Mendoza: Cerca del 40% apela a la medicina natural

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Así lo determina una encuesta realizada por alumnos de la carrera de Farmacia de la universidad Maza. Según el mismo, estas personas recurren a las hierbas “como único remedio”. Además, muchos utilizan los fitomedicamentos como complemento del tratamiento tradicional.

Luego de tres años de trabajo, un grupo de alumnos de la carrera de Farmacia de la universidad Maza de la provincia de Mendoza difundieron los resultados de una gran encuesta sobre el uso de medicamentos de origen natural. Según los resultados, cerca del 40 por ciento de los mendocinos apela a estos remedios como única opción terapéutica. Además, otro 40 por ciento de los encuestados complementa su tratamiento con hierbas

El trabajo, que contó con la participación de unos 40 estudiantes de esa carrera, estudió los hábitos de consumo de los mendocinos de este tipo de medicamentos. En total, participaron del sondeo unas 538 personas de entre 23 y 65 años. de los resultados se desprenden varias conclusiones. Por ejemplo, el 43 por ciento dijo utilizar las plantas medicinales como complemento de otros tratamientos, mientras que el 38 por ciento, como fin medicinal absoluto. Sin embargo, del total, 71 por ciento no conocía cuánto, cómo ni hasta cuándo consumirlas. También enciende luz roja el que sean más quienes las compran en dietéticas o herboristerías (35 por ciento), que quienes recurren a una farmacia (25), mientras que un 12 por ciento de usuarios consumen las que ellos mismos cultivan.

Jorgelina Álvarez, profesora de la cátedra y coordinadora del relevamiento, explicó en una nota publicada por el diario Uno que “los riesgos varían en calidad e intensidad, pero además están íntimamente relacionados con la situación individual de salud de las personas y la información recibida, así como el autoconocimiento sobre el manejo terapéutico de dolencias, síndromes, enfermedades crónicas”.

Apuntó que si quien las tomara estuviera totalmente sano, al menos debería conocer los límites de la administración. “Los riesgos pueden deberse desde los principios activos en sí (algunos más tóxicos que otros), la forma de administración (dosis, preparación e interacciones), hasta toxicidades por componentes desconocidos o por mala identificación de las especies vegetales. Esto último es frecuente entre las personas de centros urbanos”, destacó.

La legislación nacional y provincial prevé que los establecimientos que se dediquen al depósito, el fraccionamiento y la distribución de drogas vegetales y medicinales forman parte de la cadena de comercialización como cualquier medicamento. En consecuencia, requieren de autorización, procedimientos y supervisión técnica. “Sin embargo, como al hablar de drogas vegetales puede tratarse de suplementos dietarios (tisanas o preparados orales), fitomedicamentos (especialidades medicinales) o hierbas medicinales, los mecanismos de control pueden diferir según sea el ámbito”, reseñó.

Consultada sobre si se puede confiar en lo que aconseja quien atienda una dietética o una herboristería, Álvarez consideró: “Si están garantizados la procedencia de las drogas, su correcta identificación y almacenamiento, puede tenerse un grado de seguridad mayor.

De todos modos, la salud debe ser puesta en manos de profesionales y, siempre, cualquier buen consejo debe contrastarse con la opinión de un profesional idóneo”.

Opinó que, adhiriendo o no a los principios de la fitomedicina, “sería importante que en su formación de pre o posgrado las profesiones sanitarias estuvieran al tanto de que las drogas vegetales, constituyentes de medicamentos fitoterápicos o bajo la modalidad de suplementos dietarios, poseen entidades químicas definidas, con sitios de acción, en algunos casos receptores específicos, efectos terapéuticos e interacciones”.

En el mundo, el consumo de esto productos medicinales es alto. En España, por ejemplo, uno de cada tres ciudadanos admitió haber consumido medicamentos homeopáticos alguna vez. Según el Estudio sobre Conocimiento y Uso de la Homeopatía, una investigación sobre este método terapéutico, las mujeres dicen tener mayor conocimiento de esta terapéutica que los hombres, y las principales usuarias de homeopatía se encuentran entre los 30 y 50 años.

Por su parte, los jóvenes son los que más desconocimiento o confusión tienen sobre estos tratamientos. Las personas mayores de 50 años la utilizan principalmente para tratar el insomnio y los reumatismos.

Fuente: miradaprofesional.com
25/11/11

Su voto: Nada