UNASUR Salud

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

En la reunión del Consejo Sudamericano de Salud de UNASUR, se sostuvo que la formación y calidad de los recursos humanos y de la investigación constituyen áreas que requieren un trabajo conjunto. 

"La calidad de las instituciones formadoras de recursos humanos adquiere una connotación especial en el campo de la salud, porque nuestro quehacer está relacionado con los seres humanos, con salvar vidas y con evitar las muertes innecesarias". Así lo afirmó el director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Dr. Giorgio Solimano, quien dictó la conferencia magistral La salud en el cambio de época, en la reunión constitutiva del Consejo Sudamericano de Salud de UNASUR, realizada recientemente en Chile.

Hablando ante ministros de Salud de doce naciones, dijo que en los últimos años se ha visto en nuestro país una proliferación de instituciones formadoras que no se atienen a normas que aseguren la calidad. "En el caso de Chile, enfrentamos un tema fundamental, que es el de la acreditación de las instituciones y de los programas que imparten", advirtió.

El déficit global de recursos humanos en salud, las competencias inadecuadas, la mala distribución y migración de los profesionales, ambientes de trabajo negativos o deteriorados y el débil avance en la generación de conocimiento, fueron citados por el Dr. Solimano como los principales problemas que aquejan a los países de la región. A su juicio, en este campo hay una tarea en la cual las facultades de ciencias de la salud y otras "tenemos una responsabilidad que debe estar directamente relacionada con las necesidades que se plantean los países a través de los órganos responsables de las políticas y programas".

En este sentido, destacó el vínculo que debiera existir entre los gobiernos, el sector privado y las instituciones académicas para trabajar en la búsqueda de soluciones a los temas más apremiantes. "Esto es algo que algunos países han hecho bien, otros regular y otros tienen un largo camino por recorrer", agregando que, cuando se produce esta asociatividad y se cuenta con los recursos necesarios, los resultados son evidentes y van en beneficio de todos.

Para el director de la Escuela de Salud Pública, otra área en la cual la interacción entre gobierno y academia es de vital importancia es la investigación esencial en salud, ya que "un país no puede avanzar si no tiene una investigación pertinente, orientada a generar los conocimientos que se requiere para contribuir a resolver los problemas de salud de la población". Lamentó que en Chile los recursos destinados a este ámbito sean muy escasos y que, como ejemplo, de más de 700 anteproyectos que anualmente se presentan al FONIS, no se financien más de 30.

Finalmente, el Dr. Solimano manifestó que la constitución de UNASUR Salud, con todo el significado político y social que tiene, abre a los países que integran esta instancia, la posibilidad de atraer y hacer participar a otros actores de la sociedad. "Nosotros en las universidades estamos disponibles y deseosos de trabajar juntos por el bienestar de nuestra ciudadanía y, especialmente, de los que más lo necesitan", puntualizó.

Edición: Universia / RR
Fuente: Universidad de Chile

Su voto: Nada Promedio: 3 (un voto)