C贸mo promover h谩bitos saludables entre adolescentes

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Un equipo interdisciplinario de profesionales del Hospital Italiano de Buenos Aires dejó su experiencia en nuestra ciudad respecto de la forma de trabajar en prevención, en esta franja etaria de la sociedad.

“El adolescente es un paciente que difícilmente llega al hospital; no es como el nene que es traído de la mano de la mamá o el papá. Elige venir o no y el día en que tiene contacto con el sistema de salud uno tiene que estar atento a poder “exprimir’ ese momento”, aseguraron los médicos pediatras del Hospital Italiano, que integran el Servicio de Adolescencia.

Llegaron a nuestra ciudad para contar cómo hacen para aprovechar aquella instancia en que el adolescente -generalmente sano- llega al establecimiento de salud para hacer prevención, de manera de brindarles información para que tengan hábitos saludables.

Los Dres. Cristina Catsicaris (jefa del servicio), Julio Busaniche (profesional de nuestra ciudad), Alfredo Eymann y Valeria Mülli ofrecieron una serie de charlas y talleres en el hospital de Niños Dr. Orlando Alassia sobre “Problemas actuales en la atención de los adolescentes”, destinados a profesionales, la comunidad y docentes de colegios secundarios.

La iniciativa surgió del grupo de trabajo de adolescencia de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) filial Santa Fe, y los médicos fueron recibidos por la Dra. Clara Anzaudo, jefa del Servicio de Adolescencia del Alassia.

El trabajo no es sencillo pero estos profesionales ponen todo su empeño para lograrlo. Según admitieron, durante la consulta, “primero nos ocupa un tiempo cómo le está yendo a ese adolescente con su vida, en líneas generales, qué le pasa con sus vínculos, con su inserción escolar o laboral. A partir de ahí, vemos en qué aspectos no está desarrollando todo el potencial que tiene si está sano, ya que la mayoría de los adolescentes lo están. Pero si el adolescente concurre por un problema de salud, la idea es tratar de focalizarlo y solucionarlo. En ambos casos, nos proponemos hacer tareas preventivas. Una de las más frecuentes es la prevención de hábitos no saludables”.

Pero “como cuesta que el adolescente que concurra al hospital”, insistieron, “tratamos de ir a las escuelas y junto con los docentes trabajamos la modalidad de taller, para que los chicos compartan sus creencias, sus conocimientos y sus experiencias, para que puedan informarse y sacar algún dato que les sirva para poder afrontar cuando se exponen a situaciones de riesgo con sus grupos de pares, para evitar caer en conductas que puedan traerles problemas serios de salud”, comentaron.

En este punto, aclararon que “tenemos que reconocer las limitaciones del sistema de salud para ayudar a los adolescentes. Con aquellos que consultan y tienen la posibilidad de acceder al sistema de salud los tiempos son acotados, al igual que las posibilidades que tenemos de introducir un cambio saludable. Pero los docentes tienen más oportunidades de contacto para poder acompañar a los adolescentes en el proceso de crecimiento y desarrollo, hasta transformarse en adultos”.

El rol de los adultos

Por otra parte, los profesionales admitieron que el trabajo de promoción de hábitos saludables en los adolescentes también apunta a involucrar a los padres en este tema. Por este motivo, “muchas veces en las escuelas también hacemos un llamado a los padres para que también puedan participar. Con la ley de salud sexual y procreación responsable, las escuelas tienen como una necesidad de estos temas y nos están pidiendo ayuda, para formar a los docentes y para tratarlo con los padres, que son los que permanentemente están con los chicos y necesitan alguna información de cómo manejar estas situaciones y estos temas”, reconocieron.

En este punto, los médicos aclararon que -como grupo- proponen correr la mirada del adolescente que tiene problemas (adicciones, tabaquismo, excesos con el alcohol) para tratar de advertir cuál es el rol de los adultos para que ello ocurra.

