Diez respuestas sobre la esclerosis múltiple

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

La Fundación INECO armó un decálogo con todo lo que debés saber.
Para entrar en tema, el Dr. Vladimiro Sinay, Jefe de la Clínica de Enfermedades Desmielinizantes de INECO, preparó un decálogo con todo lo que hay que saber sobre la esclerósis múltiple.
 
1- ¿En qué consiste la esclerosis múltiple?
Todos los animales contamos con un sistema para defendernos de la “invasión” de células ajenas. Los glóbulos blancos son el ejército con el que contamos para contrarrestar este ataque. Además de estos soldados, existe una gran cantidad de células y moléculas que colaboran con ellas de distinto modo, como facilitando la defensa o deteniéndola cuando la batalla a terminado. La mayoría de las veces esto es una infección donde el agresor es un germen, que obviamente es detectado como una célula extranjera. En otras ocasiones las células pueden pertenecer, por ejemplo, a un órgano donado y es por eso que nuestro sistema inmune puede rechazarlo.
 
La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune. En este grupo de enfermedades el sistema mencionado considera que un tejido propio posee células desconocidas. De este modo se produce una autoagresión lesionando un órgano o parte de él. En el caso de la Esclerosis Múltiple el ataque inicial es contra la mielina, con lesión colateral a las neuronas. La primera es el aislante de la conducción de la información transmitida por las últimas. Pero esto no queda aquí: se producen problemas secundarios. Las neuronas desmielinizadas están más expuestas a daños y mal manejo de su energía pudiendo perderse progresivamente por un fenómeno independiente de la inmunidad.
Con pérdida de mielina y neuronas la conducción nerviosa es inadecuada. Con una transmisión incorrecta de la información, las funciones cerebrales no son correctas generando síntomas neurológicos. Estos pueden ser en brotes o recaídas asociadas a las oleadas inflamatorias autoinmunes o bien lentamente progresivas relacionadas a la degeneración secundaria arriba mencionada.
Hoy en día contamos con un gran arsenal terapéutico para controlar el proceso de ataque y evitar de este modo la cascada de eventos a largo plazo.
Esperanza porque es la enfermedad neurológica donde se ha avanzado más profundamente en los últimos años en la investigación de sus causas y sus tratamientos.
 
2- ¿Cuántos pacientes la padecen en nuestro país?
No lo sabemos exactamente, los últimos datos publicados están alrededor de 18 cada 100.000 personas. Pero la prevalencia ha aumentado en todo el mundo en el último tiempo y los datos locales no están actualizados. Por este motivo, junto con un grupo de neurólogos argentinos estamos trabajando para actualizar estos datos y sospechamos que probablemente en la actualidad sea casi el doble de la cifra mencionada.
 
3-¿Cuáles son sus causas?
Se trata de una enfermedad multifactorial. Existen factores genéticos que sean tipificado: relacionados con las células del sistema inmune, el sistema de reconocimiento celular, las moléculas involucradas en la inflamación, los receptores celulares de dichas moléculas, entre otras.
Paralelamente hay factores ambientales que se han investigado como la exposición al sol, la vitamina D, la ingesta de sal, la obesidad, el tabaquismo y la contaminación ambiental, ciertos virus como el de Epstein Bar.
Sin duda una persona predispuesta en un contexto determinado es quien en ciertas ocasiones puede desarrollar esclerosis múltiple.
Sin embargo, hasta hoy, no contamos con datos suficientes como para recomendar alguna conducta o estudios preventivos para aquellas personas que nunca han presentado un síntoma, aún teniendo antecedentes familiares.
 
4- ¿Cómo se manifiesta?
En la mayoría de los pacientes con síntomas fluctuantes que aparecen y desaparecen llamados brotes o recaídas. En otros pacientes, luego de muchos años de enfermedad los síntomas pueden aparecer y progresar muy lentamente.
Las manifestaciones pueden ser visuales (disminución de agudeza o visión doble), debilidad, trastornos sensitivos, inestabilidad, incoordinación, problemas para orinar entre otros. Sin embargo, en el camino contrario, no siempre estos síntomas se presentan en la Esclerosis Múltiple, dado que son comunes a muchas enfermedades neurológicas. Por eso ante cualquier síntoma inhabitual se debe consultar a un especialista.
 
5- ¿Cuál es la relación entre la vitamina D y la esclerosis múltiple?
La vitamina D es una molécula que está en la dieta pero además puede ser fabricada por nuestro cuerpo con la ayuda de la exposición al sol. Sus funciones son múltiples como facilitar el mantenimiento adecuado de los minerales en los huesos o bien modular la respuesta inmunológica adecuada.
Desde hace muchos años, los epidemiólogos se preguntaban por qué los países ecuatoriales presentaban menor prevalencia de Esclerosis Múltiple que los países nórdicos y fríos. Por qué el haber nacido en verano disminuía el riesgo de la enfermedad. Eran simples asociaciones estadísticas donde múltiples factores influían y muchos de ellos independientemente influían en la enfermedad. Sin embargo la exposición al sol y la consiguiente síntesis secundaria de vitamina D podía ser una explicación.
Hoy en día contamos con investigaciones donde se ha probado que aquellos pacientes con déficit vitamínico presentan un curso más agresivo de la enf
 
6 y 7- ¿Qué función cumple esta vitamina tanto en la prevención como en el tratamiento? ¿Qué beneficios genera?
Es una pregunta difícil de responder con los datos actuales dado que no contamos con grandes estudios de tratamiento con la vitamina D a pacientes con Esclerosis Múltiple. Y mucho menos con estudios de tratamiento preventivo antes de que se desarrolle la enfermedad. Eso no significa que sí haya estudios exploratorios que sugieren que los pacientes con niveles adecuados se comportan mejor. Independientemente de esto, la vitamina D es indispensable para múltiples funciones corporales, y todo déficit vitamínico debe suplementarse. Por esto, la mayoría de los centros médicos que vemos estos pacientes dosamos los niveles de vitamina D y e caso de insuficiencia, la complementamos.
 
8- ¿Cómo puede el paciente incorporar vitamina D?
Es muy simple, por suplementos que se venden en cualquier farmacia y son muy económicos, con suplemento en a dieta o exponiéndonos al sol. Obviamente esto último tiene efectos nocivos, como todos sabemos, porque la irradiación solar sin protección puede ser generar enfermedades de la piel. Por este motivo nos inclinamos siempre por las dos primeras alternativas.
 
9- ¿Qué otros aspectos debe tener en cuenta el paciente para el tratamiento de su enfermedad?
El tratamiento de la enfermedad se basa en tres pilares hoy en día. El suministro de corticoides como antiinflamatorios ante una recaída. Segundo el tratamiento con terapias modificadoras de la enfermedad que modifican las recaídas y la evolución a largo plazo. Las medicaciones hoy disponibles en Argentina son: los Interferones, el acetato de glatiramer o copolímero, el fingolimod, la teriflunomida, el natalizumab y el alemtuzumab. Por último el tratamiento de los síntomas con rehabilitación y medicaciones que los mejoren.
 
10- Mensaje para el paciente con esclerosis múltiple
Trabajo y esperanza. Trabajo porque no se trata de una enfermedad mortal sino que potencialmente puede generar una discapacidad. Por eso hay que esforzarnos cada día para prevenir la aparición de nuevos síntomas y, en caso que los haya, trabajar para recuperarnos. Esperanza porque es la enfermedad neurológica donde se ha avanzado más profundamente en los últimos años en la investigación de sus causas y sus tratamientos.

Fuente: Clarín 25/05/2015

 

Su voto: Nada