Células madre: cómo se desarrolla en Argentina una de las áreas más prometedoras de la medicina

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

En nuestro país existe un banco público y siete privados donde se almacenan estas células con la capacidad de generar una gran variedad de tratamientos. 
 
Días atrás, la noticia de que un grupo de investigadores españoles había logrado volver indetectable el virus del VIH en cinco pacientes luego de trasplantes de células madre, volvió a poner en el centro de la escena a una de las terapias más prometedoras de la medicina moderna.
Las células madre son indiferenciadas, y pueden dividirse y crear distintos tipos de tejidos, como los constuidos por células hepáticas, nerviosas, epiteliales o sanguíneas. 
 
Así, pueden "convertirse", multiplicarse y reparar lesiones en determinados tejidos o grupos celulares, contribuyendo a tratar diversas enfermedades. 
Hay varias formas de conseguirlas: a través de médula ósea, de tejido adiposo, de la sangre y del cordón umbilical inmediatamente después del parto. 
 
¿Qué pasa en nuestro país?
En laArgentina hace más de una década que se permite el almacenamiento de material genético extraído del cordón umbilical, tanto en el banco público del Hospital Garrahan como en alguno de los siete bancos privados-
 
El costo promedio de extracción es de 15 mil pesos, a los cuales debe sumarse una cuota de 180 dólares anuales en concepto de mantenimiento.
"Lo apasionante de las células del cordón es que se recolectan sin el menor riesgo ni dolor, se guardan para siempre en criopreservación, y se usan sin riesgo para el paciente", le explica a BigBang Diego Fernández Sasso, director médico de ABC Cordón, la asociación que nuclea a los bancos privados de almacenamiento.
 
"Ademas los usos están día a día expandiéndose en todo el mundo. Estas investigaciones abarcan usos potenciales que van desde cardiopatías hasta enfermedades neurológicas".
 
El uso más difundido, hasta ahora, es el tratamiento de enfermedades relacionadas con las células sanguíneas, como la leucemia y la anemia falciforme.
Pero además, en fase experimental, ya se han utilizado células madre para crear tejido epitelial y reparar quemaduras severas, se ha logrado generar arterias nuevas en ratones de laboratorio, y se espera que este tipo de tratamiento también pueda usarse en casos de Parkinson, Alzheimer, diabetes y cirrosis. 
 
Los posibles usos, para Fernández Sasso, aumentan si se tiene en cuenta que "la terapia génica y la medicina regenerativa son dos de los pilares de la medicina que viene". 
 
 
"Poder cambiar la 'receta' que usa el cuerpo para fabricar distintas proteínas -de eso se trata la terapia génica y usar la capacidad regenerativa y auto-sanadora de las propias células madre- abre un panorama extraordinario en el que estamos recién en los comienzos", anticipa. "Quienes nacen hoy, van a vivir en un mundo distinto. Y las células madre tendrán un rol importante en este mundo que viene", agrega.
 
Información clara y precisa
Sin embargo, al momento de difundir los beneficios de su almacenamiento, hay aún algunos obstáculos relacionados con la sobreinformación de calidad dudosa que sobrevuela el tema. "Sin duda la mayoría de los padres desconocen el potencial de las células madre y esto les impide tomar decisiones que pueden hacer una diferencia", subraya Fernández Sasso. "Es muy difícil pensar en la medicina del futuro con las herramientas del pasado".
En ese sentido, para el especialista es urgente la necesidad de no "confundir hechos con opiniones" y difundir conocimiento de "manera clara y concisa". 
 
"Hoy sabemos que obtener el material es seguro e inocuo, que las células se mantendrán inalterables para siempre, que usar ese material es relativamente accesible y que algunas investigaciones dicen que en un futuro no muy lejano, una de cada 3 personas serán pasibles de usar este material dentro de tratamientos habituales", subraya. "Ademas, las células de nuestros hijos, no solo pueden ayudarlos a ellos, también a nosotros: las células madre mesenquimales (presentes en el cordón umbilical junto con las hematopoyéticas) no requieren estudio de compatibilidad con lo que el uso intrafamiliar puede crecer a medida que avancen los conocimientos científicos y los usos clínicos".
 
Fuente: bigbangnews.com 26/10/201820:57 28/10/18
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.