La enfermedad de la pobreza

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Un hombre al que el dengue le bajó las defensas murió en Chaco de una neumonía. Las autoridades del hospital de Roque Sáenz Peña confirmaron que se había contagiado de dengue el lunes.

Vivía en un paraje sin médicos a cien kilómetros de la ciudad. Recién consultó a un médico el sábado. El dengue bajó sus defensas y falleció por una neumonía.
     
La muerte de un hombre de 51 años, que falleció en Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, se debió a una falla pulmonar severa complicada por haber estado contagiado de dengue. El dato fue confirmado por las autoridades del hospital local que señalaron que los estudios confirmaron que “padecía dengue”, que no fue esa enfermedad la que le provocó la muerte, pero que sí al bajar sus defensas “pudo haber provocado el desencadenamiento explosivo del problema que el paciente presentaba en los pulmones”. Mientras restan conocerse los resultados de los análisis elaborados por el Comité de Crisis que funciona en Chaco desde principio de mes, único organismo encargado de la confirmación final de los casos, el director de la institución sanitaria de la ciudad chaqueña, Luis Lita, informó que “las consultas por casos de dengue cayeron abruptamente durante el fin de semana”.

Un hombre de 51 años –su identidad no fue dada a conocer a los medios– arribó el sábado a la mañana al hospital Ramón Carrillo de la localidad de Presidencia Roque Sáenz Peña, en Chaco, con un severo cuadro de falla multiorgánica. En diálogo con Página/12, el director de la institución sostuvo que “por lo visto en los estudios, un problema pulmonar que usualmente se cura, como lo es una neumonía, hizo en este caso una explosión y avanzó rápidamente”.

Según los datos aportados por su familia, el paciente comenzó a de-sarrollar fiebre desde el lunes pasado. El centro de salud del paraje donde viven, a unos cien kilómetros de Sáenz Peña, no cuenta con médicos que asistan a los pacientes. Recién el viernes, como la fiebre no cesaba, fue trasladado hasta el hospital de Tres Isletas, desde donde fue derivado hasta el Ramón Carrillo.

“Se lo trató con antibióticos, pero no se pudo revertir el estado de sus pulmones –determinó Lita–. El hombre falleció en las primeras horas de ayer, debido a una insuficiencia respiratoria.” Y aunque remarcó que la confirmación final está en manos del Comité de Crisis, integrado por profesionales médicos que funciona en la capital provincial desde principios de abril, que ya cuenta con las muestras necesarias para realizar los análisis correspondientes, el director del hospital admitió que las pruebas llevadas a cabo en el hospital que dirige “denotan la presencia de un dengue de base en el cuadro del paciente, además de una complicación pulmonar”.

Al respecto, Lita explicó que “el dengue baja las defensas al límite mínimo, con lo cual, por más mínimo que sea el germen, las complicaciones que genera se desencadenan rapidísimo”. Tal lo ocurrido en el caso del hombre fallecido, que contrajo neumonía.

Por los consultorios del Ramón Carrillo llegaron a pasar “entre 300 y 400” personas por día con síntomas coincidentes con la enfermedad que transmite el mosquito Aedes aegypti, casos que “fueron confirmados en un 94,6 por ciento”, admitió Lita. Sin embargo, la cifra de consultas “se amesetó desde principios de la semana y cayó abruptamente” durante los últimos tres días, indicó.

Por cuarta vez en lo que va del año, la ministra de Salud nacional, Graciela Ocaña, llega hoy a Chaco, con el objetivo de supervisar los trabajos de prevención que se están llevando a cabo. “Más allá de tener opiniones políticas diferentes” con las autoridades de la provincia respecto del tratamiento de la situación, Lita aseguró que “han matado muchas más personas los accidentes de tránsito que el dengue” desde que la cantidad de casos confirmados comenzó a crecer sin parar en el país. Sin embargo, destacó que “hay una epidemia. Hay que poner todos los esfuerzos en la eliminación del mosquito, en concientizar a la gente de que no permita su reproducción. Sólo así se frena la enfermedad, pero va a ser muy difícil”.

Informe: Ailín Bullentini.

Fuente: Página12

Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.