Abaratar costo de medicamentos

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

El precio de los medicamentos mantiene una relación directa con la cotización del dólar estadounidense.
Esto es consecuencia de que la producción local de especialidades medicinales depende de importaciones, probablemente más que la industria automotriz. Con el peso argentino tan degradado en 2018 ante el dólar estadounidense, que no termina de estabilizarse, el ítem resulta en extremo oneroso para las empresas de medicina prepaga pero también para los consumidores. ¿Cómo abaratar el costo? Hay una posibilidad aunque... algunos laboratorios pondrán obstáculos.
Fundada en 1997, la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI) es una cámara de prestadores y financiadores sin fines de lucro del sector de salud.
 
ACAMI afirma propiciar un sistema de salud universal, solidaria, equitativa y eficiente, en un país donde el nivel de gasto en salud no se condice con los resultados sanitarios que presenta.
El concepto: "La compra consolidada de drogas de alto costo entre distintos organismos e instituciones permitirá una reducción significativa de los precios, mejorar el acceso y ampliar la cobertura."
 
ACAMI propició una prueba piloto en ejecución, en la que el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, firmó un convenio de cooperación y asistencia técnica con la Agencia Nacional de Discapacidad, el Instituto de Obra Social de las Fuerzas Armadas y de Seguridad (IOSFA) y la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires (ObSBA), y un convenio específico con el PAMI (Programa de Asistencia Medica Integral, que depende del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados) "para adquirir drogas oncológicas de manera transparente y promover la Cobertura Universal de Salud".
 
La reducción significativa de los precios de los onerosos oncológicos que se provocó estimuló una experiencia que otras obras sociales y empresas de medicina prepaga afiliadas a ACAMI ambicionan multiplicar. También se lo propone el ministro Rubinstein.
 
La gran pregunta: ¿Qué dirán los laboratorios medicinales si los convenios de compras consolidadas, con el Estado Nacional como pivote, se multiplican hacia otras especialidades farmacéuticas, mermando la rentabilidad de los proveedores?
 
Sin embargo, es la herramienta a la que varios prestadores de salud desean echar mano en la crisis que atraviesa la economía argentina.
 
Bien lo explicó la presidenta de ObSBA, María Teresita Rosa Negre: “El convenio es sumamente beneficioso en un momento duro porque los ingresos de la obra social no son suficientes a cómo van aumentando este tipo de medicamentos de alto costo”.
 
 
Fuente: urgente24.com 27/8/2018
Su voto: Nada