Las memorias del "Doctor Aborto"

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

  

Germán Pablo Cardoso asegura haber hecho más de 2.000. Tiene una clínica en Tandil, donde cobra hasta 1.000 dólares por intervención.
Todas las mañanas, llueva o haya sol, el doctor Germán Pablo Cardoso sabe que frente a la puerta de su consultorio se juntarán cuatro o cinco personas o a veces incluso el doble. No necesita siquiera asomarse por las ventanas de su clínica, el centro de Cirugía Menor Ambulatoria de Tandil (CIMET), para tener la certeza de que ellos estarán allí, sobre la calle 4 de abril, haciendo lo que hacen siempre: rezar envueltos en banderas argentinas.
 
Son integrantes de un grupo “pro-vida”, que ha decidido pelear desde la religión contra lo que hace el doctor Germán Pablo Cardoso. Ellos no le dicen por su apellido, sino que escriben sus carteles con el apodo que lo ha hecho conocido en buena parte del país. De tanto en tanto, también lo pintan con aerosol en el frente de la clínica.
 
“Doctor Aborto”, le dicen.
 
Es que Cardoso es una de las tantas pruebas vivientes de que, legal o clandestino, con o sin ley, el aborto existe. Y es, para personas como él, un negocio redituable.
 
Cardoso nació en 1958 en Benito Juárez, una localidad que queda a 70 kilómetros de Tandil, donde hoy está su clínica. No siempre estuvo allí: en algún momento dejó esta zona para mudarse a Capital Federal, a Carlos Calvo y Solís, pero la Policía Metropolitana y la Justicia lo sorprendieron en medio de un aborto. Estuvo detenido unos días, en junio de 2011, pero terminó absuelto. Lo mismo pasó con la segunda causa que le abrieron, dos años después, también desde Buenos Aires.
 
Porque la historia del “Doctor Aborto” es, además, una historia sin condenas.
 
“En general a los que les caen son enfermeros, que hacen ejercicio ilegal de la Medicina y atienden en galpones, en ranchos”, le dice Cardoso a Clarín, sin ocultar un cierto aire de superioridad. “Son lugares donde no puede entrar a atenderse una persona. Pero a los médicos no los persiguen mucho. Se los persigue cuando hay una mala praxis, sumada a un aborto, y ahí salta. Hay muy pocos casos, y eso salta y se judicializa. Raramente termina el médico detenido con una causa por ese motivo: en general son absueltos por algún recoveco de la Justicia”, explica.
 
Cardoso tuvo un padre del que no sólo heredó la profesión de cirujano. “Allá por el año 2000, vino una mujer mayor a mi consultorio. Me dijo que había sido paciente de mi papá en Benito Juárez, en la clínica que teníamos, pero mi papá ya había fallecido”, recuerda. “Vino y me dijo si yo la podía ayudar, que mi papá la había ayudado a ella. ‘Tengo a mi nieta embarazada y necesito hacerle un aborto’, me explicó. ‘Su papá me ayudó a mí también’, me dijo”.
 
Esa fue la primera vez, según cuenta, aunque en alguna entrevista del pasado ha contado otras historias. “Lo hice por no dejarla abandonada a esa abuela y a esa chica. Como persona tenía que ayudarla. Ella tenía 17 años, más o menos...”, le relata a Clarín.
 
Dice que al otro día algo le pasó, pero tampoco aclara bien qué. “Tengo muchos años de cirujano, de una carrera buena. Cuando uno toma la decisión, sabe que va a estar estigmatizado y que mucho de lo que logró, lo va a perder. Uno sabe que cuando va a hacer un aborto se juega la carrera”, explica.
 
También, claro, apuesta a obtener ganancias importantes.
 
“Cuando empecé, no cobraba. A esa mujer no le cobré, o le cobré algo simbólico. Yo ganaba muy bien con mi trabajo. Pero cuando te metés en este tema vas conociendo lo que le pasa a una mujer, lo que le cuesta conseguir un aborto, lo que puede llegar a hacer si no se lo hace un médico... que puede caer en alguien riesgoso, o sin condiciones, o que la estafen vendiéndole pastillas que no funcionan”, analiza. “Las pacientes llegan asustadas, con miedo, no sabiendo cómo les va a ir. Algunas están desesperadas porque corre el tiempo y no encuentran la solución...”.
 
Para Cardoso, cada paciente equivale a 1.000 dólares. “Pero si no pueden pagar eso, les cobro menos”, aclara. Calcula que hace unos 30 abortos por mes, aunque ha llegado a los 50 mensuales. “Ahora ha habido un gran bajón”, puntualiza.
 
