Por la crisis, las prepagas evalúan coberturas “a la carta”

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Las empresas analizan un proyecto para ofrecer a los afiliados las prestaciones por las que puedan pagar.
Las prestadoras de servicios de salud evalúan la posibilidad de ofrecer “coberturas a la carta”. Es decir que el afiliado pueda elegir qué prestaciones quiere recibir para no pagar por algo más amplio que no pueden pagar. 
 
Esta propuesta está en discusión y requiere de cambios normativos pero lo evalúan en el marco de un escenario en el que aseguran están perdiendo cada vez más afiliados. 
 
Hugo Magonza, presidente de la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (Acami) explicó que las obras sociales y prepagas sufren desde hace unos años una sangría en la cantidad de adherentes.
 
Mencionó que ante el aumento de los costos de las cuotas y del costo de vida en general, algunos optan por pasarse a un plan más económico, otros se pasan de una empresa de medicina privada a una obra social y una proporción deja de tener cobertura. Esto último impacta en el sistema público de salud, que es el que contiene a esos nuevos demandantes.
 
El cuadro se ha acelerado durante 2018, lo que redunda en un balance negativo, ya que son más las personas que se van que los nuevos afiliados.
 
Así lo comentó Magonza a Los Andes, en su visita a Mendoza en el marco del XXI Congreso Argentino de Salud, que se realizó ayer en el hotel Intercontinental. 
Magonza señaló que uno de los grandes problemas es el de los altos costos de los insumos. La suba del dólar implica que los precios de medicamentos y tecnología importada se incrementen. 
 
El dólar y los costos de los medicamentos
Por otra parte los nuevos medicamentos que se incorporan al mercado son también muy costosos y lo destacó como uno de los temas más relevantes de la jornada de referentes del sector salud ya que atravesó todas las ponencias y conversaciones. 
 
“Buena parte de los insumos, el equipamiento y su mantenimiento están dolarizados e implica 35% de la estructura de costos”, detalló.
 
Máximo Fonruge, miembro del consejo directivo  de Osde dijo que uno de los problemas es regulatorio. Tiene que ver con los litigios por reclamos prestacionales en cuyo caso la dificultad  es que se resuelve en base a las normas disponibles pero hay muchos huecos y los jueces resuelven como pueden. 
 
Dijo que en ese sentido hay necesidad de adaptar la normativa. 
 
Magonza explicó que cuando hay una opción farmacológica a veces se solicita sin demasiada evidencia científica, por otra parte si no se cubre se presentan medidas judiciales y los jueces deben resolver con el marco legal que hay como pueden.
 
Desde su punto de vista se requiere consensos de todos los sectores: gobierno, prestadores y “que los médicos no prescriban cualquier cosa”. 
 
Acerca de las cuotas
Fonruge dice que a las empresas no les gusta aumentar las cuotas porque eso tiene consecuencias negativas; aún así es insuficiente. 
 
 “Esto atenta contra la solidaridad del sistema, que tiene recursos limitados; hay que satisfacer las necesidades de los afiliados de hoy pero también los del futuro: una persona sana que hoy paga, cuando requiera la prestación no se le puede decir que la prepaga está fundida", consideró. Según Maganza, “si este año se llegara a un aumento de 25% en las cuotas, no alcanza a cubrir el 50% de aumento en los costos”.
 
 
Fuente: losandes.com.ar 14/9/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.