C谩ncer cervical, diabetes, depresi贸n y otras 5 enfermedades m谩s frecuentes en la mujer

Existen distintas condiciones que se producen únicamente en el género femenino. En el marco de la conmemoración del Mes de la Mujer, los ocho males más comunes que sufren ellas
 
Tener información sobre cada una de ellas y saber qué cuidados requiere es parte de un enfoque sistémico para el bienestar integral y cuidado de la vida
Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en las mujeres. La depresión, la ansiedad, las enfermedades de trasmisión sexual y la osteoporosis, entre otras, también tienen gran impacto en este segmento y, dentro de los cánceres, el de mama es el tipo más mortífero entre mujeres de 20 a 59 años en todas las partes del mundo. Tener información sobre cada una de ellas y saber qué cuidados requiere es parte de un enfoque sistémico para el bienestar integral y cuidado de la vida.
 
La realización adecuada de controles y pruebas de detección permite encontrar enfermedades antes que haya síntomas, lo que brinda mejores oportunidades de recuperación en diversas patologías. Cuáles son las características que definen a las patologías que afectan exclusiva o mayormente a las mujeres y qué opciones hay para prevenirlas o propiciar su diagnóstico temprano.
 
"Las mujeres suelen consultar menos que los hombres por síntomas de infarto, pero esto no significa que padezcan menos eventos. De hecho, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte femenina en el mundo, y también en la Argentina. En nuestro país, una de cada tres mujeres muere por causa cardiovascular, lo que representa que muere una mujer cada 11 minutos. A pesar de que el infarto de miocardio es la mayor amenaza para una mujer argentina, muchas de ellas aún le temen más al cáncer de mama que al corazón", explicó en diálogo con Infobae María Valeria El Haj, directora médica de Vittal.
 
Cáncer cervical
 
Se estima que unas 530.000 mujeres contraen esta enfermedad y 270.000 mueren a causa de ella cada año
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo, el cáncer de cuello uterino o cáncer cervical es la cuarta causa más frecuente de cáncer en la mujer. Se estima que unas 530.000 mujeres contraen esta enfermedad y 270.000 mueren a causa de ella cada año. El 85% de esos casos ocurren en las regiones menos desarrolladas del mundo.
 
Es un tipo de cáncer causado por algunos tipos de VPH, virus que puede ser contraído tanto por mujeres como varones. En el caso de las mujeres, se trata de una infección que afecta a entre el 50 y el 80%. La mayoría de las veces, el virus desaparece solo sin dañar la salud de la persona, pero si la infección persiste puede producir lesiones en su cuello uterino que con los años podrían derivar en cáncer. Dado que pueden pasar hasta 10 años antes de que las lesiones pre-cancerosas se conviertan efectivamente en cáncer, con los controles adecuados éste se puede prevenir.
 
A partir de los 21 años, las mujeres deberían efectuarse el examen de Papanicolaou, conocido como PAP, un método sencillo de tamizaje que detecta anormalidades celulares en el cuello del útero, no produce dolor y dura sólo unos minutos. Se ha comprobado que puede reducir en un 80% la incidencia y mortalidad por esta enfermedad.
 
La vacuna del HPV, por su parte, fue incorporada al Calendario Nacional de Vacunación en 2011 para todas las niñas de 11 años nacidas a partir del año 2000, y en 2017 se amplió para todos los varones de 11 años nacidos a partir de 2006. El esquema completo es de 2 dosis separadas por un intervalo mínimo de 6 meses.
 
Cáncer de mama
 
En el país se detectan alrededor de 20 mil nuevos casos de cáncer de mama por año 
El cáncer de mama, un tipo de cáncer que afecta principalmente a mujeres de entre 45 y 70 años de edad, es el tumor más frecuente en la mujer. En Argentina puntualmente se detectan entre 15 mil y 20 mil nuevos casos por año (en promedio 2 nuevos casos por hora, según los datos más recientes del Ministerio de Salud).
 
Se calcula que 1 de cada 8 mujeres que hayan alcanzado la edad de 80 años habrá desarrollado la enfermedad en algún momento de su vida y, al no contar con vacunas que permitan evitar la patología (prevención primaria), la detección precoz es el método preventivo más eficaz para combatirla (prevención secundaria). Es importante saber que, detectado a tiempo, el de mama es un tipo de cáncer que presenta un elevado nivel de curación.
 
Esta enfermedad se puede prevenir y/o detectar a tiempo con controles anuales de mamografías, a partir de los 40 años o cuando el ginecólogo lo indique, que deben ser complementarios al autoexamen mensual.
 
Respecto a los factores de riesgo El Haj explicó: "Los antecedentes familiares de cáncer de mama multiplican el riesgo por dos o tres. Algunas mutaciones, sobre todo en los genes BRCA1, BRCA2 y p53, se asocian a un riesgo muy elevado de ese tipo de cáncer. Sin embargo, esas mutaciones son raras y explican solo una pequeña parte de la carga total de cáncer mamario".
 
Aproximadamente el 21% de todas las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, y la falta de actividad física (Getty Images)
Aproximadamente el 21% de todas las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, y la falta de actividad física (Getty Images)
El Haj aseguró que "los factores reproductivos asociados a una exposición prolongada a estrógenos endógenos, como una menarquia precoz, una menopausia tardía y una edad madura de un primer parto figuran entre los factores de riesgo más importantes del cáncer de mama".
 