De todas maneras afirma que en total suma unos 2.000 abortos en su carrera, practicados a pacientes desde los “12 ó 13 años” hasta “una de 46 años”.
 
“En general, para la decisión de abortar influye mucho el tema económico. Que no lo pueden tener porque ya tienen varios hijos, o no tienen lugar en la casa, o no pueden pagar el colegio, o la mujer está sola y ya tiene un hijo y no puede atender uno más. Hay consecuencias sociales, o que pierden el empleo: ‘Me muero de hambre’, me dicen”, describe. “Y yo no conozco ninguna mujer que quede traumatizada después de hacerlo, no las veo por ningún lado. El trauma es por no encontrar dónde hacerlo, o por haber quedado embarazadas sin desearlo. O por caer en las trampas de algunos ‘pro vida’, que ponen propagandas falsas de que hacen abortos, citan a las mujeres y les dan charlas para convencerlas”.
 
Según Cardoso, la sociedad tiene una tolerancia cada vez mayor al aborto. “A mí, el único límite me lo pone el tiempo de gestación. No hago avanzados, porque ahí me da bronca, porque ya es un chico que podría vivir. Avanzado son embarazos de 14 ó 15 semanas”, aclara. “Algunas me llaman con 24 semanas de embarazo, o cosas así, pero ni aunque venga con un millón de dólares se lo hago”.
 
Para este médico, su trabajo es equiparable al de un especialista en fertilidad. “Yo trabajo con embriones. Si son menores a 12 semanas, son un embrión; no son ni un feto ni un bebé. En la manipulación de la fertilización asistida se descartan miles de embriones y otros quedan congelados, ¿hasta cuándo? ¿Hasta que paguen o no paguen por mantenerlos congelados? No todos terminan en una gestación. Y ahí se descartan más embriones que en un aborto. Pero ese médico no tiene ninguna afectación moral. Y es un trabajo comparable el mío, nada más que un embrión está en el frasco y otro en el cuerpo de la mujer, porque son embriones”, apunta.
 
Si en su visión no hay reparos desde lo científico, tampoco cree que los haya desde lo legal, pese a que por ahora el artículo 86 del Código Penal sólo autoriza el aborto “si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre” o “si el embarazo proviene de una violación o un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente”.
 
“El artículo 86 dice que el médico que actúa con consentimiento de la mujer no necesita ni juez, ni denuncia, ni un tercer médico, ni nada”, sostiene. Y cita el fallo “F, A.L” (son las siglas del apellido y nombres de una menor) de la Corte Suprema, de 2012, que significó un hito en cuanto a interpretación del espíritu del Código Penal. “Es lo más grande que ha habido sobre el aborto, fue en abstracto porque ya el aborto se había hecho en Esquel. Fue un caso de una violación a una menor seguida de embarazo, con un aborto objetado por un abogado católico”, apunta. “En ese fallo se amplían las causales de inimputabilidad del aborto, ya que se aclara que la ‘salud en riesgo’ incluye a la salud física, psíquica, económica y social”, agrega el doctor Cardoso.
 
El “Doctor Aborto”, paradójicamente, no está muy de acuerdo con que se legalice el aborto. “El aborto ya está despenalizado de hecho y por ley. Hay causales que lo justifican”, insiste. “Yo creo que todo esto que se está haciendo en el Congreso es para distraer a la gente con las macanas que están haciendo en el país, que se siguen endeudando y cerrando fábricas. Acá, con la interpretación del fallo ‘F, A.L.’ ya no se necesita más. Lo podría empeorar esto de debatirlo en el Congreso. Se entra en un debate político que no sabés en qué terminás”.
 
Cuando se le apunta que quizás su opinión esté manchada por el interés, lo niega. “Ahora hay una gran difusión del tema y eso es bueno y saludable. Hace 10 años ni se escribía la palabra aborto y ahora se habla continuamente”, reconoce. “Y es cierto que acá hay 80 mil mujeres por año que terminan internadas por complicaciones del aborto, algo que es una barbaridad. Hay hospitales que tienen 1.600 por año. Y cuanto más lejos de Buenos Aires estés, más complicaciones encontrás”.
 
-¿Alguna vez alguien de su familia le reprochó moralmente su trabajo?
 
-Tengo hijos y nietos. Nunca me cuestionaron. Al contrario.
 
 
Fuente: clarin.com 15/6/2018
Su voto: Nada