Presentaron en el país avances de las inmunoterapias para combatir el cáncer de pulmón

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

En el marco de un encuentro internacional realizado hace unos días en la provincia de Córdoba, especialistas hablaron de los buenos resultados del uso de un tratamiento elaborado por Roche, y que logra buenos resultado combinados con otras drogas.
Los especialistas presentes en el encuentro cordobés hablaron en general de la importancia de la detección temprana, tratamiento y control de tumores malignos torácicos, avances en inmunoterapia, innovaciones quirúrgicas y terapias dirigidas, entre otros temas. En cuanto al cáncer de pulmón, se presentó una de las inmunoterapias que más prometen en el mundo. Se trata del uso de atezolizumab, que dio buenos resultados en combinación con bevacizumab, carboplatino y paclitaxel (quimioterapia) para el tratamiento inicial de cáncer de pulmón de células no pequeñas metastásico no escamoso. Los beneficios de esta terapia se dan en comparación con bevacizumab más carboplatino y paclitaxel sin la inmunoterapia. En Córdoba se presentaron los resultados del estudio de Fase III, denominado “IMpower 150”, que por primera vez se conocieron en el Congreso americano de oncología clínica (ASCO 2018). El cáncer de pulmón sigue siendo el más mortal de todos los cánceres, siendo responsable de 20 por ciento de los fallecimientos por esta enfermedad. En el mundo se producen anualmente unos 1,8 millones de casos. 
 
Las inmunoterapias para el cáncer tienen como objetivo ayudar al sistema inmunitario a reconocer y atacar células cancerosas. Pero no todas las inmunoterapias funcionan igual, algunas buscan y “sobreescriben” los mecanismos que evitan la respuesta inmunitaria, mientras que otras apuntan a estimular una respuesta de los linfocitos T. “El cáncer es un fracaso del sistema inmune. El uso o el intento de que sea nuestro propio organismo el que se encargue de reconocer y destruir a las células cancerosas lleva años siendo investigado en distintos tumores, pero no ha sido hasta recientemente en el que, por fin, hemos comprobado y validado su uso en la práctica clínica, convirtiendo a la inmunoterapia hoy, una de las piedras angulares del tratamiento oncológico”, sostuvo Rosario García Campelo, miembro Junta Directiva de la Sociedad Española de Oncología y de visita en el país para este evento. 
 
La especialista remarcó que estamos viviendo un momento histórico en la oncología y que sin duda constituye una enorme responsabilidad, “con la quimioterapia, básicamente atacamos las células con una alta capacidad de reproducción o división, tanto células tumorales como células normales, somos muy poco selectivos, lo que hace que nos enfrentemos a toxicidades no específicas por el daño en tejidos normales. Con las dianas terapéuticas atacamos casi en exclusiva a células tumorales con una determinada característica molecular o genética, mientras que con la inmunoterapia lo que hacemos es estimular o inhibir mecanismos que bloquean la actividad de nuestro sistema inmune y que le permiten detectar y destruir a la célula cancerígena. Podría decirse que despertamos a nuestro sistema inmune para que sea capaz de reconocer y atacar a la célula neoplásica”. 
 
Atezolizumab, es una inmunoterapia anti PD-L1, indicada tanto en un tipo de cáncer de pulmón como en tumores uroteraliales metastásicos. La PD-1 es una proteína ubicada en la superficie de los linfocitos T que sirve para mantener bajo control la respuesta inmunitaria (el sistema de defensa natural del organismo). Cuando la PD-1 se une a la proteína PD-L1 en una célula cancerosa, evita que los linfocitos T la destruyan. La célula tumoral se “disfraza”, desactiva los puntos de control y pasa inadvertida para el sistema inmunitario. Las inmunoterapias para el cáncer anti-PD-L1 restauran la respuesta inmunitaria para que los linfocitos T destruyan células cancerosas.
 
Fuente: miaradaprofesional.com 22/8/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.