Israel: un médico argentino salva la vida de los chicos heridos por la guerra

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

 

Alejandro Roisentul es un médico argentino que, día a día, vive de cerca la tensión de medio oriente.
Es que el doctor trabaja día a día en un hospital antimisiles en Safed (una ciudad israelita en la frontera entre el Líbano y Siria).
El centro está preparado para sufrir, de un momento a otro, un ataque.
 
Alejandro trabajó en los peores momentos, incluso en 2006, durante la segunda guerra del Líbano, cuando fueron atacados por 40 misiles por día en una de las escaladas más violentas del conflicto. Estas últimas semanas, con los misiles de Siria, el establecimiento también fue alcanzado por los misiles.
 
“Ya estoy acostumbrado a escuchar las sirenas”, cuenta Roisentul a Periodismo para todos. “Enseguida pensás en tus hijos, tu familia. Escuchamos caer bombas cerca, sabemos lo que es. La otra semana escuchamos los antimisiles pasando por arriba de mi casa, que hasta se movió”, asegura.
 
Safed no es una ciudad más. A 11 kilómetros está el Líbano y a 40 kilómetros está Siria. “Estamos en el medio de dos países enemigos”, resalta pero aclara: “La paz es entre la gente, la guerra entre los países. Cuando las personas vienen acá, sean judíos o árabes, saben que esas diferencias no pesan entre ellos”.
 
Sin embargo, sabe del peligro que pesa sobre sus cabezas. “Esta es nuestra realidad. La vida en Israel es normal pero de un minuto al otro puede cambiar todo”, relata.
 
El hospital está preparado para lo peor: desde las paredes hasta los vidrios, el complejo está preparado para soportar un ataque. Incluso, detrás de los muros, está montado el sistema para conectar los tanques de oxígeno y desmontar camas, siempre previendo que pueda suceder lo peor. “Por el conflicto con Siria, tuvimos que atender a más de 1500 chicos”, cuenta, emocionado, y le responde a quienes lo acusan de “trabajar para el enemigo”.
 
“Uno cuando ve chicos heridos piensa en sus hijos, sus sobrinos y en la gente que uno quiere. A veces se habla de si atendemos a terroristas. Y yo les digo: ‘Un nene de 8 años no es un terrorista, es un niño'”.
 
Mientras tanto, árabes y judíos comparten las instalaciones en paz, lejos del prejuicio o las diferencias que parecen reinar entre las religiones. “Se convive pacíficamente. Y si te fijás, por ley, todos los carteles están en hebreo, árabe y en inglés. Y en todos lados tiene que haber un cartel que señale dónde está el área protegida”, destaca.
 
En medio de tanta violencia y muerte, Roisentul tiene un sueño. “Cuando se van de acá los chicos heridos, mi esperanza es que la guerra termine. Y que en el futuro ellos sean los líderes del mundo árabe, de Siria, y que sepan que hay una intención de paz de ambos lados”, concluye.
 
Fuente: diariosanrafael.com.ar 30/5/2018
Su voto: Nada