Dra. Alejandra Villa: "Debemos cumplir nuestro rol con pasión y entrega"

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
A los 54 años, y un mes y medio como directora médica del Garrahan , Alejandra Villa afirma que pudo adaptar los tiempos para la vida familiar y el trabajo.
"Por la especialidad que elegí, cardiología infantil y trasplante, me fui entrenando a través de los años para interactuar en ambos roles", cuenta.
 
Es médica de planta del hospital que funciona de manera autárquica aunque el 80 por ciento de su financiamiento proviene del Estado nacional y el 20% restante de la ciudad de Buenos Aires.
 
Ubicado en Parque de los Patricios, Alejandra Villa se desempeña desde hace 25 años en el Servicio de Cardiología, desde donde acompaña a los pacientes durante la niñez y la adolescencia.
 
"Cuando una entra al hospital y comienza a atender a los pacientes, que son tan indefensos, algunos muy pequeños, eso responde a cuál es nuestra razón de existir -dice-. Por eso, el rol que nos toca lo debemos cumplir con pasión y entrega, con lo mejor de nosotros en el conocimiento de la enfermedad y el acompañamiento psicológico del paciente y su familia".
 
Egresada de la Universidad de Córdoba, Villa se especializó en pediatría y cardiología pediátrica en el país y el exterior. Integra la Sociedad Latina de Cardiología Pediátrica, el grupo de referencia para la asistencia ventricular Berlín Heart y Trasplante Cardíaco en América Latina, además de coordinar el Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas del Ministerio de Salud de la Nación desde 2010 hasta 2017, haber participado en ocho capítulos de libros, ser revisora de publicaciones en revistas científicas y haber recibido dos premios de la Academia Nacional de Medicina.
 
Siente que de los chicos que atiende recibe valores, como fortaleza para enfrentar la adversidad, calma para sobrellevar el dolor y solidaridad con los demás.
 
A la par, formó a especialistas en todo el país y desarrolló la consulta por telemedicina para la atención de las cardiopatías congénitas desde la edad fetal hasta la adolescencia, lo que agiliza la consulta a distancia sin el desarraigo familiar.
 
Con el programa de trasplante cardíaco que desarrolló en un hospital público, los pacientes de bajos recursos pudieron también acceden a cirugías de corazón altamente complejas y costosas.
 
Fuente: lanacion.com.ar 7/3/2018
Su voto: Nada