Polémica en torno a la creación de la agencia que decidirá qué prestaciones se incorporan al PMO

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Denuncian que quienes conforman el ente son los que luego deberán pagar los servicios y apuntan a que hay conflictos de interés.
 
El Gobierno envió al Senado un proyecto que plantea la creación de un organismo cuya función será analizar los medicamentos, nuevas tecnologías y técnicas y procedimientos clínicos y quirúrgicos a incluir en el Plan Médico Obligatorio (PMO). Se trata de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (AGNET).
 
Según el proyecto presentado por el senador Federico Pinedo, la agencia estará conformada por un directorio de cinco miembros, cuatro de ellos nombrados por el Poder Ejecutivo y uno por el Consejo Federal de Salud (COFESA).
 
Asimismo, constará de una Comisión Técnica Consultiva de 11 miembros conformada por: cinco representantes de obras sociales (provinciales, estatales, PAMI y prepagas); un representante de la Superintendencia de Salud; un representante de la ANMAT; un representante de la Defensoría del Pueblo de la Nación; un representante de organizaciones de pacientes y usuarios; un representante de instituciones académicas y científicas y un bioeticista.
Su opinión será vinculante para que después el Ministerio de Salud evalúe y decida si ese medicamento o tecnología se incorpora como presentación. No obstante, la conformación de este ente generó polémica.
 
Desde un sector de la sociedad civil denuncian que una gran parte de los integrantes de este organismo, que conformarían una mayoría, son los que luego tendrán que pagar estas prestaciones como obras sociales y prepagas y por ello existe un conflicto de interés. Ante eso, reclaman que la conformación sea más equitativa.
 
“Lo que nosotros estamos pidiendo es poder participar de modo equitativo entre todas las partes para que estén representados todos los actores del sistema y, sobre todo, los conflictos de interés que puedan estar sobre la mesa de modo claro”, expresó Luciana Escati Peñalosa, directora ejecutiva de la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes en una entrevista con CONBIENESTAR.
“Tal y como se plantea ahora, tienen una mayoría la parte de los financiadores, donde están representadas las obras sociales sindicales, las obras sociales provinciales y las empresas de medicina prepaga”, apuntó Escati Peñalosa.
 
“Es muy importante este trabajo de crear una Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología, pero también lo es que el usuario esté ahí para poder determinar primero el proceso de legitimación de lo que se está haciendo, que sea transparente, que no haya conflicto de interés, ningún otro tipo de grises y sobre todo para que pueda determinar cuáles son las prioridades, porque hay un largo camino para la evaluación de esta tecnología. Nosotros entendemos que es importantísimo que el paciente pueda estar presente para aportar todo lo que tiene que ver no solo con la parte exclusivamente sanitaria y de costo sino justamente con esos otros costos por fuera que influyen muchísimo en la decisión de que es una tecnología costo efectiva”, agregó.
 
Cuestionamientos al PMO
Además de la conformación de comisión técnica consultiva, hay otros puntos que también son cuestionados. Por ejemplo, el hecho que el PMO vigente hoy en día en Argentina no se actualiza desde hace años.
 
“Hay una situación concreta que hay que poner sobre la mesa que es que el PMO que rige en nuestro país y que determina cuál es el piso de prestaciones básicas está desactualizado y claramente lo que es la medicina y la ciencia han avanzado, y en la Argentina existe inclusive esa tecnología”, indicó directora ejecutiva de la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes
 
Desde esa organización consideran que si bien es normal no poder actualizarlo todo de golpe es necesario tenerlo en consideración para, de a poco, avanzar en esa tarea. Por otro lado, destacan que hay que considerar que el PMO no determina lo que es taxativo, sino que es un piso mínimo de garantía, con lo cual se entiende que el resto de las evaluaciones tienen que incorporarse.
Finalmente, sostienen que el PMO depende de la adhesión de las provincias para que también rija en las obras sociales provinciales. “Esto no ha sucedido durante los años, con lo cual hoy tenemos un PMO que rige para las obras sociales nacionales y para las empresas de medicina prepaga, y por ende se entiende que por la igualdad del derecho, debe darse en el resto de las jurisdicciones, pero no es una práctica que se brinda habitualmente, sino que ahí si se tiene que litigar para hacer entender a esas obras sociales provinciales que el ciudadano de esa provincia tiene el mismo derecho que otro que este con una obra social nacional”, puntualizó Escati Peñalosa.
 
En el caso de que las provincias no adhieran, tampoco van a tener validez las recomendaciones de la AGNETS. “Por eso lo que nosotros estamos sugiriendo hoy en día en la Comisión de Salud del Senado, que es donde se está tratando este proyecto de ley, es poder realmente convocar a estas obras sociales o a las jurisdicciones de la provincias que hoy en dia ya tienen áreas dentro del Ministerio de salud que se dedican a tecnología sanitaria, que sean ellos mismos los que formen parte de éste órgano que va a ser el encargado técnico de poder evaluar, y ese es un modo realmente de tomar una decisión a nivel federal”, concluyó Escati Peñalosa.
 
Fuente: tn.com.ar 8/8/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.