Médicos a un clic de distancia


Es español y, desde Barcelona, expandió la firma de turnos online a la Argentina; este año prevé facturar 4 millones de euros.
 
Conoce muy bien a las personas. Sabe qué es lo que necesitan, qué tipo de seguridad demandan y cómo atenderlas. Tiene trato con médicos profesionales, pacientes y, en la misma medida, entiende cómo usar la tecnología a favor de ambos. Por eso, en 2007, creó Doctoralia una plataforma online de servicios médicos, que, entre otras cosas, brinda acceso a turnos con especialistas. Dice que cuenta con la ventaja de conocer muy bien cómo es el lenguaje de los pacientes respecto a sus miedos y siente que -en un modo moderno- se volvió un doctor emprendedor.
 
Frederic Llordachs (47) es el corazón y cabeza detrás de este proyecto que nació en España y conquistó México, Brasil, Colombia, Australia y, desde hace un año y medio, la Argentina. Es médico graduado de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, España, y más tarde hizo un MBA. Quiso dejar de lado la atención de pacientes para desarrollar su vocación de emprendedor, y "brindar miles de turnos a miles de personas, y conectarlas con miles de profesionales".
 
Con una inversión de 3000 euros, hace ocho años lanzó Doctoralia.com (que en la Argentina es Doctoraliar.com) y luego desarrolló la app. Ofrece el servicio en 20 países, registra más de 11 millones de citas por mes, cuenta con 125.000 profesionales inscriptos, tiene 130 millones de usuarios al año en todo el mundo y en el país suma más de un millón de usuarios mensuales. La facturación de 2014 fue de 2,5 millones de euros y espera cerrar 2015 con cuatro millones.
 
Contrario a lo que suelen hacer los portales de prestación de servicios, que cobran un porcentaje de cada consulta, los ingresos provienen de un fee mensual por una membresía premium. El acceso y la solicitud de turnos médicos son gratuitos, pero si se abona la cuota, se suman otros servicios, como la consulta online con un médico.
 
"Los médicos vivimos en una realidad muy anticuada. Como en medicina no se hacen cosas nuevas hasta que no son muy seguras, los profesionales tenían miedo de que figuren online datos privados", cuenta Llordachs desde Barcelona. Pero la comunidad creció: hoy, ofrece turnos con médicos especialistas, su plataforma permite reservar citas incluso por obras sociales y en la Argentina el servicio se extiende en las principales ciudades del país.
 
"Las personas creen que su tiempo es tan valioso como el del médico. No quieren esperar demasiado por una cita y necesitan confiar en un profesional -dice-. En España y en otros lugares, existía un problema sin solución: conseguir turnos y encontrar el médico adecuado para cada personalidad."
 
La detección de esta necesidad coincidió con otro fenómeno: cuando se le ocurrió el proyecto, en España recién se empezaban a poner de moda las redes sociales y, al ver que la gente navegaba en Internet en busca de respuestas a sus dolencias, sintió que su idea podía tener un gran público.
 
En la Argentina, la plataforma tiene casi 70.000 turnos disponibles, más de 90.000 profesionales, 8389 centros médicos, 14.420 preguntas respondidas por 1174 especialistas. Además, el emprendedor asegura que es el mercado en el que más creció en el último tiempo, gracias al alto nivel de demanda de calidad propia de la cultura local. "El nivel de exigencia que tienen los argentinos es muy bueno para todos; nos marca el nivel que debemos tener y ofrecer, no sólo a los pacientes, sino también a los profesionales", explica.
 
Según los datos de un estudio privado que hizo la empresa, uno de cada cuatro pacientes se conecta a Internet cada día para buscar temas relacionados con la salud, ya sea propia o de un ser querido. "El paciente ya está en Internet. Los profesionales tienen que estar también, sean médicos privados o de la sanidad pública; la gente los necesita y deben estar allí para ellos", concluye.
 
Fuente: lanacion.com.ar 22/8/2015
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.