Algunas definiciones del Ministro de Salud Adolfo Rubinstein

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp


"El etiquetado frontal de los alimentos es una advertencia sanitaria para los consumidores"

Para el ministro de Salud de Nación, Adolfo Rubinstein la obesidad es "un tema serio", en el estado de cosas de la salud pública en la Argentina. En diálogo con Infobae, el médico sanitarista repasó los alcances de la iniciativa sobre etiquetado frontal de los alimentos y las alarmantes cifras de obesidad infantil en el país. También se refirió con contundencia al debate sobre el aborto, al que no considera de ninguna manera una "solución anticonceptiva", y a la implementación del Programa ENIA, Embarazo No Intencional en la Adolescencia.
 
El ministro de Salud de la Nación y médico sanitarista, Adolfo Rubinstein conversó con Infobae sobre los indices de obesidad en la Argentina, el etiquetado frontal de los alimentos  y sobre la flamante implementación del programa de educación y salud sexual, ENIA.
 
Por Daniela Hacker 
El Ministro de Salud de la Nación, doctor Adolfo Rubinstein, conversó con Infobae y adelantó algunas acciones que impulsará desde su cartera para intentar frenar el avance del sobrepeso y obesidad, como por ejemplo el etiquetado frontal de los alimentos que advierten sobre el exceso de sal, azúcar, grasas y calorías.
 
A pocos días de haber participado en el debate sobre la despenalización del aborto en la Cámara de Diputados, el Ministro habló del Programa Nacional de Prevención y Reducción del Embarazo no Intencional en la Adolescencia (ENIA) para prevenir embarazos adolescentes.
¿Cuáles son los números del sobrepeso y obesidad en la Argentina?
 
 -El 60% de la población adulta de la Argentina tiene sobrepeso u obesidad. Y en los niños y adolescentes, ahora ya superó el 40%. Estamos ante un problema serio, el más importante de salud pública que estamos enfrentando en nuestro país.
Los nutricionistas aseguran que dar lecciones sobre nociones básicas de alimentos ayudará a los más pequeños a comer de forma más saludable.
Entre los menores de cinco años se concentran las tasas más altas de obesidad infantil en nuestro país. Los entornos urbanos obesogénicos y los cambios culturales son parte activa del problema.
 El sobrepeso y la obesidad van creciendo cada vez más de manera acelerada y si nosotros no hacemos algo estaremos hipotecando el futuro de la próxima generación de argentinos. Porque la obesidad es determinante de la enfermedad cardiovascular, diabetes y en algunos tipos de cáncer que pueden llegar a sufrir los chicos de hoy cuando sean adultos. Es un problema integral que no es solo de Argentina; pero en Latinoamérica es aún peor porque es donde más está creciendo. En nuestro país, el grupo de niños menores de 5 años lidera la región en lo referido a obesidad.
 
¿Cuáles son las causas de esta epidemia?
 
La obesidad es una epidemia nueva, que no tiene más de 30 años. Antes, existían personas obesas pero no era un problema de salud pública. Algunas de las causas de esta situación son el sedentarismo, los cambios de hábitos alimentarios, los productos ultraprocesados, los entornos urbanos obesogénicos y los cambios culturales. Pero la realidad, es que la epidemia de la obesidad escaló de manera tremenda, terrible.
El presidente Macri ha puesto a la obesidad como parte de su agenda de prioridades.
Entre 2004 -que fue la primera encuesta de factores de riesgo en la Argentina en población adulta- y el 2013 -que son los últimos datos que tenemos- el sobrepeso aumentó 42%. En los chicos está pasando lo mismo. Este año se vuelve a realizar la encuesta y veremos los resultados.
 
-¿Cómo se va a llevar a cabo el Plan Nacional de prevención del sobrepeso y obesidad infantil?
-Vamos a hacer un trabajo en conjunto entre los diferentes ministerios. Trabajaremos con el código alimentario y con los cambios en las normas del Mercosur. También incluiremos a nuestros legisladores. No es de un día para el otro, pero vamos a ir avanzando.
 
Vamos a reunirnos con las universidades, las sociedades profesionales y también con la industria que tiene mucho que aportar. La industria es parte del problema y entonces queremos que sea parte de la solución.
Hay muchas acciones para hacer en políticas públicas, entre ellas lo relacionado a la comunicación social, la educación, el mejoramiento de los sistemas alimentarios desde la producción, consumo y distribución. También políticas fiscales y etiquetados frontales.
 
