Hantavirus: en el país circulan 10 cepas y advierten que aumentó la población de ratones

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp


Salud. Por el brote en Epuyén hay 10 muertos. Y se registraron otros dos fallecimientos, no vinculados a ese brote.

El brote de hantavirus en la localidad patagónica de Epuyén mantiene en alerta tanto a los sistemas y como a las autoridades de salud. El brote ya dejó 10 muertos de los 28 casos positivos reportados en la provincia de Chubut. Este martes se confirmó también un muerto por hantavirus en Salta y este miércoles, otro caso fatal en Gualeguaychú (Entre Ríos). En estos dos últimos casos se tratan de cepas diferentes a la que circula actualmente en el Sur. También en la provincia de Buenos Aires se conoció el caso de un hombre internado en Lomas de Zamora por hantavirus. En este caso, el hombre había viajado a la localidad bonaerense de San Andrés de Giles, otra de las zonas endémicas de hantavirus en el país, aunque también se trata de una cepa diferente a la de Epuyén.
 
En Argentina, según datos de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, circulan dos especies de virus hanta (Andes y Laguna Negra) y hay por lo menos 10 genotipos virales diferentes. Ocho de estos 10 genotipos han sido asociados al síndrome cardiopulmonar por hantavirus, que es una de las formas graves de la enfermedad.
 
 
“El reservorio del virus es un ratón colilargo, que se encuentra en el sur y en todo el país. El ratón es el mismo, lo que varía es el tipo de virus. La variante que se encuentra en el sur es la más patógena”, explica a Clarín el doctor Oscar Lencinas, presidente del Instituto Pasteur de la Ciudad de Buenos Aires.
 
“En el sur hay mayor población de ratones. Además, en esta época del año, que hay más frutas, se alimentan y aumenta la población. Además, en los últimos años se ha observado que fue desapareciendo su predador natural, que son el zorro y la lechuza, estos animales son los que controlan la población de ratones. Si sacás el predador natural, se reproduce en grandes cantidades”, agrega Lencinas.
 
El titular del Pasteur remarca que para prevenir el hantavirus es importante bajar la población de ratones. Como prevención, en la Ciudad se realizan tareas de vigilancia epidemiológica, mediante la captura de ratones para analizarlos buscando si son portadores de diversas enfermedades, entre ellas el hantavirus. En la Ciudad, hasta el momento nunca se han detectado roedores positivos para hantavirus.
 
En la Argentina hay identificadas cuatro regiones endémicas: la región Norte (Salta y Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), Noreste (Misiones) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut). Según datos oficiales, en el país se producen anualmente entre 80 y 100 casos en promedio. Entre 2013 y 2018 se reportaron 111 muertos por hantavirus, lo que representa una letalidad de 18,6% en promedio. Sin embargo, en algunas provincias de la región sur la letalidad alcanza casi el 40%.
 
Según información difundida por la Secretaría de Salud de la Nación, en el país circulan dos especies de virus hanta (Andes y Laguna Negra) y al menos 10 genotipos virales diferentes, 8 de ellos han sido asociados al síndrome cardiopulmonar por hantavirus: Andes sur; Andes lechiguanas, Andes Buenos Aires (HU39694), Andes Central Plata, Andes Orán, Andes Bermejo, Andes Juquitiba y Laguna Negra.
 
Precisamente, el secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein, señaló hoy que el Instituto Anlis-Malbrán está trabajando en la secuenciación del genoma del virus detectado en Epuyén, que pertenece a la cepa Andes sur. “Lo que ha cambiado es la vía de transmisión, se sabía del contagio interhumano, pero en los últimos 20 años no había habido vías de contagio entre personas. Estamos trabajando para tipificar el virus y para ver si hubo o no una mutación que cambiara la vía de transmisión”, señaló el secretario en diálogo con TN.
 
“Tenemos que esperar los resultado del Malbrán, que es el instituto virológico más sofisticado de América latina y más avanzado en bioseguridad de la región. Allí están trabajando para secuenciar el virus y poder ver si mutó. A partir de ahí se podrá pensar en un tratamiento específico que hoy no existe”, afirmó Rubinstein, que este miércoles visitó la zona de Epuyén y el hospital de Esquel.
 
Precauciones
Para las personas que visitan las zonas endémicas, es importante tener en cuenta algunos recaudos para evitar el contagio. “Si uno va a un campo, a hacer un picnic o a acampar, hay que tener mucho cuidado cuando está en contacto con ramas, o se sienta en el pasto y apoya las manos. Es importante lavarse bien las manos con agua y jabón. Cuidar los utensilios, guardarlos para que no queden en lugares donde puede andar el ratón”, señala Lencinas.
 
El hantavirus se transmite fundamentalmente por inhalación de aerosoles cargados de partículas virales que provienen de las heces, orina y saliva de ratones colilargos infectados. Pero también hay otras vías posibles de transmisión, como el contacto con excrementos o secreciones de roedores infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal. “Es importante tener en cuenta los cuidados que se deben tener. Porque se transmite a través de la orina o excrementos del roedor. La gente va a acampar se tira al piso, ahí orinó el ratón, puso la mano y se produce el contagio de contacto. O se lleva un palito a la boca. La otra vía es la aérea. Cuando limpia un galpón, se levanta un polvo con el virus. Si no lo ventiló antes, se puede contagiar. Esa es la vía aérea. También se da la conjuntiva. Y a través de la boca, orofaringe. Una vez que entra en contacto, el virus tiene gran capacidad de penetrado”, agrega Lencinas.
 
Síntomas
El hantavirus comparte una serie de síntomas generales compatibles con otras enfermedades. Se considera caso sospechoso a todo paciente que presente al momento de la consulta o en los últimos 45 días fiebre aguda de menos de 7 días de duración, cefaleas sin afección de las vías aéreas superiores. Quienes presenten dichos síntomas y hayan estado en zonas endémicas (existen cuatro regiones en la Argentina) o en contacto con una persona enferma, deben recurrir a un centro de salud, donde se pone en marcha un protocolo. El hantavirus no tiene un tratamiento específico, sólo se realiza un tratamiento sintomático.
 
Consejos para la tener en cuenta
Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones.
Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas.
Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.
 
Realizar la limpieza (pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada nueve de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.
Colocar huertas y leña a más de 30 metros de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio.
 
Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un barbijo N95 antes de ingresar.
 
Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.
Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas.
Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.
Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.

Fuente: clarin.com 17/1/2019

Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.