Siete de cada 10 adultos argentino no se aplica la vacuna contra el neumococo

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Una encuesta encargada alerta sobre la baja inmunización, recomendada para mayores de 65 años con y personas con enfermedades inmunodepresivas.
Se estima que da cada cuatro adultos internado con neumonía, uno fallece.
En el año 2012, la Argentina comenzó a vacunar contra el neumococo de manera gratuita y obligatoria, para revenir neumonías y meningitis causadas por esa bacteria. La inclusión estuvo dirigida para niños menores de 12 meses (dos dosis y un refuerzo) y para adultos mayores de 65 años. En ese caso se apunta a evitar casos de neumonía, que según los datos oficiales suelen complicarse, más si las personas sufren alguna enfermedad de base. Pese a esto, pocas personas se aplican las dos dosis necesarias. Así lo establece una encuesta realizada por A Plus A con apoyo de la filial local de la farmacéutica Pfilzer, que determinó que el 70 por ciento de los mayores no está protegido contra los males que causa el neumococo. Los especialistas alertan de esta realidad, y piden que revierta. Afirman que una de cada cuatro internaciones de mayores de 65 años provocada por la neumonía, termina en la muerte. 
 
El trabajo se basó en una encuesta a más de 300 argentinos, que mostró el bajo porcentaje de adultos que se vacunan contra el neumococo. En este sentido, se supo que el 69 por ciento de los participantes no estaban vacunados contra el neumococo, a pesar de tener indicación precisa de hacerlo por ser mayores de 65 años o presentar comorbilidades como asma, EPOC, diabetes, trasplante, enfermedad cardiovascular o VIH, entre otras. “Estos resultados son particularmente alarmantes, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de una población de riesgo y de una vacuna que se encuentra disponible en forma gratuita para los adultos mayores y para quienes padecen comorbilidades”, sostuvo Gustavo Lopardo, médico infectólogo y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). 
 
Si bien la neumonía puede cursarse de manera ambulatoria, en ocasiones puede ser grave, requerir internación y hasta ocasionar la muerte. Según estadísticas de nuestro país, uno de cada 4 mayores de 65 años que se internan por neumonía fallecerá al cabo de un año. Otro dato relevante del sondeo, realizado por A Plus A con el apoyo de Pfizer, fue que los que sí estaban vacunados (31 por ciento de los participantes) manifestaron que el principal motivo que los impulsó a hacerlo fue la recomendación médica. “Este punto es crucial. En materia de salud e inmunización, hay mucho por hacer en concientización, pero nada reemplaza el consejo médico. Es prioritario trabajar con todos los profesionales de otras especialidades como cardiólogos, ginecólogos, neumonólogos, clínicos y gerontólogos para que le expliquen a sus pacientes los beneficios de la vacunación y la recomienden a sus pacientes cuando corresponda”, agregó el experto. 
 
Por otro lado, y tal como refiere el Ministerio de Salud de la Nación, es pertinente remarcar la importancia del efecto rebaño: debe recordarse que las óptimas coberturas de vacunación en los niños son una importante forma de prevención de la enfermedad neumocócica en los adultos. Paralelamente, se conocieron los resultados de una investigación sobre 2.034 mayores de 65 años en Estados Unidos, internados a causa de una neumonía adquirida en la comunidad (no intrahospitalaria), y se encontró que la población que había recibido al vacuna antineumocócica conjugada 13 valente presentó un 73 por ciento menos de riesgo de hospitalización por causa de alguno de los serotipos incluidos en la vacuna respecto de los que no habían sido inmunizados. 
 
“Investigaciones de este tipo confirman la importancia de la vacunación en esta población de personas para prevenir complicaciones e incluso la muerte, y representan un verdadero desafío para la comunidad médica: no deberían llegar a la guardia personas con neumonía no vacunadas por desconocer la existencia de las vacunas o porque sus médicos olvidaron recomendárselas”, remarcó Lopardo. “Debemos actualizar el concepto de vacunas y entender que no son en absoluto una herramienta exclusiva para los más chicos: hoy contamos con vacunas para todas las etapas de la vida, por lo que los adultos tienen que saber que hay algunas obligatorias para ellos. Entre todos, podemos prevenir las neumonías, es un trabajo conjunto de toda la sociedad y tenemos que asumir un fuerte compromiso en ese camino”, completó el especialista. 
 
La vacunación contra el neumococo consiste en la aplicación de 2 vacunas diferentes, lo que se denomina esquema secuencial. Primero, la vacuna antineumocócica conjugada 13 valente y, 12 meses después, la vacuna polisacárida 23 valente. Quienes padecen trastornos del sistema inmunológico, deben darse la segunda vacuna 8 semanas después de la primera. Quienes ya hayan recibido alguna de las vacunas y tengan que completar el esquema, consulten con su médico al respecto. La vacuna antigripal, debe aplicarse todos los años, idealmente en otoño, antes de los primeros fríos. Ésta y la vacuna contra el neumococo pueden aplicarse en el mismo momento, una en cada brazo. Los mayores de 65 años no requieren orden médica para recibir ambas vacunas, mientras que quienes presenten una condición de riesgo deben contar con la indicación.
 
Fuente: miradaprofesional.com 4/7/2018
Su voto: Nada