Las hormonas exógenas también conllevan un mayor riesgo de cáncer de mama, por lo que las usuarias de anticonceptivos orales y de tratamientos de sustitución hormonal tienen más riesgo que las mujeres que no usan esos productos. La lactancia materna tiene un efecto protector.
 
Depresión y ansiedad
 
“El primer paso es reconocer que se necesita ayuda” 
No se deben menospreciar el desánimo, la tristeza, el abatimiento o el desinterés. Por el contrario, frente a estos escenarios, la consulta oportuna sirve para identificar el problema y, de ser necesario, prescribir el tratamiento correcto.
 
Según explicó a Infobae Maximiliano Martínez Donaire, psicoanalista y exsecretario científico del Claustro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, hablar de depresión o ansiedad es hablar de vivencias o estados afectivos que en principio son comunes en todos los seres humanos. "Estos, de alguna manera, forman parte del abanico de sensaciones y vivencias que toda persona experimenta a lo largo de su vida", aseguró.
 
"Cuando se prolongan en el tiempo y traen un menoscabo en la posibilidad del ser humano de sentir placer, afectan el desenvolvimiento social, sus vínculos familiares o su desempeño laboral, cuando su calidad de vida empieza a verse afectada ellas, recién allí nos encontramos ante una situación que requiere de un abordaje psicoterapéutico", concluyó Martínez Donaire. 
 
Diabetes
 
Hasta ahora las pruebas se hacen a base de una muestra de sangre que se toma de la yema de los dedos
La diabetes es una enfermedad donde el cuerpo no logra reducir los valores de "azúcar" (glucosa) en sangre. Ya sea por ausencia de una hormona, la insulina, (diabetes tipo I) o bien por defectos en el funcionamiento de la misma (diabetes tipo II). De las dos, la más frecuente con más del 90% de los casos es la diabetes tipo II.
 
La problemática es considerada una epidemia a nivel mundial, con más de 350 millones de casos, y se estima que superaría los 500 millones para el año 2030, con consecuencias negativas para la salud pública y la economía. Peor aún, se calcula que la mitad de los pacientes no tienen diagnosticada la enfermedad.
 
Se trata de una patología que suele ser más habitual en mujeres, pudiendo causar problemas en el corazón, el cerebro, los ojos, los pies, los riñones, los nervios y otras partes del cuerpo. Con un análisis de rutina muy sencillo se puede establecer la presencia de azúcar alta en la sangre.
 
Infecciones de transmisión sexual
 
La mayoría de las personas sexualmente activas adquirirán al menos un tipo de este virus en algún momento de su vida. No suele dar síntomas y provoca lesiones que pueden causar diversos tipos de cáncer. En diálogo con Infobae, la palabra de una experta
 
Las infecciones de transmisión sexual pueden hacer difícil embarazarse, afectar a un futuro bebé, entre otros problemmas. Es por eso que se recomienda a las mujeres sexualmente activas que se efectúen con periodicidad pruebas de detección de clamidia, gonorrea, HIV, etc.
 
Osteoporosis 
 
Es el tipo más común de enfermedad ósea y aproximadamente la mitad de todas las mujeres mayores de 50 años tendrá una fractura de cadera, de muñeca o de vértebras durante su vida.
 
La nutrición es una de las vías más eficaces de impedir su avance, a partir de la ingesta de alimentos ricos en calcio, como la leche y derivados lácteos. A su vez, evitar el consumo excesivo de tabaco o alcohol y hacer ejercicio físico es muy importante, al igual que practicarse una Densitometría anual a partir de los 64 años y, por último, tomar sol en horas en que no haya riesgo de exposición a rayos ultravioletas, ya que esto mejora los niveles de vitamina D.
 
Enfermedades cerebro vasculares
 
En la Argentina, hay aproximadamente 80 mil casos de ACV por año, siendo las mujeres quienes más lo padecen 
Los factores de riesgo cardiovascular como el colesterol elevado, la hipertensión arterial, el tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad son los mismos para hombres y mujeres, aunque otras condiciones como las hormonas, el embarazo, la salud reproductiva o el parto constituyen elementos propios de la mujer. En la Argentina, hay aproximadamente 80 mil casos de ACV por año, siendo las mujeres quienes más lo padecen.
 
La obesidad y la diabetes tipo 2 son grandes factores de riesgo de infarto en las mujeres. Por su parte, la hipertensión se asocia más con infarto agudo de miocardio en las mujeres que en los hombres. Además, las mujeres hipertensas que tienen trabajos físicos demandantes, en los que están mucho tiempo de pie o llevando cargas pesadas, tienen 3 veces más riesgo de enfermedad coronaria que las que tienen la presión normal y trabajos con exigencias físicas moderadas.
 
Sobrepeso y obesidad
 
La obesidad es una enfermedad que tiene un impacto sobre la salud de quienes la padecen 
Estas situaciones pueden ocasionar diabetes y enfermedades cardiovasculares. La mejor forma de identificarlas es conocer el índice de masa corporal (IMC). Para calcularlo, se debe dividir el peso por la altura al cuadrado. Un IMC entre 18.5 y 25 indica un peso normal, mientras que las personas con un IMC de 30 o más pueden estar obesas, lo cual demandaría un seguimiento inmediato con el médico de cabecera y un nutricionista.
 
Fuente: infobae.com 3/4/2019
Su voto: Nada