Cuando el médico considera demasiado joven al paciente

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp


Vasectomías

 
 
La ley 26130 de “Contracepción quirúrgica” prevé la opción de la objeción de conciencia del médico. Pero alguien en la institución que representa debería garantizar el derecho del paciente a hacerse la vasectomía.
 
Tiene 30 años, pero a Ezequiel Arrieta varios médicos no le quisieron hacer una vasectomía por considerarlo "demasiado joven".
En el tercer mundo del siglo XXI, “demasiado joven” puede querer decir “hombre de 25 años con tres a cuatro hijos” o “sin hijos y convencido de que nunca los querrá tener”.
 
El urólogo del Hospital Italiano Alberto Layus condensa la sensación de muchos médicos: “El paciente que pide una vasectomía tiene, en promedio, 40 a 50 años. Tiene hijos y quiere tener una sexualidad más libre, sin embarazos, divorciado o no. Admito que tengo más prurito en hacerle una vasectomía a un paciente joven que a uno mayor, pero tengo jóvenes de alrededor de 20 años que te dicen ‘mi decisión en la vida es no tener hijos’”.
 
¿Un caso real? Se llama Ezequiel Arrieta, es médico cordobés y becario de doctorado del Conicet. A sus 30 años entendió que ser padre no es lo suyo, y decidió hacerse una vasectomía. Pero resulta que nadie se la quiere hacer...
 
Fue a ver a un urólogo que lo consideró demasiado joven para tamaña decisión y le negó la cirugía. Estaba en su derecho, ya que apeló la figura de la “objeción de conciencia”, según estipula la ley 26130 de “Contracepción quirúrgica”.
El segundo médico que vio Ezequiel apeló, en cambio, a una mentira: le dijo que como no tenía hijos debía hacerse, por ley, un “apto psicológico”.
 
En realidad, lo que estos médicos obviaron es otro costado legal: que si ellos se niegan, el paciente tiene derecho a que alguien en la institución de salud que representan le practique una vasectomía.
 
En diálogo con Clarín, Ezequiel contó: "Hace seis años que me quiero hacer la vasectomía, pero quise esperar todo este tiempo para asegurarme que las ideas que motorizaban mis deseos no fuesen meros caprichos temporales. Hoy tengo la certeza de que son argumentos racionales".
 
Fuente: clarin.com 3/9/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.