Importante hallazgo: científicos argentinos abren la puerta al desarrollo de nuevos antibióticos

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Nuevos fármacos
 
Investigadores locales lograron aislar una bacteria que produce sustancias con potenciales usos como antibióticos, hasta el momento no descriptas antes. Por sus características, estas sustancias resisten altas temperaturas, y podrían ayudar en la lucha contra la resistencia microbiana.
El aumento de la resistencia microbiana y la falta de nuevos desarrollo por parte de la industria farmacéutica son dos de las razones por las que el mundo no está produciendo antibióticos en los últimos años. La falta de nuevos fármacos es una situación que preocupa a los especialistas, que alertan que muchas enfermedades se están quedando sin tratamiento por esta realidad. Por eso, cada vez que se abre la puerta a un nuevo desarrollo, hasta entusiasmo. En los últimos meses, científicos argentinos lograron un importante avance, que podría crear nuevos medicamentos de estos tipos. A partir del aislamiento de una bacteria dieron que sustancias hasta ahora no conocidas, con importantes propiedades antisépticas. Por sus características, este material podría ser parte del desarrollo de nuevos antibióticos, y se estudia la posibilidad de lograr un desarrollo a gran escala. Los investigadores se entusiasman y creen que pueden aportar en la lucha contra la resistencia, que afecta a la salud planetaria. 
 
El grupo de científicos locales pertenecen a dos universidades nacionales: la de La Plata y la de Río Cuarto, en Córdoba. Según informó el portal Argentina Investiga, el grupo dio con metabolitos producidos por una bacteria aislada por el laboratorio, que resultó tener propiedades antibacterianas no descriptas hasta el momento. El hallazgo podría tener implicancias para el desarrollo de nuevos antibióticos, destacaron los responsables. “Aislamos una bacteria que produce antibióticos poco comunes o inusuales y que no estaban descriptos hasta el momento como antibacterianos. Estos compuestos toleran altas temperaturas y son resistentes a la degradación por proteasas, a diferencia de los antibióticos convencionales. Este novedoso descubrimiento podría tener importantes implicancias en la era de la multirresistencia a los antibióticos”, expresó el mismo portal Edgardo Jofré, docente del Departamento de Ciencias Naturales. 
 
El investigador dijo que realizaron ensayos para controlar la mancha bacteriana, una enfermedad producida por una bacteria patógena que afecta al tomate. “Resultó muy interesante porque los compuestos mataban a las bacterias y controlaban el desarrollo de la enfermedad. Si bien se conoce que estos compuestos actúan inhibiendo hongos patógenos, fue un hallazgo encontrar que también actuaban contra bacterias”, indicó. Jofré señaló que estos antibióticos seguramente serán útiles para tratar otras enfermedades producidas por bacterias patógenas. “Ahora estamos abocados a desentrañar el mecanismo de acción para ver el comportamiento en bacterias patógenas de animales y humanos. Estamos ante un nuevo camino con las perspectivas de lograr un antibiótico inusual y no descripto hasta el momento y que tendría la potencialidad de ser utilizado para el tratamiento de infecciones resistentes a los antibióticos tradicionales”, destacó el investigador del Conicet. 
 
Jofré explicó que la investigación que llevan a cabo en la universidad “se centra en el desarrollo de formulaciones basadas en pesticidas biológicos para controlar enfermedades de plantas. El objetivo es el desarrollo de bio-formulaciones de Bacillus amyloliquefaciens, ambientalmente seguras y altamente efectivas en el control de enfermedades de plantas”. También, indicó que las bacterias del género Bacillus, particularmente las del grupo Bacillus subtilis, producen más de 2000 compuestos antimicrobianos. Los miembros de este grupo poseen la categoría GRAS (generalmente reconocido como seguro) y su uso es recomendado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. 
 
“Nuestro laboratorio ha establecido una colección bien caracterizada de cepas bacterianas autóctonas aisladas de los suelos de Córdoba, Argentina. Una de estas cepas, identificada como Bacillus amyloliquefaciens, es eficaz para inhibir el crecimiento de la bacteria fitopatógena Xanthomonas axonopodis pv. vesicatoria. El principal metabolito producido por Bacillus amyloliquefaciens responsable de la actividad antibacteriana contra X. axonopodis pv. vesicatoria se identificó como una mezcla de fengicinas A y B”, detalló. Las fengicinas son compuestos que pertenecen a la familia de los lipopéptidos cíclicos que también incluye surfactinas e iturinas. “Estos compuestos, principalmente producidos por Bacillus, son de particular interés para la salud humana, animal y vegetal ya que son estables a temperaturas donde los antibióticos comunes se inactivan”, destacó el especialista. 
 
Jofré afirmó que si bien apuntan al control de enfermedades causadas por bacterias fitopatógenas, “dada la importancia del hallazgo estamos haciendo estudios en conjunto con investigadores de la UNRC para analizar la toxicidad de estos compuestos y saber si son efectivos para bacterias patógenas resistentes al tratamiento con medicamentos tradicionales y que causan enfermedades en animales y en humanos”. Además, indicó que las fengicinas se producen y actúan de forma diferente a los antibióticos convencionales, por lo tanto, la aparición de cepas resistentes es más improbable. Éstos y otros atributos “hacen que las fengicinas sean candidatos prometedores como una terapia alternativa para controlar enfermedades bacterianas en plantas e, incluso, en animales y humanos. Por lo tanto, los antimicrobianos no convencionales producidos por Bacillus tienen un enorme potencial en la era de la resistencia a múltiples fármacos”, subrayó el doctor en Ciencias Biológicas.
 
Fuente: miradaprofesional.com 17/7/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.