabuelos. Pero los padres del bebé fueron a buscarlo, golpearon salvajemente a los bisabuelos que lo cuidaban y, desde hace seis días, nadie sabe dónde está.
 
“A mi nieta, Mariana, la criamos nosotros. Un día se fue de nuestra casa y apareció dos años después. Llegó con un muchacho y con el bebé recién nacido. Estaban todos en situación de calle”, cuenta a Clarín Helena Afonso Fernández, la bisabuela del bebé. “Cuando llevamos a Leónidas al Garrahan se dieron cuenta de que sus padres no podían cuidarlo, que el bebé no avanzaba y que estaba muy descuidado. Los médicos me pidieron a mí si podía hacerme cargo del bebé porque mi nieta estaba desnutrida y no tomaba la medicación psiquiátrica, los dos usaban el subsidio que le da el Estado por su discapacidad para comprar drogas y porque ella les contó que el padre del bebé era muy violento con ella y con el bebé”.
 
Helena (62) y su esposo, Juan Francisco Bueno (72) lograron que la Justicia les diera la guarda del nene, que a su nieta le dieran un botón antipánico y que libraran una orden de restricción para el padre. “Y un día mi nieta desapareció y volvió un mes después porque quería ver a su hijo. La dejé pero cuando le dije que no se lo podía llevar, me golpeó mucho. Eso fue en abril y no pudieron llevárselo”, sigue. 
 
Pasaron los meses y no supieron nada de la pareja. Mientras tanto, los bisabuelos se ocuparon de la salud del nene: “Lo llevamos al Garrahan todo el tiempo porque tiene un retraso motriz, toma medicación diaria y una leche especial. Además necesita una alimentación especial porque tiene problemas intestinales”. 
 
Pero el sábado pasado, alguien tocó el timbre de la casa de los bisabuelos. “Correo”, le dijeron. Cuando Helena abrió, el padre del bebé le trabó la puerta con un bastón, la golpeó, la empujó y atacó salvajemente al bisabuelo. Mariana Bueno Brodsky, su nieta, se llevó al bebé de la cuna. “Hasta ahora no apareció, ¿cómo aguantará otras 48 horas más? Es tan difícil de entender los tiempos de la Justicia”, dijo a Clarín María Fernanda Alvarez, la médica que lo atiende en el Garrahan.
 
Se refiere a que, desde el día en que se llevaron al bebé, la familia entró en un limbo judicial. Fueron y volvieron entre un juzgado y otro y, por los tiempos de la Justicia, aún no lograron que se libre una orden de captura. “Y mientras tanto Leónidas sigue sufriendo daños, no puede estar en la calle con su estado de salud. Con esta burocracia judicial lo van a dejar morir”, dice Helena. Los padres se llaman Lucas Gabriel del Valle Zamora y Mariana Gisele Bueno Brodsky. Leónidas es muy parecido a su mamá. Creen que podrían estar por Burzaco, donde tienen familia.
 
 
Fuente: clarin.com   27/8/2015
Su voto: Nada