¿En qué consiste el etiquetado frontal?
El etiquetado frontal es una advertencia sanitaria – existen diferentes tipos de formatos- para que los consumidores sepan que están frente a un producto que tienen mucha sal, o mucha azúcar, o grasas o calorías. Y también es una señal a la industria para que reformule sus productos, que es lo que ha pasado en los países en los que se ha implementado este sistema de manera exitosa. El caso más paradigmático de la región es Chile. También Ecuador, y Uruguay que recién ahora está comenzando.
....
El etiquetado frontal se trata de una advertencia sanitaria para que el consumidor sepa qué característica alimentaria posee ese producto que tiene en la mano: si contiene mucha azúcar, o sal, o grasas.
Hay muchos formatos del etiquetado frontal, por ejemplo, el chileno es con un sello negro que es muy fácil de entender; o el ecuatoriano con el semáforo, o el francés con 5 colores.
Nosotros no tenemos definido un modelo aún. Pero la idea es que sea sencillo y simple para el consumidor. El etiquetado tal como está hoy, lo tenemos y es muy difícil de comprender. Requiere un cierto nivel cognitivo para entenderlo y por eso no disuade al consumidor.
¿Qué va a pasar en el supermercado si la mayoría de los productos tienen sellos negros?
-Esto no va a ocurrir de un día para el otro, sino que va a ser un proceso gradual, en el cual también hay que dar tiempo a la industria para que se vaya acomodando. Se trata de dar señales claras cuando los umbrales son altos, pero sin demonizar a los alimentos.
Hay países de América Latina como Chile y Ecuador que ya implementaron el etiquetado frontal, cada uno con su formato. Francia es un caso de buena práctica para el ministro Rubinstein.
La industria ya está haciendo el reconocimiento de que hay que reformular los productos. Este tipo de reglamentaciones está ocurriendo en todas partes, no es un invento nuestro. Estamos siguiendo las políticas que se están haciendo en los países desarrollados del mundo. Estuve con la ministra de Salud de Francia -hace dos semanas- y me contó que, aunque tienen mucha menos obesidad infantil que nosotros, tienen un programa  muy importante de prevención de la obesidad y han implementado el etiquetado frontal.
 
-Las dos posturas que hay hoy frente a la despenalización y legalización del aborto coinciden en la necesidad de implementar programas de prevención de embarazos no deseados y de educación sexual. ¿Cuáles son las políticas que están realizando desde el Ministerio al respecto?
–Hoy estamos discutiendo las consecuencias del aborto clandestino, que fue lo que presenté en la Cámara de Diputados. Aporté información, datos y estadística de lo que está ocurriendo en Argentina y de lo que pasa en el mundo respecto del impacto del aborto en la salud pública.
Pero el aborto no es la solución anticonceptiva. Ninguna mujer va a celebrar un aborto. Por eso nosotros tenemos que trabajar en educación sexual desde el inicio de la escolaridad, en anticoncepción y reproducción responsable. En el caso de los adolescentes, más de 70% de los embarazos no son planificados y en las mujeres en general (aún las que ya tuvieron hijos) estamos en el 60% de embarazos no deseados.
 El tema del aborto fue barrido bajo la alfombra durante casi 100 años.
 
Estamos iniciando junto con los Ministerios de Desarrollo social y Educación el Programa ENIA (Embarazo No Intencional en la Adolescencia), que consiste en educación y consejería, entrega de anticonceptivos de larga duración (como implantes subdérmicos), educación sexual integral en las escuelas, prevención del abuso sexual y reforzamiento de los protocolos de actuación de interrupción legal del embarazo en los casos que corresponda. El objetivo es bajar las tasas escandalosas de embarazo adolescente que tenemos en la Argentina que superan el 15% y en algunas provincias del Norte del país mucho más.
 
Nosotros vamos a trabajar en políticas integrales. Más allá de si se aprueba o no la ley de despenalización hay consenso de que hay que trabajar en la prevención.
 
Con discursos del “Padre Pepe” y del ministro de Salud, se realizó la última audiencia por el aborto en el Congreso
 
Fuente: infobae.com 6/6/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.