El médico argentino al que impulsan como candidato al Nobel de la Paz

"Vine al mundo para curar". La historia del médico argentino al que impulsan como candidato al Nobel de la Paz. Alejandro Roisentul asiste a víctimas de la guerra civil siria en un hospital israelí.
 
Ayuda ante la adversidad de un mundo cruel. Amor al prójimo. Lenguaje visual. En medio de una frontera marcada a fuego por conflictos bélicos entre Siria e Israel, se encuentra el hospital Ziv, situado en la zona Safed, cerca de los Altos de Golán, del Líbano y de Siria. Allí, los médicos trabajan al servicio de las víctimas, sin distinguir nacionalidades, porque entienden a la medicina como un antídoto contra el odio.
 
"Vine al mundo para curar", asegura Alejandro Roisentul cuando le preguntan por su profesión. Se trata de un cirujano maxilofacial argentino que atiende desde hace 20 años a los heridos sirios en el hospital israelí Ziv. Atravesado por las distintas historias de sus pacientes, comenzó a escribir la propia cuando tomó la decisión de emigrar hacia Medio Oriente.
 
La voz se le quiebra cuando habla de su hermano Adrián, quien falleció a los 4 años por una falla cardíaca. Alejandro en ese entonces tenía 6. Pero aquella tragedia marcó su destino. "Mi mamá lloraba y le dije que no se preocupara porque sería médico para que los chicos no se murieran tan pequeños", recuerda.
 
"Cuando llegué a Israel mi corazón se dividió en dos"
 
Mitad israelí, mitad argentino. Nació en 1964 en la Ciudad de Buenos Aires. Se crió entre sus calles y barrios. Egresó como odontólogo en la Universidad de Buenos Aires en 1986. Tres años más tarde, contrajo matrimonio con Juliana y juntos emigraron a Israel donde hizo la carrera hospitalaria para especializarse en cirugía maxilofacial.
 
Desde que comenzó la guerra civil en Siria, más de 15.000 médicos abandonaron el país. Más del 80% de sus instalaciones sanitarias fueron dañadas. Es una realidad compleja. Desde 2013 atendió a unos 4.000 sirios gravemente heridos, de los cuales el 17% eran niños. Más de 250 mil habitantes de la zona, población que incluye judíos, musulmanes, cristianos y drusos, requieren asistencia médica. “Uno empieza a entender que está en el lugar adecuado cuando puede servir al prójimo. Ahí me encontré yo, prestando ayuda humanitaria a un país vecino que se considera enemigo”, asegura Roinsentul.
 
En 1990 se unió al ejército israelí como dentista, hasta que en 1998 comenzó a trabajar como director de la Unidad de Cirugía Oral y Maxilofacial en el Hospital Ziv, en la ciudad de Safed. En el medio, se especializó en Inglaterra.
 
"Los médicos están para hacer la paz", destaca. Su primer contacto con la Guerra fue cuando El Líbano fue bombardeado durante 40 días. “Recuerdo que trabajamos bajo fuego. Nunca estamos donde es cómodo estar. Pienso que mi rol en la vida es atender a heridos de guerra”, asegura.
 
Candidato al Nobel
 
La medicina puede cerrar las brechas de odio y rencor que existen entre los pueblos. En agosto de 2017, Alejandro Roisentul fue declarado ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. Pero la sorpresa llegó cuando la fundación Friends of Ziv lanzó una campaña global para postular a los médicos que prestan servicio en Israel al Premio Nobel de la Paz en 2019. Fue después de que el famoso presentador de la televisión estadounidense, Conan O'Brien, quedara impactado por la historia del cirujano. "Es una manera de distinguir a quienes en algún momento de sus vidas han decidido curar las heridas de sus compatriotas y las de la humanidad", señala.
 
Recuerda que cuando trajeron a los primeros sirios heridos de guerra no sabía cómo tratarlos ni qué hacer. Pero el lenguaje visual permitió un acercamiento, una forma de comunicación. Son niños que solo conocen conflictos bélicos, pero llegan a un lugar donde reciben un trato especial. Descubren que el mundo puede ser distinto. “Nuestro bisturí es para curar y no para ocasionar heridas”, explica.
 
“Nos dimos cuenta de que a través de la medicina el caparazón de odio se quita y se refleja una relación especial entre médico y paciente". Padre de familia, entiende que la única diferencia es una frontera física que establece 40 kilómetros de distancia entre Israel y Siria.
 
El niño que llora sin ojos
 
Atravesado y marcado por distintas historias, recuerda la de Keren. El niño perdió los dos ojos y sufrió fracturas en la cara porque estuvo expuesto a la explosión de una bomba. “Llegó en soledad, sin sus papás. Sus lágrimas caían a través de los párpados. Verlo llorar sin ojos fue una situación fuerte”, relata Roisentul.
 
El judaísmo dice que salvar una vida es salvar a la humanidad. Las víctimas que llegan desde Siria en busca de ayuda solo conocen el horror de la guerra. “Atendimos a un pequeño de 6 años con diabetes. Le regalamos un cepillo de dientes. Nunca había tenido uno. Cada seis meses, su familia vuelve a buscar insulina que deben esconden bajo tierra para que nadie se la robe”, rememora.
 
“La paz es posible si uno frena y observa que hay gente como uno”
 
El hospital Ziv está situado a 11 kilómetros de la frontera con el Líbano y a 40 km de Siria, lo cual lo coloca en una situación particular. Sus instalaciones están equipadas para prestar asistencia médica a heridos de guerra en cualquier momento.
 
Roisentul trabaja allí desde hace más de 20 años. Su labor comienza temprano. Suele atender casos de fracturas en la cara y mandíbulas. Entre guardias, clínica e internaciones recibe a 20 pacientes por día que atiende junto a su equipo de cirujanos maxilofaciales.
 
“Cuando escuchamos el sonido de un helicóptero sabemos que no se trata de un turista viendo el río Galilea; sino que hay un ejército buscando si del otro lado de la frontera están por tirar un misil. Es una vida tensa. Hay que estar permanentemente atento”, cuenta.
 
Su sueño es liviano porque está de guardia permanente. “Descansamos con las orejas paradas como un perro”. Pero duerme con la esperanza de que el mundo algún día cambiará.
 
Fuente: clarin.com 23/1/2019
 
 
Su voto: Nada Promedio: 5 (un voto)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.