Corrupción: la otra cara de la medicina de la que nadie quiere hablar

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Dinero en negro en manos de profesionales de la salud. Sobreprecios en casas de ortopedias para hacer frente al retorno que piden los médicos y obras sociales que terminan pagando de más.
MDZ revela con testimonios el circuito oscuro de la traumatología, que se replica en otras especialidades.
Dinero por debajo de la mesa, extorsión y perjuicios para el ciudadano común. Lamentablemente ese circuito tantas veces repetido no solo se remite a la política. Existe un mecanismo aceitado en la medicina que implica el pago por parte de proveedores a médicos a cambio de que utilicen sus productos. Así lo reconocen todos los actores de esa cadena, que involucra a médicos, casas de ortopedia y obras sociales. Al ser consultados por MDZ, admitieron que la práctica está institucionalizada, que los traumatólogos exigen cheques o dinero en efectivo que es pagado por casas de ortopedia que muchas veces trasladan el precio del retorno al costo final del producto por el que paga la obra social. 
 
 
El sistema es idéntico al que se puede leer en los cuadernos Gloria del  chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno. Lo mismo que observamos todos los días en televisión en torno a los pagos de empresarios a funcionarios a cambio de ganar licitaciones de obra pública, se replica en hospitales y consultorios de todo el país. Médicos traumatólogos condicionan su libertad de decisión sobre lo mejor para el paciente a cambio de pagos en efectivo o cheque por parte de proveedores. "El que tiene la decisión final sobre la prótesis es el médico. Para cotizar antes hay que llamar al traumatólogo y preguntar cuánto cobra por elegir tu producto", reconocieron de forma anónima desde una casa de ortopedia.
 
El recorrido es simple. El paciente llega con un problema físico y el médico receta el pedido de la prótesis. Con esa receta, la obra social llama a cotización de precios para que los proveedores se presenten y elige el que le parece más conveniente. Sin embargo, en el medio, la casa de ortopedia se comunicó con el médico para preguntar cuál es el monto que les cobra para no rechazar el producto que ellos venden. "No existe un monto fijo, pero suele rondar el 20% del precio de la prótesis. A veces lo que se hace es recargar un 20% la cotización y la obra social absorbe la coima, pero cuando no hay margen termina saliendo directamente del proveedor", admiten vendedores consultados por MDZ.
 
La similitud con lo denunciado por empresarios arrepentidos en el marco de la causa de los cuadernos de la corrupción es llamativa. Proveedores de insumos ortopédicos se quejan de que la única manera de vender es pagando un canon a los médicos. 
La situación fue denunciada por el doctor Matías Roby en marzo de este año ante la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología. A través de un correo electrónico enviado a la AAOT, Roby aseguró que algunos miembros de la Asociación Mendocina de Ortopedia y Traumatología reciben retornos de las ortopedias y de los laboratorios. 
 
"Vería con mucho agrado que la AAOT se pronuncie de manera enfática en contra de la recepción de los retornos de dinero que habitualmente muchos de nuestros colegas reciben de ortopedias y laboratorios, y obviamente del cobro por fuera de lo oportunamente pactado con los financiadores en cuestión", solicita Roby al secretario General de la AAOT, Walter Martínez. 
 
"Un médico no puede vender su libertad. Especialmente cuando hay pacientes de por medio que confían y te dejan que trabajes con sus cuerpos. Si vos recibís un fee por un tornillo, después no te podés quejar si algo falla. Se acaba el servicio de posventa", argumentó Roby ante la consulta periodística de este medio.
 
"Una cosa es que te faciliten una capacitación, lo cual repercute en un beneficio para tus pacientes porque te mejorás como profesional. Otra es aceptar dinero y vender tu libertad. En el mundo eso se llama compliance y está penado con cárcel", aseveró el especialista.
 
Cuello de botella que perjudica al paciente
 
Aunque parezca mentira, la queja llega por parte de casas de ortopedia que durante años pagaron coimas a los médicos. Según argumentan, la empresa tiene que cotizar barato para ser contratada por la obra social, pero al mismo tiempo tiene que contemplar el pago del soborno al profesional de la salud. "Es difícil porque no siempre podés trasladar ese 20% de retorno y a veces tenés que absorber el costo vos. Si vendés productos de calidad y tenés una estructura grande en tu empresa, tenés menos margen para pagar que alguien de una empresa improvisada, con pocos empleados y peores productos", explican quienes están en el rubro.
 
Pero las casas de ortopedia tampoco tienen las manos limpias. Otros médicos traumatólogos consultados por este diario aseguraron que muchas veces las ortopedias presupuestan a las obras sociales con sobreprecio del 20% de "retorno", pero al médico solo le dan el 10% o en algunos casos nada.
 
"Las casas de ortopedia deberían invertir su dinero en mejorar su material y gran parte de esa plata se fuga en coimas para los médicos. A los médicos les termina importando más no mejorar la prestación sino poner tal o cual implante porque les deja más plata. Y en el medio está la gente", remarca en ese sentido Matías Roby.
 
Sobre el tema también fue consultado Sergio Vergara, presidente de la obra social con más afiliados en la provincia de Mendoza: OSEP. Sin miramientos, reconoció que está institucionalizado que las casas de ortopedia prevean el margen de retorno dentro de sus costos y aclaró que no solo sucede en traumatología. "Con medicamentos o en otras especialidades les pagan congresos. En traumatología es un sobre a tu casa", remarcó.
 
Incluso, Vergara reconoció que existen casos en los que los médicos desaconsejan a los afiliados sobre el producto que les brinda la obra social y son los propios pacientes los que pagan la diferencia de su bolsillo, sin saber que -en algunos casos- están absorbiendo el costo del retorno.
 
Cornejo asistió a la inauguraciòn del nuevo edificio de Osep
"OSEP ofrece un módulo con una prótesis de primera calidad, pero el médico dice que le faltan prestaciones. A veces puede ser real, pero es difícil de saber porque piden una prótesis más cara con la que sacan una mayor tajada de las casas de ortopedia", confesó el presidente de la obra social.
 
 Es en esos casos que el afiliado a veces elige creer al profesional de la salud y de su bolsillo saca la diferencia para comprar la prótesis más cara que sugiere el médico.
 
Por último, el funcionario aclaró que no solo se da en traumatología, sino que son prácticas institucionalizadas en todas las ramas de la medicina.
 
Fuente: mdzol.com 19/9/2018
Su voto: Nada