El Gobierno destinó a las obras sociales gremiales $156 millones

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Lo hizo antes de la reunión que mantuvo la Presidente con la cúpula de la CGT. El dinero servirá para cubrir las prestaciones de alta complejidad. Analiza los pedidos de la central obrera

Horas antes del encuentro que mantuvieron la Presidente Cristina Kirchner y la Confederación General del Trabajo (CGT), encabezada por Hugo Moyano, el Gobierno decidió destinar a las obras sociales gremiales $156 millones.

El dinero, utilizado para cubrir los gastos por prestaciones de alta complejidad durante abril y junio, surgió de aportes que estaban trabados en el Banco Nación y que fueron girados desde el Fondo Solidario de Redistribución hacia la Administración de Programas Especiales (APE), responsable de reintegrarlos a las obras sociales.

Cabe recordar que APE tiene un presupuesto para el 2009 de $ 938 M, de los cuales se entregaron hasta mitad de año $341 M, cuando en realidad correspondería la mitad del total ($469 milllones). Esta diferencia en las cifras es la que produciría un poco de malestar en los sindicalistas, quienes de todas formas destacaron como positivo el encuentro con la jefe de Estado y esperan que sus reclamos sean analizados por los ministros del Gobierno.

Entre los pedidos realizados se encuentra la creación de un fondo anticrisis mediante un impuesto a las ganancias extraordinarias de las compañías. Héctor Daer había señalado luego del cónclave con la mandataria que se planteó "que las empresas que obtuvieron más del 20% de ganancias tengan un aporte solidario en auxilio de los trabajadores".

A su vez, reclamaron un aumento de las asignaciones familiares y de los alcances de los subsidios de desempleo, que actualmente rondan los $400 y tienen una duración de un año, teniendo en cuenta que este último era cobrado por 110.000 personas en 2008 y hoy lo cobran 150.000, publicó el diario Clarín. "Solicitamos una reformulación de los valores de las asignaciones familiares", había explicado Daer, para minutos después decir que se pidió por "aquellos compañeros que no puedan conservar su empleo para que tengan una mejora en el seguro de desempleo".

Ahora, respecto a los pedidos de la central obrera, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, reconoció: "Nosotros hemos escuchado a la CGT, que ha traído una serie de inquietudes. Vamos a trabajar en eso, como nos pidió la Presidente, y luego se tomarán decisiones".

Fuente: Infobae

Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.