“Ponemos la mirada en la conducta de riesgo del adolescente porque es de lo que se muere, ya que es sano, pero los adultos tenemos tantas conductas de riesgo como ellos y somos sus modelos. Por eso, la idea es mirarnos como adultos y ver qué estamos proponiendo. Si el adolescente está en riesgo es probable que hayamos construido una sociedad de riesgo”, opinaron.

Y agregaron: “En esto no tienen un papel menor los medios de comunicación; los adolescentes gozan de una especie de mala prensa pero, en realidad, es cuando pasa lo que pensamos que no debería suceder: poner la mirada en el adolescente con problemas, cuando es la adolescencia la que nos pertenece a todos. El involucrarnos implica también el compromiso de los medios de comunicación, dentro de lo posible, para correr la mirada: cuando hay un adolescente que se metió en problemas hay que ver qué pasó con los adultos y la sociedad en donde ese adolescente vive”.

Por último, advirtieron que “existe un mito de que el adolescente atraviesa una crisis pero en realidad toda la sociedad la tiene cuando el adolescente crece, que es una crisis vital de la evolución del hombre, donde hay una inflexión en la evolución de esta sociedad, que ellos deberían disfrutar. Es un rol de todos nosotros hacer que la pueda disfrutar”.

El alcohol, la máxima preocupación

Los médicos del Servicio de Adolescencia del Hospital Italiano de Buenos Aires -también integrado por la Dra. Marcela Paz, que trabaja en clínica general y trastornos de la conducta alimentaria- admitieron que su “preocupación máxima” en el tema de las adicciones es el elevado consumo de alcohol entre los adolescentes.

“Es muy difícil este tema porque es una de las denominadas drogas legales a las que pueden acceder fácilmente. Los chicos lo usan recreativamente y se exceden los viernes y los fines de semana, en la previa, en la casa y en la calle. Después vemos las consecuencias y es la puerta de entrada a otro tipo de sustancias, que existen, aunque no las vemos con tanta frecuencia en el hospital como el alcohol.

También está la marihuana, que la olemos en la calle, que tiene sus efectos y sus riesgos para el desarrollo de los adolescentes con hábitos saludables, que es lo que nos interesa”.

En este sentido, la Dra. Clara Anzaudo, del Alassia, advirtió que este tema no escapa a la realidad local: “Tenemos casos de adicciones a edades cada vez más tempranas, sobre todo, cuadros por intoxicación o por otras patologías, como intentos de suicidios”.

Otro de los temas que preocupa a estos profesionales es la prevención del tabaquismo, motivo por el cual durante sus disertaciones en el Alassia ofrecieron “las herramientas a los profesionales para que sepan qué pueden hacer con el paciente adolescente que fuma. También se trabajó con los docentes revisando cómo se para uno frente al adolescente de hoy, qué significa ser un adolescente saludable o no”.

Capacitación virtual

El Hospital Italiano de Buenos Aires y su Instituto Universitario ofrecerá -del 15 de junio al 17 de septiembre- un curso de modalidad virtual sobre “Los problemas en la adolescencia”, destinado a profesionales médicos que interactúen con los adolescentes, aunque no está limitado a ellos.

Sus directoras son las Dras. Cristina Catsicaris y Valeria Mülli, pero será dictado por todo el equipo interdisciplinario del Servicio de Adolescencia de ese establecimiento de salud. Entre los temas que se incluirán figuran motivos de consulta más frecuente, los problemas del adolescente varón, embarazo adolescente, infecciones de transmisión sexual y trastornos de la conducta alimentaria.

Para mayores informes e inscripción, los interesados deberán comunicarse al teléfono (011) 4959-0200, internos 4518 y 4519; e-mail: campus@hospitalitaliano.org.ar; o en Internet: http://campus.hospitalitaliano.org.ar.

Mariana Rivera
Fuente: El litoral

Su voto: Nada Promedio: 5 (un voto)