Día mundial del corazón: un aforismo para René Favaloro

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Con el apoyo de la OMS y la UNESCO, se celebró el "Día Mundial del Corazón”. Esto busca dar a conocer masivamente las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.
 
José Narosky
Por José Narosky
 
La enfermedad cardiovascular (ECV), que incluye las enfermedades cardíacas y cerebrovasculares, es actualmente responsable de 17,5 millones de muertes prematuras. Y, si no cambiamos nuestros hábitos, se estima que esa cifra crecerá y alcanzará los 23 millones de muertes en el año 2030.
 
En esta fecha tan particular, quisiera hacer un homenaje a un grande de la ciencia argentina –famoso también universalmente- y en quien la auténtica modestia no era un mérito, sino una necesidad: René Favaloro.
 
“Solo erguido se puede sembrar principios”
Fue un hombre que sufrió como propio todo el dolor de la humanidad. Su existencia fue la demostración más cabal, que en épocas de impiedad siguen naciendo hombres muy piadosos. La muerte de Favaloro me hace pensar que para matar a un cóndor majestuoso, solo basta una gota de veneno (o un solo disparo en el corazón, en el caso del científico).
 
Quien les habla, estuvo internado 3 ó 4 días en su Instituto en Buenos Aires. Era solamente para un chequeo general. En esa época, Favaloro solamente operaba. Casi no visitaba a los internados. Téngase en cuenta que en los varios pisos de su Instituto, siempre había cientos de pacientes. Y él se dedicaba a operar de 8 a 10 horas diarias. Además, como director general, realizaba muchas otras tareas.
 
Quiero relatarles una experiencia personal que expresará toda mi gratitud a este médico. Sé que un homenaje a un muerto ilustre no lo resucita, por supuesto. Pero lo ilumina. Me habían recomendado a su Instituto para el chequeo y allí me interné. A las pocas horas de estar allí, golpearon a la puerta de mi habitación.
 
-¿Se puede?- Era el mismísimo Favaloro, con su sobria y cordial sonrisa, que tenía la delicadeza de visitarme y además de solicitar permiso para entrar a la habitación.
 
- ¿Puedo sentarme en su cama?-, preguntó extendiéndome la mano.
 
-¡Por supuesto!-. Se quedó más de una hora conmigo.
 
Dos enfermeras que entraron en distintos momentos, se sorprendieron.
 
- No estoy como médico, -me dijo-. Vengo solamente a conocerlo.
 
Pido perdón por esta muestra mía, quizá de vanidad. Y comenzó diciéndome:
 
- “Yo conozco dos de sus aforismos de memoria. ¿Se los digo?. Y me repitió primero el más conocido. El que dice:
 
“Hay quien arroja un vidrio roto sobre la playa. Pero hay quien se agacha a recogerlo...”
- ¿Y el otro?, -le pregunté-. Y el otro lo recuerdo -me dijo- porque lo tengo colocado bajo el vidrio de mi escritorio, en un señalador. Y de sus labios salió este aforismo, de mi primer libro:
 
“El médico que no entiende almas, no entenderá cuerpos”.
 
Claro. Él, por cierto, entendía almas. Recuerdo que me sentí muy emocionado y halagado simultáneamente. Vino a verme los 3 días de mi internación y jamás me habló de medicina. Me lo explicó diciéndome: "Otros médicos de mi institución están en mejores condiciones para aconsejarlo. Yo hago cirugía exclusivamente. Y no es su caso, Narosky".
 
El último día –ya me daban el alta- vino para obsequiarme uno de los libros que él había escrito. Lo tituló “Memorias de un Médico Rural”. Y agregó: “En este libro están mis 12 años como médico rural en La Pampa".
 
Para terminar, la vida de Favaloro fue una verdadera lección de dignidad, de hombría de bien. Diría que fue una especie de sacerdote laico. Por eso, el aforismo final, quiere aludir a su permanente lucha contra la incomprensión, la frialdad, el egoísmo porque su muerte no fue una muerte individual:
 
“Los grandes hombres perciben cuando predican en el desierto. Pero siguen predicando”.
 
Fuente: tn.com.ar 29/9/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.