Cambio climático y políticas de salud

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

"Las políticas de salud pública no se vinculan con los cambios climáticos provocados por actividades humanas como el desmonte para usos agropecuarios, el uso indiscriminado de plaguicidas y el crecimiento de la urbanización", afirmó Lilian Corra, de la Asociación Argentina de Médicos por el Medio Ambiente.

"El calentamiento modifica la distribución de los vectores transmisores de enfermedades y, en países que como el nuestro que se hallan en vías de subdesarrollo (sic), los impactos son muy grandes", explicó la pediatra neonatóloga

"Por ello, luego se invierte a los manotazos lo que no se destinó a prevenir", remarcó la especialista y docente.

"Las enfermedades infecciosas deben ser abordadas desde un enfoque integral que abarque tanto la salud como el ambiente. Las vacunas y medicamentos no alcanzan para combatir infecciones ligadas al cambio climático", afirmó.

"En salud pública hay que tomar las señales tempranas. Ya se sabía que se venía la epidemia, fue advertida por instituciones nacionales e internacionales y la podían leer todos. No sólo el Estado, también la conocían las universidades, las asociaciones médicas", dijo.

Además, resaltó que "la enfermedad puede llegar a todos, pero afecta más a los sectores más pobres, donde no se realiza una adecuada recolección de los residuos y no existe la cobertura médica".

Condiciones de vida. Según el pediatra Víctor Hugo Aramayo, "hay pocas referencias oficiales a las condiciones de vida de la mayoría de los afectados, quienes en miles de casos bordean la condición humana".

"No se hace referencia a la inexistencia, durante años, de medidas de saneamiento ambiental para evitar su aparición. No se habla de las bajas defensas inmunológicas causadas por la desnutrición y que facilitan el desarrollo de enfermedades como el dengue. Se oculta que el sistema sanitario es deficitario y en general está desbordado", afirmó el vicepresidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de Argentina (Fesprosa).

Por otra parte, indicó que "por cada dato confirmado en laboratorio hay otros diez síndromes febriles vinculados al dengue". "Los casos en su mayoría son asintomáticos y muchos no saben que están enfermos", afirmó el médico jujeño del puesto de salud del barrio de Cuyaya, quien trabajó 25 años en el Hospital de Niños de la capital jujeña.

"El dengue vino para quedarse, pero en la casa de los pobres. Por algo en Charata hay más casos que en el barrio Grand Bourg de la capital salteña", sostuvo.

"Se habla de los buenos hábitos de higiene y saneamiento de hogares. Pero hay que ir más allá, se debe pensar por qué hay gente que vive en un basural", cuestionó .

Y agregó que "hay que tomar medidas para mediano plazo, las situaciones se repitirán y la aparición del dengue hermorrágico se acrecentará. Hay que actuar en el cambio de las condiciones de vida de miles de compatriotas".

Alfredo Montenegro
Fuente: La Capital

Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.