Mendoza: Vacunan a 33 mil embarazadas de tos convulsa

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Frente a este fenómeno nacional, aquí se apunta a las que cursan 20 semanas de gestación. Reciben una dosis de la triple bacteriana acelular para prevenir el contagio en bebés menores de dos meses.

Las embarazadas que hayan superado las 20 semanas de gestación son destinatarias del nuevo refuerzo de vacunación contra la tos convulsa mediante la colocación de la triple bacteriana acelular.

La estrategia del Ministerio de Salud de la Nación surgió luego de un brote de casos de la enfermedad registrado durante el año pasado, que derivó en la muerte de 39 bebés, el 75% de ellos menores de dos meses. Es decir, fallecieron antes de recibir la vacuna pentavalente (DPR-HB-Hib) dispuesta en el calendario oficial de vacunación.

El objetivo es que los niños desarrollen los anticuerpos a través de la placenta mientras están en la panza de su madre, porque los contagios de esta enfermedad respiratoria producida por la bacteria Bordetella pertussis se producen cuando un adulto o un hermano mayor contrae la infección y la transmiten al pequeño que no tiene defensas.

El resurgimiento de esta enfermedad en Argentina concuerda con una tendencia en todo el mundo, a pesar de que la vacuna está colocándose desde el siglo pasado.

Esto se explica, en parte, porque no todas las personas completan el esquema de vacunación como corresponde, dando lugar a la circulación de la bacteria. También se ha desarrollado porque luego de 10 años, la inmunización decae y es necesario volverse a vacunar.

“La tos convulsa o coqueluche es una enfermedad respiratoria de muy fácil transmisión. Es importante señalar que ni la infección natural, ni la vacuna generan defensas de por vida y por este motivo es que son necesarios varios refuerzos en el esquema de vacunación”, explicó Carla Vizzotti, jefa del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (Pronacei) de la cartera sanitaria nacional. A su vez, advirtió de que “si bien en los adultos y adolescentes el coqueluche generalmente no produce problemas graves, estos grupos son la fuente de contagio de los niños menores de un año, quienes tienen una alta probabilidad de desarrollar complicaciones severas e inclusive la muerte”.

De acuerdo a la información provista por los sistemas de vigilancia clínica del Ministerio de Salud de la Nación, en relación al corredor epidemiológico, se observó que durante todo el 2011 los casos notificados de coqueluche se encontraron por encima de lo esperado.

En total fueron registradas 7.778 personas con cuadros sospechosos de tos convulsa y finalmente, fueron confirmados 1.653 infectados, es decir, el 21,12% del total estudiado.

Esto significó casi la duplicación del porcentaje de infectados respecto de 2010, cuando la proporción de coqueluche confirmada fue del 13%.

La inmunización en la Nación abarcará a más de 250 mil mujeres embarazadas, de las cuales unas 33 mil son mendocinas.

Las vacunas ya están en la provincia y según el titular del Programa de Inmunizaciones, Rubén Cerchai “el refuerzo es una única dosis para las mamás, la cual es gratuita para todas las mujeres con o sin obra social, ya que la intención es lograr una cobertura plena”.

Además, aclaró que no es necesario llevar un certificado de gestación para colocársela, pero insistió en pedirles a los obstetras que informen a sus pacientes sobre la nueva medida.

La vacunación fue impulsada por la Comisión Nacional de Inmunizaciones que integran varias sociedades científicas como la Federación de Ginecología y Obstetricia, la Sociedad Argentina de Infectología, la Sociedad Argentina de Pediatría y miembros la Organización Panamericana de la Salud, en línea con las medidas adoptadas por otros países de la región tal como lo avala el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Fuente: diariouno.com.ar
04/02/12

Su voto: Nada