El Gobierno logró un 80% de ahorro en la primera licitación para medicamentos

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
En plena negociación con los laboratorios, el Gobierno logró quebrar la resistencia de las empresas a la hora de fijar los precios de los medicamentos.
En la primera licitación pública con el nuevo modelo que busca imponer la Casa Rosada para la compra de remedios alcanzó un descuento del 80 por ciento.
 
La novedad fue que en lugar de realizar la compra por separado, el Ministerio de Salud, el PAMI, IOMA y otras obras sociales decidieron ir juntos. Con la licitación, que se abrió en diciembre y que concluyó en las últimas horas para la compra de medicamentos para la hemofilia, el Estado se ahorrará 1500 millones de pesos por año. Se trata de una muestra de lo que viene de ahora en más, según aseguraron fuentes de la Casa Rosada y del PAMI.
 
"Es el primer paso en nuestra política de llevar los precios de los medicamentos a niveles internacionales, y así facilitar el acceso", destacó el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein.
 
 
En total fueron siete los laboratorios que participaron de la oferta pública para la compra de los medicamentos que se utilizan para tratar la esa enfermedad hereditaria, que se caracteriza por un defecto de la coagulación de la sangre debido a la falta de uno de los factores que intervienen en ella y que se manifiesta por una persistencia de las hemorragias. En todos los casos los precios presentados fueron inferiores al sugerido por el Estado nacional.
 
En algunos casos, según pudo saber LA NACION, el precio ofertado fue hasta tres veces menos que el que apuntó el consorcio de compradores estatales.
 
En la Casa Rosada y en el PAMI todo era celebración. Es que la novedad llegó en medio de la negociación que lleva adelante el PAMI con los laboratorios para cambiar el modelo de compra de medicamentos. La mayor obra social de América latina busca que las empresas bajen un cinco por ciento el valor de los remedios; no habrá más acuerdos cartelizados, sino que serán tratos individuales con los laboratorios; se fijará un techo de precio y se sostendrá el valor de los insumos hasta que la inflación supere el 15 por ciento.
 
 
El director ejecutivo del organismo, Sergio Cassinotti, quiere imponer un sistema de precios ponderados. Según datos oficiales, el cambio representaría un 20% de ahorro por año para el PAMI, unos 6500 millones de pesos. Y además los afiliados ahorrarán unos 2600 millones de pesos. Con solo la licitación por los medicamentos para la hemofilia el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados se ahorró 330 millones de pesos.
 
Así, después de casi 18 años prácticamente sin control, el PAMI modificará el convenio que mantiene con las cámaras del sector: Cilfa y Cooperala, nacionales, y Caeme, multinacional, y que vence el 31 de este mes.
 
Hoy el PAMI es el principal comprador de remedios del país, con un 40% del mercado, pero no tiene capacidad de negociación ni de control. El objetivo de Cassinotti, que tiene el respaldo del presidente Mauricio Macri, es que los jubilados paguen un poco más baratos los medicamentos.
 
Como adelantó LA NACION, los laboratorios no quieren ir a la guerra con el PAMI, pero hoy la venta de medicamentos al instituto representa un 40% de su facturación. Incluso, advierten que hay empresas y farmacias que podrían desaparecer con el nuevo convenio.
 
Fuente: lanacion.com.ar 14/3/2018
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.